miércoles, 17 de julio de 2019

EL GREMIO DE SOGUEROS Y SU ERMITA

Calle Málaga

1970 Ca - Durante el siglo XVI, periodo de verdadero movimiento gremial, se constituyen los que en oficio se dedican a la fabricación de esteras, cuerdas de esparto, capazos, y más tarde alpargatas (que las hacían de esparto). Los Sogueros.

El gremio de Sogueros de la ciudad y Reino de Valencia nace como cofradía benéfico- religiosa que se mantiene de esta forma hasta el siglo XVII.

Por su carácter religioso, incluían procesiones en las que usaban estandartes color verde con la imagen de La Misericordia, y sobre la Casa Gremial, el escudo con la Cruz de Jerusalén. Para el culto tenían una capilla oratorio.

Estaban establecidos en 1623 en el famoso huerto de En Sendra, con taller, Casa Gremial, almacén para materiales y una capilla dedicada a la Virgen de los Desamparados.

Años más tarde, el gremio vendió las propiedades al marqués de Caro y la capilla se transformó en cooperativa.

Llegado el año 1908, se trasladaron a las afueras de la ciudad, al barrio  de Marchalenes  y construyeron una nueva ermita.

Llegó la Guerra Civil y los milicianos destrozaron su interior. Las imágenes las sacaron junto a la acequia de Mestalla y fueron quemadas.

Al finalizar la guerra fue utilizada por unos artistas falleros que montaron allí su modesto taller hasta que en el inicio de los setenta fue derribada, absorbida por la urbanización de la calle Málaga.

Texto de Amparo Zalve Polo

lunes, 15 de julio de 2019

MINGITORIOS EN LA CIUDAD

Fotos del Archivo Municipal

Finalizaba la década de los veinte y el aspecto que mostraban los mingitorios públicos de la ciudad dejaban mucho que desear. No eran muchos, sin embargo, su desaliño era observable, lo que cuestionaba aún más la responsabilidad del servicio de limpieza y mantenimiento del consistorio.

Aunque viejos y destartalados cachivaches eran los únicos lugares para salir al paso de las urgencias y alivio de los ciudadanos.

Esto era lo que denunciaba un lector de El Pueblo, un día de junio de 1919, que en repetidas ocasiones dirigía su atención al existente en el "jardín de la Audiencia", al que calificaba tan "asqueroso como antiestético", con la urgencia de su desaparición,  pero temiendo al mismo tiempo que no fuera repuesto el servicio con otro más moderno "como se hace en las capitales de importancia".

Continuaba su queja haciendo mención a otros semejantes y "enojosos chismes", situados en la que fue plaza de Villarrasa, en la calle Játiva, en la plaza de Collado, en la de Castelar -que recientemente había sido destruido por una bomba el día del Corpus-, en la calle Colón y en otros sitios de la ciudad.

Y hacía hincapié en la urgencia de tan necesario servicio en toda la urbe, para que el angustiado caminante, si le "aprieta" y le pilla lejos del Parque de Castelar, no tenga que recurrir al callejón de marras.

sábado, 13 de julio de 2019

TRILLES, MADERA & MIMBRE

Fachada - Exposición exterior

En el número 28 de la plaza del Mercado, enfrente de la espléndida fachada barroca de la iglesia de los Santos Juanes, destaca sobremanera la exposición exterior de Trilles. Madera & Mimbre, un comercio que se dedica a la venta de artículos de madera y mimbre, muebles auxiliares y más,… según indica en sus tarjetas de visitas.

Tras jubilarse Vicente Trilles Trillesí, actualmente gestionan el comercio su esposa Carmen Borja Benavent, y sus hijos José Vicente y Amparo, que son la tercera generación en la etapa de venta comercial.

Amparo Trilles - Interior tienda

Al llamativo exterior, en el bajo de una longeva casa, sigue un largo y abigarrado interior, una variadísima y atractiva exposición. Hasta 1936 taller de útiles para labores agrícolas y utilizaciones domésticas, después cestería y actualmente con inclusión de adornos y regalos turísticos, aunque reconocen que el gran negocio sería que pagaran, aunque fuera una ínfima cantidad, la gran cantidad de turistas que diariamente fotografían lo expuesto en la fachada y la acera.

Aspecto exterior

Hay sillas de enea, cubiertos de madera, casas para pájaros y para muñecas, percheros, bastones, mesas, alacenas, juguetería en madera como caballitos, puzles, hamacas… pero también nuevas creaciones como la elegante pantalla para lámpara colgada o de pie que una turista compró mientras estuve allí.

Texto y fotos de Esteban Gonzalo Rogel

jueves, 11 de julio de 2019

LOS TRANVÍAS TIPO 100

Postal  de 1912 con el coche 87 en estado de origen, con sus fileteados.

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES TRANVIARIAS

A partir de las primeras series de coches motores eléctricos, poco a poco se va conformando el tipo de tranvía que se precisa en Valencia, y en el año 1912 aparecen justamente cuatro coches, numerados del 85 al 88, que fueron el principio de la serie más larga que tuvo la ciudad, alcanzaron a ser 98 unidades, desde el 85 al 1

Los nuevos coches eran bidireccionales, con una longitud de 7,60 m, una anchura de 2,10 m en el cuerpo, afilados en las plataformas, ya que el testero solo medía 1,50 m, con seis ventanillas por cada lateral, disfrutaban de 18 asientos en el interior transversales en disposición 2+1, con respaldos orientables en el sentido de la marcha. Sin linternón, presentaban una agradable figura, con un sobresaliente faro central, que con el tiempo redujo su prominente tamaño.

El coche 101 ya lleva en la parte superior el disco de itinerario, 
línea nº 2 Interior-Cabañal en Glorieta. Foto Masip

Los primeros coches fueron probablemente construidos por la propia Compañía General de Tranvías Eléctricos de Valencia (CGTEV), y luego procedieron de distintos fabricantes, incluida la Compañía de Ferrocarriles y Tranvías (CTFV), que en este mismo año se convierte en heredera general de CGTEV, con lo que se completaron las 98 unidades que hubo de la habitualmente llamada serie 100.

Par de coches cruzándose en San Vicente, junto al pasaje Ripalda.
 Coches de las líneas nº 1 y nº 7. 
Foto Archivo histórico municipal, 1920.

La serie inicial presentaba un colorido oscuro, con fileteados claros, pero pronto pasó a tener el llamativo color amarillo que duró en los coches de dos ejes hasta principio de los años sesenta del pasado siglo en que pasaron a ser azules todos los coches de CTFV.

Coche 93. Glorieta en 1958, con color amarillo con la nueva y definitiva forma de indicación de la línea. Foto colección Enrique Andrés.

Luego cuando la Sociedad Anónima de Transportes Urbanos de Valencia (SALTUV) heredó a su vez el parque de coches de CTFV a los 100 que apenas le duraron en marcha un año los mantuvo de azul, al contrario que a los 400 que los pintó de verde.

Coche 135, línea nº 16 Abastos-Sagunto en pl. Caudillo (Ayuntamiento), 
ca. 1960. Foto Peter Will

La serie 100 se caracterizó por su robustez y simplicidad. Fue también origen de la corta serie 500 de coches flexibles.

Texto de Enrique Goñi Igual

martes, 9 de julio de 2019

INCENDIOS EN LA CASA DE LA CIUDAD

Archivo Municipal

La construcción de una sala más suntuaria para celebrar los Consejos Generales en la Casa de la Ciudad, se decidió en la reunión celebrada por el Consejo el 5 de noviembre de 1418. 

En 1426 se terminó de remozar la "Sala Dorada" o "Cambra Daurada", que tras un incendio en el año 1423 había destruido su techumbre, lo que había obligado a la construcción de un nuevo artesonado según el proyecto de Juan del Poyo, en el que trabajaron orfebres, escultores y el pintor de Alfonso V, Antón Gerau.

En 1585, el 15 de febrero, un voraz incendio afectó al "Archiu del Racionalat" con la pérdida de importantes documentos e inmuebles, coincidiendo con la visita del rey Felipe II y su hijo del mismo nombre, que puso su guardia real a disposición de los Jurados para sofocar el incendio.

El artesonado de la "Cambra Daurada" tuvo que ser otra vez restaurado.

Un nuevo incendio en siglo XIX obligó a la destrucción de la Casa de la Ciudad. 

Era su destino. 

domingo, 7 de julio de 2019

SANTAMARÍA ORFEBRES

Santamaría Orfebres.- Fachada completa bajo del edificio.

Cuatro generaciones cincelando peinetas, aderezos y complementos de la indumentaria que luce la mujer valenciana en sus bellos trajes festivos.  Desde  Pascual Santamaría hasta sus bisnietas Carmen y Elena Santamaría Carbonell, con 35 años en el taller artesano, ya que comenzaron desde jovencitas ayudando a su padre Vicente Santamaría Candela, que estudió en San Carlos y mantuvo su actividad artística hasta los 89 años. También orfebrería religiosa, faroles antiguos y tocados de novia.

Industria artesana creada en 1870 en la calle Danzas, trasladada años después a la desaparecida plaza de Cajeros, y como lugar definitivo el nº 34 de la calle Maldonado, en el barrio Velluters.

Carmen y Elena

La larga tienda-exposición, refulgente de dorados por doquier, es la antesala del taller donde además de Carmen y Elena, tituladas orfebres que gestionan la empresa desde el año 2011, están los expertos artesanos Pepe Cruañes y Fernando Pérez.

En el taller.

La perfección y gran calidad de sus realizaciones motivaron que les galardonaran en el año 2014 con el Premio de Artesanía de la Comunidad Valenciana.

Negocio artesano que prestigia a la calle y el barrio donde están ubicados.

Texto y fotos de Esteban Gonzalo Rogel

viernes, 5 de julio de 2019

TRANVÍAS EN LA PLAZA DEL AYUNTAMIENTO

Postal coloreada de época. 

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES TRANVIARIAS

La hoy plaza del Ayuntamiento allá por 1876 cuando València estrenó los tranvías era una pequeña placita triangular llamada de san Francisco, a la que los tranvías de caballos de la Compañía de Tranvías de Valencia (CTV) entraban provenientes de la calle de las Barcas y salían por la de la Sangre, en las dos únicas líneas de entonces: la de Interior y la que llevaba al Grao, tal y como vemos en la foto de cabecera.

A partir de 1885 aparece una nueva sociedad, Sociedad Valenciana de Tranvías (SVT), que compra la CTV y crea una nueva línea, Diagonal, que en su recorrido de vuelta desde el Mercado por san Fernando y san Vicente, toma por la Bajada de san Francisco, atravesando la plaza para ir al cruce de Pi y Margall con Colón. La vista de la postal es desde san Vicente hacia san Francisco.

Postal ca. 1895. Remember-València, pg. 1314.

Poco más tarde sobre 1910 ya con los tranvías electrificados, serie 100, hay doble vía, por el centro de la calzada, en el lado de Correos de la ahora plaza de E. Castelar, que enlaza también con doble vía con Barcas y Sangre. Ha desaparecido la vía de la Bajada, y empieza a desaparecer la propia Bajada, con lo que se ensanchará la plaza.

Postal 1910. En el fondo estuvo Balanzá. 
Remember-València, pg (III)  357.

Lateral del Ayuntamiento con doble vía por el centro de la calzada, a partir de la apertura de la calle Amalio Gimeno (Marqués de Sotelo) desapareció pronto el recorrido por Pi y Margall.

Foto autor desconocido. 
Archivo Histórico Municipal, Signatura 5.1.14.

Enlace por la parte sur de la plaza de las partes Ayuntamiento y Correos, con vía única, pero por el centro de la calzada, como se ve, cada lateral era una calle con dos sentidos del tráfico, que por cierto era muy poco denso, sin grandes embotellamientos.

Postal de época, foto Durá, ca. 1928.

Y así se mantuvo el tráfico tranviario en la plaza hasta que con la reforma de Javier Goerlich, Arquitecto Municipal, se mejoró el trazado del recorrido tranviario por la plaza, formando un bucle de vía única, pegado a la gran isleta central de la plaza, la popularmente llamada “tortada”.  Como dato curioso desde su inauguración sobre los años ‘30 hasta que en febrero de 1967 dejaron de pasar tranvías por la plaza, fue el centro neurálgico de los tranvías valencianos, por ella llegaron a pasar once de las trece líneas urbanas y una de las cinco interurbanas.

Parcial de la hoja 53-II del plano Catastral, 1944. 
Archivo Histórico Municipal.

Como colofón a estas notas ofrecemos una foto de lo que sucedió en la entonces plaza del Caudillo (Ayuntamiento) a poco de abandonar su paso los tranvías, en febrero de 1967. Consideró el Ayuntamiento de Valencia que el trabajo de hacer olvidar el transporte tranviario era tan urgente que movilizó a todos aquellos que podían hacernos olvidar el recuerdo de los tranvías de València.

Foto autor desconocido. 1967. Remember-València, pg 1293

Texto de Enrique Goñi Igual

miércoles, 3 de julio de 2019

¿ I QUÉ POSSEM DE REMAT ?


La torre del Micalet se encontraba en 1425 en su recta final. Vertical y exenta. Y mientras los valencianos daban vueltas completas a sus ocho lados disfrutando de su belleza, la pregunta que se hacían alzando sus cabezas era “I qué possarem al remat?.

Separada de la Catedral, había llegado a su cuarto cuerpo bajo la dirección del maestro en el arte de la piedra Pere Balaguer, con una baranda que lucía encanto, pero sin más, solitaria, y a falta de una aguja como cualquier otra torre que se aprecie.

Se comentaba la posibilidad de construir una corona similar a la del escudo de Valencia, y sobre ella, una aguja llamada a rematar la torre con la imagen de un santo o de la Virgen, siendo lo recomendable que alcanzara la misma altura que uno de sus cuerpos, o sea, unos 50 palmos valencianos, acabando el conjunto en piedra pero con el cuidado de no cargar en exceso el peso sobre el campanario.

Pero ese deseado remate final estaba paralizado y la única respuesta de algún miembro del  Cabildo era la falta de recursos económicos, mientras que el Arzobispo hacia oídos sordos y no salía al paso de la pregunta popular.

La torre campanario del Micalet esperaba su remate.

lunes, 1 de julio de 2019

FLOR D’AIGUA EN EL BARRIO DEL CARMEN

Fachada tienda-taller   

Flor d’Aigua es desde el año 2007 la nueva razón social del taller de orfebrería  que en el año 1919 montó Amparo Pastor Pastor en el número 22 de la calle Santo Tomás, en pleno barrio del Carmen.

Lo gestiona la cuarta generación, su biznieto Guillermo Expósito Puig, quien traspasó “Els Platers ” en Sollana, en el referido 2007, para hacerse cargo del taller de València, que ha especializado en la producción de orfebrería para el traje de valenciana con recuperación de la técnica del raspado.

Javier Vicente y Guillermo en la tienda. 

Negocio artesano donde en el año 2013 añadieron la línea Flor de Cotó, donde Javier Vicente Pérez Belenguer se encarga de la confección de todo tipo de indumentaria valenciana para hombres y mujeres.

Guillermo cincelando

Flor d’Aigua es una firma muy conocida y estimada a nivel fallero de la Comunidad Valenciana. Fruto de su constante investigación sobre indumentaria y aderezos tradicionales valencianos, fue la reinvención en el 2010 de la caramba, el lazo para colgar los escudos de la falla, que tras portarlo ese año la Fallera Mayor de València, María Pilar Giménez Santamaría, lo ha ido adoptando el mundo fallero.

Están en un sitio magnífico, con un luminoso y llamativo local, pero por problemas de circulación, derivados de la peatonalización del barrio, en el segundo semestre de este año trasladarán este taller-tienda, que cumple cien años, a la cercana calle Juan de Vilarrasa, en el vecino barrio de Velluters.

Texto y fotos de Esteban Gonzalo Rogel

sábado, 29 de junio de 2019

LA NUEVA FUENTE DE MONTEOLIVETE

Foto autor desconocido, ca. 1958, cauce del Turia. 
Remember-València, pg 366.

QUÉ HACÍAMOS EN EL TURIA

He recordado toda mi vida la aparición de un manantial o fuente junto a Monteolivete poco después de la riada de 1957, pero desde que vi estas fotografías se confirmó el recuerdo.

Yo sabía del manantial aparecido, creo que durante la guerra civil, frente al colegio de Jesuitas al final de la Gran Vía de Fernando el Católico, también conocí el manantial de agua caliente ferruginosa que motivó la creación de los Baños de la Alameda, una de esas pocas instalaciones curativas naturales en medio de una ciudad. Fui testigo de su uso acompañando a mi madre que acudió varios meses por recomendación médica para mejorar de su reuma.

Pero como joven jamás pude comprender el espectáculo que se creó con la fuente aparecida tras la riada en el cauce del Turia junto a Monteolivete. 

Por allí aparecieron personajes que contaban de las propiedades curativas al agua, sin ningún tipo de análisis, se montaban unas colas inimaginables de gente con garrafas recogiendo el agua en largas esperas, pasó a ser punto de reunión desde la hoy av. del Reino hasta Monteolivete. Las fotos mostradas son lo suficiente autoexplicativas, muestran el casi tumulto originado por la nueva fuente.

Lo más curioso es que cuando se canalizó el río pocos meses después, todo aquello desapareció con la misma velocidad con la que había aparecido y nunca más se supo de la fuente ni de sus propiedades curativas.

Texto de Enrique Goñi Igual

jueves, 27 de junio de 2019

ESCÁNDALO EN EL CONVENTO LA TRINIDAD

Archivo Municipal


1444 - En este años causó una gran alarma en la sociedad valenciana la noticia de los vergonzosos hechos protagonizados por los monjes del viejo monasterio de la Trinidad, anexo al Hospital de Sant Guillem.

Sabedora la reina Doña María de aquello, verificó la desvergüenza y denunció al Papa Eugenio IV la mala conducta de dos de sus religiosos, que con anterioridad había pertenecido a la Orden de Predicadores. Tanto Bernardo Urian, ministro del convento, como el monje Andrés Maliras, habían convertido con sus escándalos al viejo monasterio en un lupanar.

El Papado ordenó al Arzobispo la expulsión de los monjes trinitarios culpables, y en su ausencia, el canónigo de Valencia Bartolomé Pascasio, decretó que fuera ocupado por una comunidad de religiosas de la Orden de San Francisco de la regular observancia. 

Al siguiente año, el 9 de junio, se puso la primera piedra del nuevo convento, mientras que su parte vieja servía para albergar a la comunidad de monjas clarisas, a la espera de pasar al nuevo convento cuya construcción despertaba a los valencianos gran interés arquitectónico. La portada y también el claustro iban a ser de gran belleza en el arrabal, donde el pueblo valenciano modificaba el nombre del "pont dels catalans" enfrente, con el de la Trinidad.

martes, 25 de junio de 2019

MARCOS Y MOLDURAS DESDE 1915

Pilar Roca en la fachada del comercio

Dándole calidad a la céntrica calle Correjería, en el número 21 está Marcos y Molduras, establecimiento donde Pilar Roca Torrijos asesora y vende los marcos más apropiados o que les gustan a los clientes para proteger y poder exponer una fotografía, una pintura, un diploma, una lámina, un mapa,….

Hay muchísima variedad de maderas, molduras y modalidades de enmarcación, con la gran cualidad, especifica Pilar, que las enmarcaciones son a medida y personalizadas.

 Interior comercio Marcos y Molduras

Más de un siglo en la misma ubicación donde José Ibáñez Ribes y su esposa Teresa Pedrós, tras varios años en la calle Micalet, crearon Marcos y Molduras en el año 1915 para enmarcar y vender láminas y objetos religiosos, dejando de vender éstos la segunda generación, su hija Natividad y su yerno Carmelo Torrijos.

Interior comercio Marcos y Molduras

Pilar es la continuadora de la tercera generación, sus padres Antonio Roca y Teresa Torrijos.

Comercio en una calle muy transitada por conciudadanos y visitantes, que comunica la plaza de la Reina con la calle Purísima, en el barrio de La Seu, en Ciutat Vella.

Texto y fotos de Esteban Gonzalo Rogel

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...