jueves, 21 de marzo de 2019

LA RIADA DE 1897

Foto autor desconocido. Blanquerías. 10-11-1897. 
Remember-València, pg. 1436.

QUÉ HACÍAMOS EN EL RÍO TURIA

En el otoño de 1897 en el río no hacíamos nada, entre otras cosa porque no se podía estar en el cauce, el propio río era el espectáculo. Era el día 10 de noviembre cuando una fuerte riada hizo salirse de cauce al Turia, inundando las zonas de Campanar, Tendetes, los cuarteles de la Alameda, incluso el agua alcanzó la bajada de san Francisco y otras zonas ciudadanas. Los valencianos acudieron en masa a las orillas a ver el desaguisado.

En la foto se ve desde la calle Blanquerías como el agua se sale de madre y entra a la calle de Visitación o a la av. Constitución a definir. Aunque es notable ver la ingente cantidad de niños, mujeres y hombres que acuden a pie, en caballo, en tartana para ver la riada. Pensaban esto hay que verlo, que no me lo cuenten.

Foto autor desconocido. Blanquerías, frente puente de san José. 
¿11-11-1897? Remeber-València, pg. 431.

Disponemos de otra foto aparentemente del día siguiente en la que también desde Blanquerías, ante el puente de san José se ve gran cantidad materiales arrastrados por la riada que taponan buena parte de los ojos del puente, y al haber bajado el nivel de las aguas todavía hay más gentío mirando el cauce, en este caso desde ambas orillas, con el puente absolutamente ocupado.

Texto de Enrique Goñi Igual

martes, 19 de marzo de 2019

EL COMIENZO ES EL FUEGO


Archivo Municipal

Pasan los años y vuelve de nuevo el fin de nuestra gran fiesta.

Se ha trabajado con ilusión durante todo un año, se ha rendido homenaje a nuestra Virgen, a nuestro Patrón, se ha bailado, se ha disfrutado de los sonidos de la traca, de los almuerzos, comidas y cenas en los casales falleros, paellas en la calles.

Llega el momento en el que la noche se adueña de la ilusión, del esfuerzo, en definitiva del sentimiento de ser valenciano .

No es el final. Como todos los valencianos sabemos el fuego es renovación y todos aprendemos lo que es volver a empezar.

Esta noche la oscuridad es más bonita que nunca y el reflejo de las llamas en los ojos vidriosos de los falleros se hace presente. Pero ellos lo saben… queda poco para el próximo 19 de marzo.

Esta fotografía del año 1935 perteneciente a la falla de la plaza Lope de Vega y cuyo artista fue Regino Más,  bien demuestra la belleza de la” cremá.

Y como la “cremá” me inspira poesía…

El comienzo es el fuego

Sé lo que hago
sé donde estoy
sé lo que soy.

Impaciente mi llegada
polvo mi final.

Hoy seré dueño de mis emociones
de las de ellos.

Lo que era todo, tiene que ser nada
me queda el gozo de la vuelta.

Soy la lengua incontenible,
armonía de elementos flotando,
cabalgata de humo.

Esta noche dejaré el reflejo de mi llama en los ojos de los que la emoción la recordarán con nostalgia,
y después del incendio quedará una nostalgia no gratuita.

¡Fuego, lumbre ,flama, llama!

Querré para la falla un final como la vida…
luminoso y breve.

Busco el papel, la madera
los acaricio,
los voy devorando,
hasta que en sus cenizas muero.

Gracias a las vísperas y días
por cien noches y una noche
por la tierra sentida en el azahar
por morir tan despacio.

Y hoy termino en el inicio.


Texto de Amparo Zalve Polo

lunes, 18 de marzo de 2019

1934, CIENTO VEINTE FALLAS

Archivo Municipal

En el año 1934 la fiesta fallera del cap i casal vio cómo se plantaban en sus calles ciento veinte fallas, el mayor número hasta entonces, en un ambiente de crisis económica en España que a la sazón se iba vislumbrando en nuestra ciudad, debido en gran parte por la depreciación de los productos agrícolas, sin que la austeridad en el gasto se viera afectada en el mundo de las fallas.

Sólo cinco años antes, en 1929, se habían plantado cien fallas, cifra que se mantuvo en los siguientes años de 1930 y 1931 (éste último casi al centenar), para decrecer hasta los sesenta monumentos en 1933, cuando en 1932 ya se había reducido su número en ochenta.

Sin embargo, el años que nos ocupa, ni más ni menos, simbolizaba el auge de las fallas y las “ganas de fiesta” de las comisiones falleras, cuando más acuciaba la inestabilidad económica de los valencianos, echó el restó. Su alegría se refleja tambien en el rostro de Amparito Albors, bellísima Fallera Mayor, tal y como se observa en la foto de prensa.

En la entonces denominada como Plaza de la Región, se plantó una falla que obtuvo el 4º premio, 1.000 pts para la comisión, que entraba en el debate satírico de los usos del capital, de cuya consecuencia era un clamor popular. Situada en un espacio triangular, cuando ya se habían iniciado en  enero de 1931 los derribos para la ampliación de la plaza, que tendría que esperar hasta la década de los sesenta para alcanzar su actual aspecto.

Archivo Municipal

En el Cabanyal, Modesto González presentaba su particular visión del estatuto de autonomía valenciano, falla considerada por la crítica como magnífica, alcanzando el 2º premio con una dotación de 2.000 pts.

domingo, 17 de marzo de 2019

1931 EN FALLAS

Falla plaza Molino de la Robella

En aquel año de 1931 noventa y cuatro fallas dieron vida al festejo por excelencia del cap i casal, siendo la propuesta por los falleros de la plaza del Molino de la Robella la que obtuvo el 4º premio, que suponía para la comisión la nada despreciable cantidad de 1.000 pts, aunque la alegría por ser distinguida entre las mejores, colmaba el sacrificio a lo largo del año. Realizada por los artistas Canet y Ramil, tenía la singularidad de su impronta netamente femenina.

El primer premio lo mereció la falla de la calle Conde Salvatierra, con una cantidad superior: 3.000 pts. 

También se entregaron premios a las buñolerías mejor adornadas, que correspondió a la de Santa Catalina,  al igual que a las bandas musicales más destacadas que amenizaban la fiesta. Y por supuesto a los llibrets falleros, siendo el de la plaza del Mercado el que vio compensada su ilustración con una onza de oro.

Otorgados los premios, y en un repaso de los mismos, se adjudicó otro de 1.000 pts a la falla de la Ferroviaria, toda vez que en un principio el Jurado estaba en la creencia de que sus patrocinadores, y en declaración verbal, habían renunciado a premio alguno. Aclarada la confusión, el monumento ferroviario fue debidamente valorado.

sábado, 16 de marzo de 2019

PAELLA EN FALLAS

Panorámica festival paellas marzo 1984 - Esteban Gonzalo

Quince años en los que hubo una gran concentración anual, primeramente en el cauce del viejo Turia, al sur del puente de la Exposición, la que continúa como zona multiusos; a partir de 1993, obligados por las obras del metro, las paellas en el río y los comensales en el paseo de la Alameda, y los dos últimos años todo en el viejo cauce junto al Gulliver. 

Comisiones falleras, llegando a un máximo de 85 en 1995, preparaban paellas para los mayores y uno de los grandes (Galbis, Grau o Velarte) guisaba una de 1.200 plazas para ayudantes, voluntarios y falleros que cooperaban en el festejo, que solía tener actuaciones musicales, bailes regionales, colla de dolçainers i tabaleters, y era visitado por las Falleras Mayor e Infantil de València, y representantes de la Junta Central Fallera, entidad promotora del Festival, cuya primera edición se celebró el 6 de marzo de 1983, en buena parte por la tenacidad y constancia de Rafael Real Martínez, secretario de Relaciones Públicas de la citada entidad fallera. En síntesis una generalizada fiesta de confraternidad para la que conseguían patrocinio de importantes empresas.

Paellas para jubilados   05-03-1985   Esteban Gonzalo

Lo que el diario Las Provincias ensalzaba el día 8 de marzo de 1983, dos días después de celebrado el festival, iniciado como internacional, alabando que “El programa oficial hasta ahora no había incluido un concurso multitudinario de paellas”, y en el Libro Fallero referente a 1992, que habían sido diez años con éxito indiscutible, se desinfló rápidamente a partir de 1995. Ese año sin patrocinador importante, pero si complementarios, y por última vez en el río-alameda y en los primeros días de marzo. Los dos años siguientes en la explanada del viejo Turia junto al Gulliver y en el mes de mayo, siendo en 1997 el día 28 y para 3.600 comensales. 

Panorámica festival paellas. 01-03-1992  Esteban Gonzalo

Posteriormente agrupaciones falleras de València realizaron encuentros, hubo invitaciones municipales anuales para algunos centenares de jubilados en restaurantes, y en el 2016 la concejalía de Personas Mayores retomó la antigua idea reiniciando el 9 de marzo el encuentro anual pero con una limitación de comensales, 2.500 ese año, 2.000 cada uno de los dos años siguientes y 1.700 este año, y siempre los correspondientes a los agraciados del sorteo entre las peticiones recibidas. 

Los dos primeros años en el Parque del Oeste, el año pasado en el Tinglado 2 del puerto de València y el 6 de marzo último nuevamente en el Parque del Oeste, donde tras la mascletá en la plaza del Ayuntamiento las Falleras Mayor, Marina Civera, e Infantil, Sara Larrazábal, con sus correspondientes Cortes de Honor, acudieron a compartir paella y festejos con los Mayores.

En representación municipal estuvo Sandra Gómez, Concejala de Turismo y Personas Mayores.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel 

viernes, 15 de marzo de 2019

L´U I DOS - MICALET I CATALINA

Archivo Municipal


El año 1941 la plaza del Mercado montó su falla realizada por el artista fallero D. Enrique Vidal Moreno y dedicada a nuestras más emblemáticas torres. Su lema: "L`U I DOS", en su fijación hacia los "bailes populares". Pertenecía a la Sección Primera, y obtuvo los premios 2º de sección y 3º de Ingenio y Gracia.

Hay que resaltar que fue un meritorio premio ya que ese año aún no existía la Sección Especial.

Como siempre las leyendas surgen y esta no es para menos. La amistad entre las dos torres tan próximas y tan lejanas al tiempo.

Una pequeña historia entre ellas nos puede hacer sonreír, o quizás estremecernos…

Escuchemos su conversación por un día.


Nos hicieron Góticos, y tú, luego fuiste Barroca.

El… de porte regio, potente, de imponente mole, hecho para mandar, para liderar la ciudad y con una altura que para sí quisieran muchas torres.

Ella… le coquetea con su feminidad. De estatura algo más baja, poco más, enjoyada y adornada ¡Bella!, dispuesta a sorprenderle siempre. Belleza de guirnaldas de romería, de conchas marinas, de columnas salomónicas recorridas de hiedra, identificando uno a uno todos los elementos de nuestro mar y nuestra huerta.

Se miran, se  observan, palidecen cuando la luz del día llega a su término.

Se dan los buenos días, las buenas noches, y si pudieran se abrazarían.

Eternos amantes de los que nunca han podido esconder su amor ante la gente.
Miran pasar el calendario de generaciones y más generaciones, y ahí permanecen siempre, vigilantes, desde lo más alto de sus torres nuestra querida ciudad, y comentando entre ellas, el tan difícil paso del tiempo.

-. ¿Recuerdas Catalina cuando me pediste que guardara tu campana? Para mí fue todo un placer, y aunque yo ya poseía muchas, tener un objeto tuyo conmigo fue como un regalo de Dios. Cuando te la devolví, tu gesto, tu sonrisa, me llenó el corazón. ¡Volviste a ser la alegre doncella que tintinea!

-. ¡Ojala tuviéramos todavía nuestros bellos relojes! El tuyo era grandioso, maravilloso, y también recuerdo que se agolpaba la muchedumbre en la calle del Rellotge y que gracias a ti tenía ese nombre. Con el tañir de tus campanas el reloj se accionaba para dar la hora. ¡Cuánto me gustaba tu reloj! El mío era más pequeño. No nos debieron quitar el tiempo. El tiempo, es el tiempo…

-. Cuando tus campanas y las mías repicaban juntas, la plaza recibía un sonido envolvente y muy apropiado para tu y yo bailar. Ese encuentro tan deseado y eternamente imposible, hasta que el paso de muchos siglos nos deje hacerlo.

-. Aún sigo recordando cuando al anochecer  eras el responsable de que las murallas se cerraran y que nuestra ciudad siempre quedara resguardada. Y yo… Siempre me ponía nerviosa pensando que alguien podía quedar a “la luna de Valencia” ¡Cómo te he admirado siempre!

-. ¿Sabes una cosa? Siempre temí perderte en aquel gran incendio que tan maltrecha te dejó, pero… ¿sabes otra cosa? Aún te dejaron más bella.

Texto de Amparo Zalve Polo

jueves, 14 de marzo de 2019

LA FALLA AUSIÀS MARCH-NA ROBELLA CUMPLE 50 AÑOS.

  
Pasacalle en 1970 por delante del bar Villar.-  Del libro conmemorativo

Medio siglo de fallas plantadas cumplirá la comisión Ausiás March-Na Robella , del sector Quatre Carreres, con el monumento efímero que les plantará el próximo día 15 el artista Toni Fornés Quijano, quien con el lema “Malsons abans de Falles” satiriza sobre problemas falleros, movilidad con el carril bici en la diana, la enseñanza del valenciano, …

Associació Cultural Falla Avda. Ausiàs March-Na Robella, su denominación oficial actual, de la que es Presidente David Enrique Blasco Zahonero y Fallera Mayor Empar Ibáñez Beut.

El artista Victor Navarro Granero es el autor de la fallita sobre lo que nos aporta el mar Mediterráneo, quienes viven en sus aguas y como debemos comportarnos con él, que plantará para los infantiles, cuya Fallera Mayor es Claudia María de los Ríos Sanz y Presidente Adrián Rodríguez Ortega.

Falla Ausiàs Mar-Na Robella.- 1970  Del libro conmemorativo

Un siglo de historia fallera en la parte antigua de la ciudad tiene importancia pero más crear una comisión en una zona con cuatro edificios de viviendas rodeadas de campos de cultivo y algunos solares, y esa fue la singladura que el 29 de mayo de 1969 comenzaron Victor Shaffino y otros vecinos en el bar Villar. Seguidamente se unieron más hombres, mujeres y niños, de tal manera que en marzo del siguiente año el artista Julio González les plantó su primera falla grande ironizando sobre la entonces Pista de Silla, y J. Lara Nueva hizo la infantil comentando las vitaminas.

Modesto comienzo que contrasta con la situación actual, una zona muy poblada y una comisión donde suman casi 400 entre falleras, falleros e infantiles.

Victor Schaffino Carrasco fue elegido Presidente, Fallera Mayor Elena Albau Susperegui, y los niños estuvieron representados por Amparín Pascual Ballester como Fallera Mayor y Julio Cerrada Gonzalo como Presidente.
Boceto Falla Ausiàs March-Na Robella 2019   Del llibret de la Falla

Falla muy unida a su demarcación con numerosas actividades anuales a las que unieron desde el pasado mes de octubre las especiales para conmemorar la efeméride, teniendo destacado protagonismo una exposición fotográfica en el casal sito en la calle Na Robella nº 9. 

Boceto Falla infantil Ausiàs March-Na Robella       Del llibret de la Falla.

Comisión donde antes de la planta ya han cosechado el gran éxito del Premio Extraordinario Almela i Vives de Lo Rat Penat con el llibret que les ha realizado Joan Antoni Alapont Pérez.

Larga historia de la Falla relatada con mucha información gráfica en el magnífico libro conmemorativo que han editado.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

miércoles, 13 de marzo de 2019

DOS BELLAS PARTICIPACIONES DE LA FALLA EL SAINETER


Archivo Esteban Gonzalo

La comisión plaza Sainetero Arniches-Arquitecto Ribes, El Saineter, en el barrio de Soternes, fue constituida en 1973 por un grupo de animosos vecinos cuando comenzaba a proliferar la construcción de viviendas en los aledaños de donde estuvo el trazado del ferrocarril a Manises y Llíria.

Este año ha cumplido 45 años y por ello en el próximo marzo tendrán programa especial de fiestas. Salvador Villanova Moncholí es el Presidente de este ejercicio y Vannesa Cebrián Lara la Fallera Mayor.

Comisión que para el sorteo de su primera lotería nacional en diciembre de 1973 utilizaron bellas participaciones, donde el portador interesaba 20 pesetas, realizadas por la desaparecida Imprenta Ramírez.

En un lado de las correspondientes al número 37.325 un jinete detiene su enjaezado corcel para admirar a una joven que lleva en la mano derecha una cesta llena de recién recogidas naranjas, estando ambos ataviados con traje regional. Y en el otro lado de la papeleta la cara de una sonriente niña con peinado regional, rosas, el escudo de la ciudad, una barraca y la paloma de la paz. 

Archivo Esteban Gonzalo 

Para el número 47.262, en un extremo de la participación la torre central del Ayuntamiento sobresaliendo de llamas y de la fuente de la plaza del Caudillo (actual del Ayuntamiento), y en el otro la cabeza de un valenciano socarrón y el escudo de la ciudad sobre naranjas y limones. Completa la ilustración una pequeña grupa donde él lleva un pomell de frutos.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

martes, 12 de marzo de 2019

S´ACABÁ COMO EL BALL DE TORRENT


Archivo Municipal


Un pórtico, y delante el jolgorio de unos bailes populares, que tal y como  expresa la inscripción del pedestal, terminó con una festiva "traca", que en este caso tenía su gracia manifestada en un popular dicho: "s’acabá com el ball de Torrent”.

Semejante representación teatral como fruto de un trabajo a lo largo del año, dirigido por Juan Montes como Presidente, al frente de una comisión formada por los vecinos, Jacinto Martínez, Antonio Benito, Vicente Ferragut, Fabra, Noguera, Villalba, Díaz y Navarro.

Mientras quien se encargó de su confección fue el artista E. Amorós, para el disfrute de aquellos dos días falleros, en los que no faltaron la animación de sus pasacalles, tracas y conciertos a cargo de una banda de música. 

Falla que obtuvo un honroso décimo premio que suponía para la comisión la nada despreciable cantidad de 100 pts, y un accésit segundo para el llibret.

Días de fiesta que estuvieron muy concurridos por el gran número de visitantes llegados a través del ferrocarril para solazarse con las fallas, con los vagones llenos al completo. La presencia de valencianos fue extraordinaria. Solamente se despejaron las calles durante un momento a media tarde del día 18, cuando cayó un pequeño chaparrón, mientras que al anochecer la tormenta se desencadenó entre truenos y relámpagos y un fuerte aguacero.

¡ El ball de Torrent !

lunes, 11 de marzo de 2019

PRIMERA FALLA EN LA CALLE LA BARRACA EN 1934

 Falle calle La Barraca en 1934.- Autor anónimo. Colección Josep J. Coll.

Aunque plantaron la primera falla en 1934, hasta el año 1970 no hubo continuidad anual en la demarcación Barraca-Travesía Iglesia del Rosario, del sector Canyamelar-Grau-Nazaret. Por ello festejaran el 50 aniversario con el monumento efímero que el próximo 15 de marzo les plantará el artista Alfredo Bernat Cano con el lema “Lluita de poders” para la sección 4ª B.

La Asociación Cultural Barraca-Travesía Iglesia del Rosario, su actual denominación oficial, está presidida por Baldomero López Ballester, y su Fallera Mayor es Déborah Pascual Alegre.

Para los infantiles, cuya Fallera Mayor es Erika Orts Oderiz y Presidente David Pardo Iglesias, el mismo artista de la grande les montará su fallita el día 15 por la mañana, para la sección novena y sobre un paseo por la mucha vida que se mueve en las aguas marinas.

La falla de 1934, que trataba con gran ironía sobre fidelidad conyugal con el lema “L’amor i el romanticisme a través de les époques”, la realizaron Rafael García Escribá y Manuel Silvestre Montesinos, Silvestre de Edeta, (Llíria 1909-València 2014).

Falla de 22 metros de altura, 30 de longitud y 15 de anchura, de proporciones “colosales” para entonces. Ello y el viento obstaculizaron su plantá, y al no poder verla cuando hizo el primer recorrido el jurado le otorgaron el 6º premio de la sección primera.

 Foto Valentín Plá en Revista Crónica.

Su Fallera Mayor de 1934, Amparo Albors Serrano fue elegida Fallera Mayor de la ciudad, segundo año con esa denominación, y Miss Valencia. Era conocida como La Dolorosa porque durante muchos años desfiló representándola admirablemente en la Semana Santa Marinera.

Boceto falla grande 2019.- Foto de Pasión Fallera.

Comisión del Marìtim con actividades a lo largo del ejercicio, como generalizadamente son las de barrio, pero este año aumentadas por la efeméride, para la que crearon una comisión especial presidida por María Dolores Galve. Tienen grupo de teatro, celebran San Juan, el día del quinto y tapa, la October Fest, participan casi siempre en el Cant de l’Estoreta de Blocs Platja, en varios deportes,…

Boceto falla infantil 2019.- Foto de Pasión Fallera.

El llibret de este ejercicio es un compendio de su larga historia fallera con mucha ilustración gráfica.

Josep J. Coll en jotajotafaller especifica que en 1934 hubo 117 fallas plantadas, tratando el 25% de ellas sobre valencianismo y tradiciones, el 5% sobre feminismo, de temática variada el 60%, y política y estatut el 10% restante.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

domingo, 10 de marzo de 2019

LA FALLA REINA-VICENTE GUILLOT CUMPLE 75 AÑOS.

Boceto falla plantada en 1945

Tres cuartos de siglo cumple esta comisión del sector Malvarrosa-Cabanyal-Beteró con la falla grande plantada en este ejercicio.

Asociación Cultural Falla Reina-Vicente Guillot, su denominación oficial actual, de la que es Presidente David Armero David y Fallera Mayor Sandra Armero Galán.
Boceto falla grande 2019.-   Bdfallas.

El artista Lorenzo Santana es el autor de la falla grande con el lema Étnica para la sección 4ª B, y Alejandro Cano Hernández el de la pequeña, con el lema La Reina compleix anys para la sección 13ª.

Estandartes premios primeras décadas.- 21-02-2019.-   Esteban Gonzalo 

Según su historial fallero, el comienzo de la comisión fue el 15 de marzo de 1944 cuando un grupo de hombres y mujeres del vecindario se reunieron en “El Corralot de Voro” eligiendo presidente a Francesc Llorens Botella, Paco El Mares, y Fallera Mayor a Pilar Pascual Lacomba. El artista M. Ramos les hizo la falla, con el lema “El entorno de la sartén”, que plantaron en marzo de 1945,  y Joan Soriano Esteve fue el autor del llibret.

Boceto falla infantil 2019.-  Bdfallas.

Desde el ejercicio 1947/1948 tienen su pasodoble, “La Festa del Meu Carrer”, que les compuso Ferrando, Benlloch y Soriano, y fue estrenado el 7 de febrero de 1948 en el café-bar Dique por la orquesta de jazz “Río Club”.


Zona histórica en el casal.- 21-02-2019    Esteban Gonzalo

Falla muy unida a su demarcación con actividades a lo largo del año, tienen como destacada la Oktober Fest, su particular fiesta de la cerveza en el mes de octubre, y como reciente Halloween.

En el 2009 estrenaron nuevo casal en la calle Reina nº 242.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel 

sábado, 9 de marzo de 2019

NI TANTOS NI TAN POCOS


Foto Junta Central Fallera.

Con el ninot indultat del año 1961 el artista Juan Huertas Gasset satirizaba los problemas de quienes sin tener los suficientes recursos económicos no ponían medios para no tener muchos hijos, máxime cuando la mayoría de las familias españolas tenían dos descendientes, aunque a veces llegaba un tercero, incluso un cuarto, y no había problemas demográficos. La tasa de nacimientos de ese año fue de 21,20 por cada mil habitantes según el Instituto Nacional de Estadística.

Contrasta con la situación en el nuevo milenio, de 8,4 por cada mil habitantes en el 2017, donde el promedio de hijos por pareja ligeramente pasa de uno, teniendo en cuenta los que no tienen por los que suman por lo menos dos, con el añadido del 29,8% de adultos solteros sin hijos, salvo excepciones. Ello a pesar de la mayor tasa de fecundidad de las mujeres llegadas de otros países, excepto de Europa.  

Se ha creado un grave problema demográfico impensable en los primeros años sesenta (máximo de 22 nacidos por cada mil habitantes en 1964 y después continuada disminución, excepto la ligera recuperación 1998-2008 después perdida), que achacan a falta de políticas demográficas, crisis económicas, las mujeres no poder compaginar trabajo con maternidad en un porcentaje de empresas, el elevado paro o trabajo precario que no permite independizarse y crear familia y, también, otro estilo de vida, queriendo disfrutar y pasar las menores escaseces posibles, teniendo en cuenta que en épocas pasadas, con frecuencia y según estadísticas, muchas familias tenían que destinar el 50% de la renta familiar para pagar la vivienda.

La foto me ha recordado un reciente chiste donde en la superpoblada India un policía de tráfico quiere sancionar, por no llevar cascos, a un hombre que iba con seis hijos en un velomotor, aunque después, pensándolo mejor, que lo multaba por no utilizar preservativos.

Con el lema “El castig de ser-ne massa” el grupo de ninots indultado fue el presentado al concurso por la Falla Ferroviaria, de una comisión que no continuó. 

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

viernes, 8 de marzo de 2019

LA FALLA DE LA PLAZA LUIS CANO CUMPLE 75 AÑOS.

1945

Tres cuartos de siglo cumple esta comisión con la falla que planta en este ejercicio en la plaza Luis Cano de Benimàmet.

Fue la pionera de las seis comisiones en esa importante pedanía del norte de València, incluida la del cercano barrio Beniferri, con la denominación Felipe Valls-Campamento los doce primeros años.


Es la única de pedanías con cuatro ninots indultats en su larga historia fallera, correspondientes a los años 1945 (Manolo, el de l’escurá), 1946 (Cantinflas y don Manolito, sobre el mal servicio y la carestía del agua y la electricidad), 1948 (El miniaturista Meseguer) y 1949 (El dolçainer Josep Sanfeliu), con el añadido del ninot que solicitó en 1947 el arzobispado para librarlo de la cremá y está expuesto en la entrada a la sede de la Junta Central Fallera. Fue un comienzo de comisión espectacular con gran éxito del artista fallero José Arnal García.

Asociación Cultural Falla Luis Cano, su denominación oficial actual, del sector Benimàment-Burjassot-Beniferri, que está regida por una Junta Gestora presidida por Francisco Doménech, José Herrero, Manuel Ventura y Javier Monerris, que se reparten las cuatro áreas importantes de la comisión, de la que es Fallera Mayor Laura Cebrián Lara. En infantiles, Fallera Mayor Carmen Soler Oficial y presidente Alex González Hortelano.


El artista Sergio Lis Abril les plantará la falla grande cuyo lema era Festa Tropical para la sección 4ª B, y Joserra Lisarde Ferrer es el autor de la pequeña, diseñada con el lema Marcat al calendari por Ceballos y Sanabria, para la sección 7ª.

Festa Tropical, será un repaso por la larga historia de la falla, destacando el actual espíritu festero de más fiesta que monumento y valor cultural, y criticando los problemas económicos de las comisiones, artistas y pensionistas. Incluirá un montaje especial para incitar a los visitantes a descubrir particularidades.
Marcat al calendari, sobre fechas importantes para niños y niñas, pero también para los adultos, como son los días: Mundial del Teatro, del Medio Ambiente, del Libro, del 9 d’Octubre, de la Plantá,…


Comisión muy unida con su barrio por numerosas actividades, parte de ellas (karaoke, monólogos, exposiciones,…) en el casal, local que aprovechan para captar asociados facilitándoles la entrada libre a los vecinos cuando televisan deportes o festivales, como es el caso de eurovisión.

Con los días falleros culminará un ejercicio en el que han recordado a quienes les precedieron y continuaron con muchas ganas de divertirse, según el llibret  del aniversario que ha realizado el Delegado de Cultura y Comunicación, Gabriel Ferrero Lucena.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel 


Fotos Junta Central Fallera

jueves, 7 de marzo de 2019

MANGOLD, GEORGE OTT: CONFIRMANDO SUS RECUERDOS

Archivo Rafael Solaz (1942)


He recibido de un seguidor de “Valencia en blanco y Negro”, norteamericano, el correo que mas abajo muestro, en el que me solicita le confirme si las mascletás de los años sesenta eran tal y como él las recuerda.

Su fiel narración queda en el recuerdo de su estancia en nuestra ciudad, al que acompaño con unas fotos de unos años antes, cuando la plaza aún no se había convertido en aparcamiento de coches.

Muchas gracias por seguir mi blog Mister Ott, y le deseo larga vida.


Archivo Rafael Solaz (1954)

Don Julio -  Bones Festes! 

Encontrándome ya en la recta final, se me vienen ocurriendo cositas que no sé si son verídicas o si me las he inventado.

Me refiero a un tiempo pasado -los años '60- cuando yo vivía en Valencia (enseñando inglés en el Instituto Mangold, Avda Marqués de Sotelo, si no me equivoco.  Soy norteamericano.) 

A ver si esto le suena: en aquel entonces la mascletá se llamaba traca, y montaban unas graderías portátiles de madera en las que uno podía sentarse en la misma Plaza del Ayuntamiento (del Caudillo, en aquella época).  Vaya, lo he dicho.

Locura, ¿no? Los petardos fueron colgados a lo largo de las calles que llevaban hasta la plaza.  O sea, se parecía a la actual tradición de empezarse una mascletá con una traca en un rincón de la plaza, desencadenándose así la mascletá propiamente dicha.

Archivo Rafael Solaz (1950)

Me acuerdo -como si fuera ayer- de subir la escalera del Ateneo tras un café, de cruzar la calle frente a Correos y de sentarme en la gradería a eso de las 14.00 horas. 

La plaza servía de aparcamiento, y fue fácil despejarla y de montar las graderías, media docena de escalones, total.

Si eso es lo que ocurrió... ¿Tiene Vd. algún recuerdo similar?

Le agradezco la atención prestada.

Atentamente,

George Ott”

miércoles, 6 de marzo de 2019

LA FALLA Y LA FUENTE DE LA PLAZA DEL NEGRITO DE VALENCIA CUMPLEN 170 AÑOS.


Historia Gráfica de las Fallas

El año pasado la Falla de la plaza del Negrito conmemoró el 170 aniversario de su primer catafalco plantado allí, en la entonces plaza de Calatrava, y en el próximo marzo cumplirá el mismo aniversario la fuente, la primera por la que manó agua potable en la ciudad de València, servicio que paulatinamente fueron extendiendo por todos los barrios. La embellecieron colocando en el centro de la taza y sobre el pedestal con los grifos una estatua de hierro de un niño desnudo, cuyo color oscuro motivó que rápidamente fuera conocida como fuente del negrito, y de tal manera arraigó el bautizo popular que el ayuntamiento tomo la decisión de cambiar el nombre de la plaza y destinar el de Calatrava para una calle adyacente. La estatua del niño desapareció durante la guerra 1936-1939, pero poco tiempo después de la terminación del conflicto instalaron una réplica.

Ciento setenta años de antigüedad fallera pero menos de monumento efímero plantado al haber años sin actividad festiva en su larga historia, salvo en 1926 cuando la falla de la Plaza de Calatrava obtuvo en el primer premio.

Conmemoración realizada en marzo del año pasado con las fallas mayor e infantil que les construyó Manuel Martínez Reig (Mía Falles S.L.). La grande en la sección 5ªC con ¿Me he Quedat Mort! y la pequeña para la sección 17ª  sobre “Negrito treu colors”. Ejercicio en el que fueron: Presidente Juan José Mas Soria, Fallera Mayor Amparo Enguídanos Lorente, y las infantiles Rocío Montoya Mas y Nerea Charco Gadea, Fallera Mayor y Presidenta, respectivamente.

En este ejercicio, continua Juan José como presidente, es Fallera Mayor Marta Olmedo Ayala, Infantil Sofía Vich Remohí, y, también el mismo artista, que plantará las fallas mayor e infantil, con el lema “La Falla del Régim” para la grande clasificada en la sección 5ªC, y “Mes val fora que dins  para la pequeña en la sección 12ª. 


Desde 1982 incluyen como parte principal de sus festejos una Gran Parada Mora y Cristiana que realizan el día 19 de marzo a partir de la siete de la tarde. La Filá Els Negrets, las Moras Scherezade y la Escuadra Don Pelayo, inician su desfile en la plaza Correo Viejo y siguen por las calles Valencians, Calatrava y Caballeros hasta desembocar en la plaza de la Virgen, que contornean, y tras hacer un homenaje a la Patrona, retornan al punto de partida. Lo que comenzaron como un informal concurso de disfraces se ha convertido en uno de los festejos más importantes de la semana fallera de la ciudad, con creciente visita de turistas.

Una falla sencilla, de barrio, de solera, donde una de sus falleras, Angelita Algarra Azuara, fue nombrada en 1931 primera Regina de València (cargo antecesor de la Fallera Mayor), y otra, Susana Remohí Andrés, Fallera Mayor de la ciudad en 1998.

En honor a Angelita Algarra el año pasado instituyeron el premio Regina de València, concediéndoselo al artista fallero José Pascual Ibáñez, Pepet de Burriana (Castellón).

Comisión galardonada el año pasado con el Premio Desgarrats, que anualmente otorga la Falla Zapadores-Vicente Lleó a quienes consideran que se preocupan mucho por el fomento de la fiesta.

Comparten con la plaza Santa Cruz el honor de ser, según documentaciones, las fallas más antiguas de València. 

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

martes, 5 de marzo de 2019

FALLA PLAZA SANTA CRUZ, 170 AÑOS Y EPICENTRO DEL II ANIVERSARIO DEL PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD.

Falla plantada en 1944

En 1849, según información documentada, fue plantada la primera falla en la plaza principal del menestral y artesano barrio del Carmen, en pleno centro histórico de València. En un barrio con acendrada valencianía donde se celebra desde el año 1962 el “Cant de l’estoreta velleta”, rememorando la antigua costumbre de recoger trastos viejos para añadirlos a la falla. Espiritualmente quemar lo viejo e inútil y renovar para el nuevo año. Y en ese festejo, organizado por la comisión de la Plaza del Árbol, la Falla plaza Santa Cruz es la única, junto con la iniciadora, que ha participado todos los años.
Recreación falla plantada en 1849

Sólo desde 1949 han plantado fallas todos los años, por ello en el ejercicio pasado celebraron 170 años de antigüedad y 70 de continuidad fallera. Conmemoración con las fallas mayor e infantil que les construyó José Manuel Felip Gómez. La grande en la sección 7ª B con el lema “Si vi prens, El món  comprens ¡”, y la pequeña para la sección 17 sobre “Pare Noel, volem ser Fallera Major i President”. Ejercicio en el que fueron: Presidente Antonio Muñoz Martí, Fallera Mayor Ana María Olmo Ruiz, y los infantiles Esther Muñoz Catalá y Carlos Esteve Gascó, Fallera Mayor y Presidente, respectivamente.


En este ejercicio es Presidente Manolo Visiedo Bellver, Fallera Mayor Silvia Olmos Ruiz, y artista Vicente Francisco Lorenzo Albert, quien plantará las fallas mayor e infantil, con el lema “Geometra” para la grande clasificada en la sección 7ªA,  y “De colors “ para la pequeña en la misma clasificación que el año anterior. 

La plaza Santa Cruz fue la elegida para plantar el pasado 30 de noviembre una réplica de la falla que en 1895 fue ubicada en “Els cuatre cantons dels carrers de Grasia y Llantera” para conmemorar el segundo aniversario de la declaración de las Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. El día siguiente hubo paneles con información histórica de las comisiones del barrio, charlas en el Casal de la Falla, pasacalle con la colla de tabal i dolçaina de la Junta Central fallera, traca corrida, llibret en edición facsímil del plantado cadafal con ninots, recreación del cant de l’estoreta velleta, concierto por la banda del Centro Instructivo de Benimaclet, fuegos de artificio al estilo del siglo XIX, y finalmente cremà del monumento conmemorativo, al que asistió la Fallera Mayor de Valencia, Marina Civera Moreno. Completaban el ambiente de época un puesto de buñuelos y chocolate y otro de castañas asadas.

Fallera Mayor, Artista y Presidente con bocetos para 2019.-
 Foto Miguel Ángel Miedes.

Acto organizado por la concejalía de Cultura Festiva, que encomendó a Fet d’Encàrrec, cuyos artistas tienen el taller en el barrio del Carmen, la construcción de la falla de l’Antigor. 

Santa Cruz es una falla para el barrio y donde pasarlo bien es lo normal. De tal manera, que a pesar de las nefastas riadas en octubre de 1957, en marzo del año siguiente tuvieron las suficientes agallas para animar a vecindario y visitantes con actos en la medida de sus disponibilidades. En un barrio con monumentos sencillos, pero muy satíricos, que está en las rutas turísticas.

Comparten con la plaza del Negrito el honor de ser, según documentaciones, las más antiguas de la ciudad. 

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...