viernes, 21 de enero de 2022

LA HISTÓRICA Y PEQUEÑA CALLE DE PERE COMPTE

Tuvieron que pasar muchos años desde que el “Mestre en el  noble art de la pedra“, Pere Compte, tuviera su merecida calle; y no lejos de su mayor obra gótica de la ciudad de Valencia, siendo esta la preciosa Lonja de los Mercaderes, que inició sus obras en el año 1482. La ciudad esperó a concederle este honor en 1996.

Esta calle corta y estrecha del centro más histórico de Valencia con paso desde la Plaza del Mercado hasta la Plaza del Doctor Collado tuvo no pocos nombres: Lonja de la Seda, Ferros de la Llonja, Enllosat de la Llonja y Escalones de la Llonja. La de los Ferros se rotuló por tener un cierre de hierro a ambos lados de la calle para poder aislarla cuando los cónsules presidían un tribunal, y esto ocurría por el año 1702. Lo del Enllosat de la Llonja porque se pisaba por unas losas grandes con enrejados que daban luz a comercios vecinos.

Como parte histórica de la calle podríamos referirnos a la fachada izquierda desde que nos situamos a los pies de sus escalones en la Plaza del Mercado.

Lo primero que veremos es su esquinera de la pared de la Lonja es el escudo de la ciudad coronado,  en piedra, portado por dos ángeles. Situada a mitad de calle, la puerta lateral de la Lonja se alza en vano ancho. Esta es la más humilde que hay en las cuatro fachadas. Se reconoce fácilmente porque sobre la madera que compone la puerta hay una reja de hierro con el escudo de la ciudad y sobre el vértice triangular de su arco apuntado, una representación de yelmo y escudo de armas del rey de Aragón. Se adentran tres arquivoltas que acaban en tres estrechas columnas. A ambos lados se abren al interior dos ventanas que alojan luz a la Sala Columnaria de la Lonja, o sala de Contratación. Ángeles, figura humana con capucha y cuerpo de animal, león alado, dragón y animales de estilo felino decoran puerta y ventanas en el exterior.

Nos falta mirar hacia arriba. Enigmáticas figuras como todas las que se precien en las gárgolas de las construcciones en piedra de la edad media nos miran insinuantes, como queriendo amedrantar, explicarnos algo para el paso del tiempo y que cada cual pueda especular sobre su significado. Cierto es que tampoco se sabe de su o sus autores, en este caso.

Sí, podemos levantar nuestras cabezas y recorrerlas una a una hasta llegar a la esquina con la Plaza del Doctor Collado y que cada uno opine sobre lo que ve cuando el arte de imaginar es gratis.

¿Qué podríamos imaginar cuando nos sorprende un hombre con alas que introduce su pene en una tinaja en actitud jocosa? ¿Quizás nos esté demostrando el grado de su virilidad?

Seguimos con un consabido monstruo. Este con mezcla de ave y carnívoro.

Ahora viene el devorador. Un hombre es devorado por un animal indescriptible. No sé, podría significar el terrible fin del que cae en pecado.

Esta otra ya parece más sensata, por la supervivencia del animal, cuando un águila sujeta con las garras la presa. Al menos se ajusta a la realidad. 

Esta sí que es desde luego una verdadera obra de arte de las que hay que observar escrupulosamente. Un monstruo,  y encima demoníaco, que atrapa a un  lagarto de los grandes, lo sujeta con las manos sobre su abdomen, y los dos sobre unas caras en sus muslos. Lo que parece es que una de esas caras está repleta de angustia, y la otra sin embargo aparenta placidez. En este que opinen los que están sentados en los escalones.

Y ya estamos en la esquina de la calle y ahora el que nos mira es un auténtico engendro de monstruo con la cara de humano, alas y escamas.

Inimaginable lo que saldrá por esas bocas un día de lluvia. Eso sí, que cada uno también puede imaginar lo que quiera que llueva, pero sin mirar hacia arriba.

Texto de Amparo Zalve Polo

miércoles, 19 de enero de 2022

ARTESANÍA BERTOMEU

 

Miguel Ángel cincelando a la vista de los viandantes - 2021- Esteban Gonzalo.

En el número 2 de la Carrera de Malilla se estableció en 1997 Miguel Ángel Bertomeu Esteller para dedicarse al diseño y confección artesanal de orfebrería, después de ocho años compaginando estudios en la escuela del Gremio de Joyeros y trabajos en diferentes empresas: en 1989, con 16 años, entró de aprendiz en Talleres Pizburgón en la calle Mare Vella, después con Vicente Santamaría de la calle Maldonado, y hasta en una empresa de material quirúrgico. Dedicación vocacional sin antecedentes familiares.

Miguel Ángel en la tienda.- 2021.- Esteban Gonzalo.

Actualmente con sistema 3D para el diseño realiza artesanalmente orfebrería para participantes en festejos de la Comunidad Valenciana, Murcia y otras partes de España, como es el caso de las Fiestas de Irún en el País Vasco. Principalmente para fiestas cívicas y religiosas, y regalos familiares. Muy introducido en la venta on line.

Pendientes “Chorro”.- Pelas y cristal Swarovsky.- Artesanía Bertomeu

Artista que frecuentemente cincela a la vista de los viandantes.

Manifiesta gratitud a su padre que le inculcó espíritu muy valenciano y lo llevó desde la infancia para que conociera numerosas fiestas de esta Comunidad.

Virgen Desamparados.- Artesanía Bertomeu

Desde hace diez años realiza el mantenimiento y las reparaciones de La Peregrina, la imagen de la Virgen de los Desamparados, que como su nombre indica es la que trasladan para numerosos actos religiosos en tierras valencianas.

Virgen de la Misericordia.- Cristal Swarovsky, seda natural y bañado en oro 18 K.- Artesanía Bertomeu

Imagen religiosa protagonista en la llamativa decoración de la tienda-taller.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

lunes, 17 de enero de 2022

VÍAS METÁLICAS PARA CARROS - 4

 Las vías metálicas en la Ronda de Tránsitos 

Plano de la Guía del Turista, ca 1930 en el que se puede seguir el exágono del camino de Tránsitos.

El Ayuntamiento de València aprobó el 26 de octubre de 1891 la realización de una gran ronda que abarcaba la ciudad y buena parte de los arrabales que la rodeaban cuyo trazado es el actual de lo que se llamó genéricamente Camino de Tránsitos. Consiste básicamente en un anillo de forma exagonal de unos 12 km con avenidas de 30 m de anchura entre edificios, con una calzada central de 5 m para carros, concepto muy semejante al del camino Nuevo del Grao, completado por dos puentes sobre el Turia, uno de los cuales, el del Ángel Custodio, se acabó tardíamente pasada la guerra civil ya en 1949.

Tipo gran avenida con la previsión de desterrar el tráfico de carretería pasante por la ciudad al extrarradio por lo que no es de extrañar que se pensase en colocar planchas metálicas para el paso de carros por la nueva circunvalación, que uniría los caminos que llegan a València facilitando la llegada al puerto. 

El conjunto de avenidas que forman el hexágono comenzando por el norte con sentido a la derecha comienza con avenida Primado Reig, conjunto Cardenal Benlloch y Eduardo Boscá, éste último realizado en la posguerra, sigue con Peris y Valero, luego el conjunto César Giorgeta y Pérez Galdós, al otro lado del río un corto tramo de Tirso de Molina con avenida Campanar y finalmente de nuevo al norte avenida Doctor Peset Aleixandre cierra el circuito.

Esta nueva circunvalación por el norte abarcó los crecientes arrabales de los caminos de Burjassot, Moncada, Sagunto y Alboraya, con los poblados de Marxalenes y Tendetes. Por el sur englobó Ruzafa y los arrabales de los caminos de San Vicente, Jesús, Arrancapins, Quart y Pechina.

Con esta ronda que conecta las zonas industriales de nueva creación entre sí y con el puerto se elimina el tránsito de carretería por las calles de Colón, Xàtiva, Guillem de Castro, Pechina, Conde de Trénor y Llano de La Zaidía, Cronista Rivelles y Alameda eliminando molestias a los ciudadanos. 

Parcial de plano de 1982, en el que es fácil seguir el exágono de avenidas y ver algunas partes por rellenar de viviendas.

El primer tramo realizado fue la hoy avenida de Peris y Valero, que se inauguró el 6 de febrero de 1896,

Debemos reconocer que fueron unos avanzados aquellos ediles y realmente pensaban en la ciudad y en su población. Por otro lado hasta los años ‘80 si se hablaba de una de las avenidas de la ronda, simplemente se identificaba como camino de Tránsitos.

La colocación de vías metálicas para carros fue casi siempre acompañando la ejecución del tramo correspondiente del camino de Tránsitos. 

Plano ca 1940 con la ronda de Tránsitos y otros caminos dotados de planchas metálicas para carros.

El plano de alrededor de 1940 lleva marcadas en rojo todas aquellas avenidas, calles y puentes que dispusieron en algún momento de planchas metálicas para carros, avenidas, calles y puentes de las que iremos tratando en futuras entregas. 

Texto de Enrique Goñi Igual

sábado, 15 de enero de 2022

BLASCO IBÁÑEZ EN SU EDIFICIO ELEGIDO

 


Archivo Municipal

1921  - Una escalera, una polea, un tablón y un hombre picando en la pared. 

Vicente Blasco Ibañez bien se merecía una placa con su nombre; y ahí tenemos al profesional municipal dando toques de su eficacia, preparando la pared en el lugar elegido donde situar la lápida, para, posteriormente, fijarla al cemento próxima a la altura de un balcón exterior de un edificio situado en la hasta entonces Plaza Cajeros, en su primer piso, donde, además, vemos el anuncio publicitario de J. Rouanet, quien ofrecía su procedimiento eléctrico como avanzado cirujano pedicuro, que lo era, para los males del pie, mientras Laudes, dispone su oficio para señoras y para caballeros, a los que vestía con sus cortes de telas para los valencianos que acudían a su taller de sastrería del segundo piso.

Carteles que ofrecían laxantes, reconstituyentes, jugo de uvas y diuréticos, completan la imagen que un avezado fotógrafo nos dejó para su recuerdo.

Nuestro paisano universal, novelista en su cenit, acudió a Valencia en el que sería su último viaje, que durante unos días dio ocasión a una serie de homenajes que otorgaron un singular carácter festivo a la ciudad. 

Y la elección de la Plaza Cajeros para incorporar su nombre en el nomenclátor de la ciudad fue decisión del propio Blasco, por ser el mismo edificio donde se inició como periodista para el periódico La Bandera Federal en su segundo piso.

jueves, 13 de enero de 2022

AL TEATRO EN LA BOTIGA DE LA BALDA

 

Valencia estuvo sin comedias todo el tiempo que vivió Fernando VI y cuando Carlos III subió al trono la ciudad le expuso lo ocurrido. Por Real Orden, del 14 de agosto de 1760, volvió la representación de comedias. 

Y así lo hizo la ciudad de Valencia en un solar situado en un antiguo almacén de grano propiedad del marqués de Busianos frente al puente de la Trinidad, formando la primera manzana a mano derecha entrando en la ciudad por la puerta de la Trinidad. 

Empezó la representación el 23 de marzo de 1761, lunes y coincidiendo con el segundo día de Pascua. Pronto se adaptó la estructura en el interior del almacén, una estructura hecha en madera, poco estable y bastante insegura; cierto que se consideraba provisional pero era una temeridad, tanto, que a los ocho meses se suspenden las representaciones y las comedias. Los cómicos siguen haciendo momentáneamente sus funciones trasladándose al almacén del peso de la harina, cerca de allí, en el número 1 de la manzana 137, pero sólo por unos días porque el siguiente enero ya se había restaurado la Balda. 

Pero un hecho aconteció en 1778 en el teatro de Zaragoza la noche del 12 de noviembre, ardiendo el coliseo y muriendo el capitán general de Aragón junto a sesenta y siete personas más, recordando al gobierno de Valencia que la Balda era toda de madera. Así que en cuanto empezó el año se acabaron las representaciones y Valencia volvió a quedarse sin teatro. 

Entre idas y venidas, desde el  mismo momento de la apertura de la Botiga de la Balda, la representación teatral y de baile en la ciudad y hasta el teatro nuevo,  el Principal, fue de la siguiente forma: 

-Del 23 de marzo de 1761 al 23 de noviembre, en la Botiga de la Balda.

-Del 23 de noviembre hasta enero de 1762, en el almacén del peso de la harina.

-De finales de enero de 1762, hasta enero de 1779, de nuevo en la Balda.

-Paso de cuatro años sin comedias.

-De 1783 a mediados del 85, en el Grao (También teatro de madera provisional)

-Desde verano del 85 hasta el 16 de diciembre de 1789, en la plazuela de la calle Alboraya.

-A partir del 17 de diciembre, hasta el 17 de julio de 1832, por última vez en el almacén de la Balda.

-A partir del 24 de julio ya empezaron las representaciones en el teatro nuevo, refiriéndose éste al Principal de la calle las Barcas.

Texto de Amparo Zalve Polo

martes, 11 de enero de 2022

EL CENTENARIO HORNO SAN VALERO

 

 Doctor Serrano nº 7.- 2021.- Esteban Gonzalo

En el bajo nº 7 de la calle Doctor Serrano, en el barrio Ruzafa, está el centenario Horno San Valero donde se han sucedido cinco profesionales de las artes panadera y pastelera. Lo fundó Salvador Olmos cuando instaló un horno de leña en el bajo del edificio que le habían terminado de construir en 1914.

 Rosa y Jesús.- 2021.- Esteban Gonzalo

En 1973 lo tomaron en arrendamiento Gregorio Poveda Fraile y su mujer María Eugenia López García, quienes al jubilarse se lo cedieron a su hijo Jesús, quien con su esposa Rosa Cabrelles y su empleado Mario, continúan preparando y vendiendo pan con masa madre de fermentación lenta, deliciosas empanadillas, magdalenas, cocas de San Juan, roscones de Reyes, pastissets de moniato, mantecados de canela, napolitanas, y mucho más, con los que llenan el recoleto local para la venta, que es la antesala del obrador. Establecimiento donde llama la atención un esquemático gran reloj en la pared, que solo consta de las saetas para los minutos y las horas, que están escuetamente señalizadas.

 San Valero de 1914.- 2021.- Esteban Gonzalo

Los lunes son días de mercadillo matinal como complemento a lo mucho que se puede comprar en el cercano mercado municipal. La plaza Barón de Cortes y las calles Doctor Serrano, Carlos Cervera y Cura Femenía, adquieren destacado protagonismo, con la afluencia, mayoritariamente de compradoras, que tienen en el cercano horno lugar ideal para proveerse de pan, bollería y pasteles.

 Mario y Jesús en el obrador.- 2021.- Esteban Gonzalo

Salvador Olmos y continuadores fabricaron artesanalmente las galletitas de San Blas, que luego de ser bendecidas en el altar de ese santo en la iglesia de San Valero y San Vicente Mártir, eran vendidas en bolsitas de papel en la puerta del templo. La tradición y la fe en las galletitas continua pero las actuales bendecidas son fabricadas por un industrial panadero.

Fachada del horno.- 2021.- Esteban Gonzalo

Desde la fundación del horno el obrador está presidido por un panel de azulejos con la imagen de San Valero, patrón de Ruzafa, que se libró de su destrucción porque lo taparon durante la guerra 1936/1939.

Horno publicitado por su promotor en la parte superior de la fachada chaflán del edificio, con la particularidad que el “san” fue ocultado durante el periodo bélico mencionado.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

domingo, 9 de enero de 2022

VÍAS METÁLICAS PARA CARROS - 3

Las planchas o vías metálicas en el camino Nuevo del Grao.

Diseño de Meseguer. Revista de Obras Públicas, nº 1126.

Como hemos visto en anteriores entregas el mantenimiento del camino Nuevo del Grao era caro y además sus reparaciones eran muy repetitivas. En 1887 nuestro Ayuntamiento decide adquirir un rulo apisonador a vapor de procedencia inglesa que costó 16.000 pt. Como el Ayuntamiento no disponía de efectivo para dotar al camino de un buen adoquinado, el director de la Comisión de Caminos, Emilio Meseguer propone la instalación de un tramo de unos 200 m de prueba de planchas metálicas y comprobar si puede ser una solución al grave y costoso problema. Entonces, 1887, los ediles deciden probar una acción del nuevo rulo, se levantó todo el firme y se reconstruyó con ayuda del rulo con un costo de 60.000 pt, desafortunadamente sin ningún éxito, lo que hace que en enero de 1888 aprueben la instalación de un tramo de prueba de 200 m de vías de hierro para el tránsito de carros. 

Basado en el diseño del sr. Meseguer se trata de un carril de acero con forma de E girada con una anchura de 220 mm por raíl con una separación entre ejes de los raíles de 1.240 mm con la colocación de adoquines de rodeno entre raíles y a ambos lados con lo que resulta una calzada de 10 metros, entre dos vías metálicas para carros, una por sentido de marcha. 

Prueba Demerbe. Revista de Obras Públicas, nº 1126.

El problema era encontrar ese producto en un mercado que no lo tenía previsto, y Demerbe, un afamado fabricante de raíles belga propuso el acople de tres raíles de tipos estandarizados, y con ellos se realizó la prueba en 1889. Tras su rotundo éxito se convoca subasta para la adquisición de 5.500 m lineales de carril para cubrir en ida y vuelta del tramo desde el Cuartel de San Juan de la Ribera (pl de Zaragoza) hasta el desaparecido paso a nivel. La subasta se adjudicó por 225.445 pt a Francisco Montalt, que no pudo servir lo prometido, con lo que perdió la fianza. Se hizo una nueva subasta, que ahora ganó Demerbe en junio de 1891. A lo largo de 1892 se instaló la nueva vía en todo el recorrido con un costo total de 330.000 pt. El éxito fue total. 

Plancha definitiva de Demerbe. Revista de Obras Públicas, nº 1126.

Aplaudida por todo el gremio de carreteros y con un gasto de mantenimiento anual de 3000 pt en lugar de las 35.000 pt anuales anteriores, con lo que en unos diez años se amortizaba el gasto, con una vida estimada de 15 a 20 años, cuando la realidad nos ha llevado a unos 60 años de vida útil cuando fueron retirados. Fue una inversión muy bien amortizada. 

Postal de época que nos muestra el aspecto del camino del Grao.

En 1895 dado el éxito se dota de planchas metálicas al tramo entre el cuartel de San Juan de la Ribera hasta la embocadura del puente del Mar para facilitar el trabajo de los carreteros y bajar costes de mantenimiento, en el tramo que ahora forma parte de la Alameda.

El Ayuntamiento logra en 1897 la incorporación a València de los pueblos independientes de Villanueva del Grao, Pueblo Nuevo del Mar y Campanar. Inmediatamente se pone a trabajar en el ensanche y alineación de la calle Mayor del Grao. 

Ensanche que realizó el Ayuntamiento para adecuar el camino Nuevo del Grao en la zona del Grao, reforma finalizada en 1908.

En esta parte de camino del Grao, desde el paso a nivel hasta el puerto, se mantiene la anchura, pero aquí se adoquina toda la calle y los árboles pasan a las aceras dejando una muy amplia calzada, que atraviesan las vías de carros y las vías tranviarias. Como podemos ver en la siguiente foto. 

Foto del camino del Grao en la zona recién ensanchada, próxima al puerto. Autor desconocido.

Disponemos de parte de una curiosa nota impresa que el cónsul de E.E. U.U. en València Mr. Horace L. Washington remite a su país en la que transmite una muy clara idea de cómo se ha dispuesto la instalación de planchas metálicas para uso de la carretería entre Valencia y el Grao incluyendo hasta la forma de las vías.

Parcial de la nota del cónsul americano en Valencia.

La nota se convierte en algo más que curiosidad cuando sabemos que poco después de su envío en 1897, se instalaron en Chicago dobles vías para carros en calles de barrios de nueva creación, con una amplitud del carril de 178 mm (7 pulgadas) con idea de doble uso, para carros y para tranvías o riperts.

¿Copiaron la idea del Director de Caminos municipal Sr. Meseguer? O fue una curiosa coincidencia. 

Texto de Enrique Goñi Igual

viernes, 7 de enero de 2022

EL CENTENAR DE LA PLOMA

 


Archivo Municipal

El Centenar de la Ploma fue una compañía creada por Jaime I con la misión de estar atenta a la defensa de la Senyera, tantas cuantas veces saliera de la Casa de la Ciudad donde estaba instalada. Quiso el Conquistador que la compañía tuviese por patrono a San Jorge y sus participantes fundaron una cofradía en la iglesia del Santo, donde poseían una capilla en la que se podía observar una cruz y una ballesta, sus principales armas, por lo que también eran conocidos como “lo centenar del glorios Sant Jordi”.  

La compañía estaba formada por cien ballesteros, todos paisanos, tanto maestros como oficiales gremiales, que gozaban de múltiples privilegios. Como uniformidad portaban una sobrevesta de tafetán blanco que les cubría pecho y espalda, con una cruz roja de San Jorge a cada parte.

Su nombramiento era potestad de los Jurados y del Consejo General y como capitán ejercía este cargo el Justicia Criminal. Las Juntas se celebraban en su sede, lugar que tras su desaparición fue ocupado por el Teatro Principal, en cuyo recuerdo permanece la calle de Ballesteros, en tiempo antiguo de San Jorge.  

El entrenamiento de los ballesteros lo ejercían en un recinto junto a las Torres de Quart, conocido como Casa de la ballestería, mientras disponían de otro anexo a la puerta de los Judíos llamado Casa de la escopetería, donde los domingos ejercían el tiro al blanco, siendo premiados con una copa de plata quienes destacaban por su puntería. 

De los actos más festivos cabe recordar el del 9 de Octubre cuya primera celebración fue en su primer centenario, en 1338. Durante siglos se fue conmemorando con esta frecuencia, siendo la Real Senyera el mayor atractivo en el homenaje al rey conqueridor. 

La Real Senyera estaba armada por una celada y un murciélago, recreación metálica conocida como el Rat Penat. Para su mayor realeza se ideó que nunca debería inclinarse ante nadie, ni siquiera para cruzar una puerta. Y cuando debía salir de la Casa de la Ciudad, bien para acompañar a las tropas en defensa de la ciudad o para cualquier celebración, se colocaba un tablado de tanta altura como la de su puerta, cubierto de terciopelo, donde arriba se situaba el Racional para recibirla a través de un balcón y por medio de unos cordones la descendía al suelo, donde la tomaba el Justicia Criminal, su portador ante cualquier acto civil o religioso.  

Suprimida la compañía tras la guerra de Sucesión, tiempo después sobrevivió para actos festivos y con la misión para la que fue creada: proteger a la Real Senyera cuando recorría las calles de la ciudad, en especial para los actos del 9 de Octubre.

En la actualidad el Centenar de la Ploma es una institución cívica que tiene por misión agrupar a las personas que más se han distinguido por la exaltación y fomento de los valores del pueblo valenciano por todo el mundo, así como por la defensa y honra de la Real Senyera, nuestro símbolo más querido.

miércoles, 5 de enero de 2022

PASEANDO LAS BLANQUERÍAS

Un fétido olor de piel curtida sobrepasaba la muralla cristiana, y mujeres y hombres con los carros cargados de pieles y cueros, todas las mañanas atravesaban la pequeña puerta del muro bajando al río para así lavarlas. Atravesaban el Muro de la Blanquería. Era un oficio, el oficio gremial de blanquer, adobando, aderezando y curtiendo las pieles. 

El trazado definitivo de la calle se delimitó al derribar las murallas en 1865, convirtiéndose en un bonito paseo, calle Blanquerías, desde la Plaza del Portal Nou a las Torres de Serranos, con un bonito jardín, el de las Alameditas de Serranos. 

Un bonito paseo cargado de historia que comenzando en la Plaza del Portal Nou, ya nos acompaña el convento de las Carmelitas Descalzas de San José y Santa Teresa, que mientras estuvieron ocultas entre rejas se dedicaban a lavar y planchar los delicados ajuares de casaderas valencianas.

Tenían huerto de cipreses y laurel que comunicaban con la casa de María Jordán, una profesora de canto y piano, entre cuyos alumnos tenía a José Iturbi. 

Tiempo después pasó a manos del artista valenciano José Benlliure y Gil. 

Unos metros más adelante, La Gran Asociación de Asistencia Domiciliaria de Ntra. Sra. de los Desamparados desde 1853. 

Todavía a finales del siglo XIX el aroma de curtido permanecía porque quedaban  unas pocas fábricas.


Texto de Amparo Zalve Polo

lunes, 3 de enero de 2022

LA CASA DE LOS DRAGONES

1910 - Casa Eduardo Oroval (derribada sobre 1966) y Casa de los Dragones

En la confluencia de las calles Jorge Juan y Sorní llama grandemente la atención de los visitantes la Casa de los Dragones. Es de estilo modernista, diseñada por el arquitecto José María Manuel Cortina Pérez, terminada su construcción en el año 1901 y restaurada en 1990.

Era un conjunto arquitectónico compuesto por un edificio central con chaflán y puerta de acceso en la unión de las fachadas simétricas de las calles mencionadas, un tramo intermedio en cada extremo, y continuaciones con entradas en los números 3 de Jorge Juan y 6 de Sorní. Era, porque la prolongación de Sorní 6 fue derribada y sustituida en 1960 por una obra impersonal y de mayor altura. 

    El edificio actualmente.- 21-01-2020.- Esteban Gonzalo

Y suerte hubo que no le ocurriera al resto de la edificación como a otros valiosos ejemplares arquitectónicos valencianos por permitida especulación urbanística y falta de aprecio artístico en quienes debieron protegerlos.

 Fachada chaflán.- 01-11-2021.- Esteban Gonzalo

Destinaron los bajos para comercios, y entresuelo, primero y segundo pisos para viviendas. Situación que ha cambiado un poco, ya que en Sorní 4 hay en el entresuelo un estudio de estética avanzada y en el primer piso una clínica, y en la primera planta de Jorge Juan 3 un salón de belleza.

Adornos en el centro de la fachada chaflán.-01-11-2021

Llama la atención toda la fachada, pero principalmente la del chaflán, calle Sorní número 4, y los dos cuerpos intermedios laterales, donde el arquitecto condensó reconocimiento al progreso industrial, mitología, fantasía, y evocaciones a los estilos gótico y románico.

La bella puerta de madera del chaflán está enmarcada por dos columnitas, y dos más gruesas, una a cada lado y sustentadas por dragones, ascienden hasta la primera planta. Entre ambas un óculo medievalista, y encima, sucesivamente: una capillita con una esquematizada locomotora de vapor vista de frente y con una estrella dorada de cinco puntas, un dragón alado, y como culminación un angelote sobre un pequeño arco de medio punto.

Edificio intermedio en calle Jorge Juan.- 30-09-2021.- Esteban Gonzalo

La locomotora sobre la importancia del ferrocarril, que significaba el progreso potenciando la economía de los lugares que enlazaba, la estrella el emblema de los Caminos de Hierro del Norte de España (Norte), compañía que desde 1891 englobó en su explotación a la valenciana Almansa-Valencia-Tarragona (AVT) promovida por José Campo Pérez, el Marqués de Campo, y el dragón alado simbolizando rapidez, aunque para ello mejor un águila, como Demetrio Ribes proyectó en 1906 para la Estación de Norte que fue puesta en servicio en 1917. Y en la parte delantera del dragón una C, la inicial del primer apellido del arquitecto, letra que también puso en otras partes del edificio.

Jorge Juan nº 3.- 30-09-2021.- Esteban Gonzalo

Culminación almenada en esa fachada y en los tramos intermedios, en la calle Sorní el último, que tienen como adorno principal una gruesa columna adosada con un dragón, cuya cola llega a 1,25 m. de la embaldosada acera, con gesto de sujetarla, y sobre el capitel el mismo adorno ferroviario que en la fachada principal. La mitad inferior de ambas columnas con enroscadas ramas con rosas, y la superior estriada.

       Las tres partes en Jorge Juan.-01-11-2021.- Esteban Gonzalo

El chaflán y los intermedios totalmente de color ocre y en la restante edificación combinado con intercalados tramos de ladrillos, cara vista y de color rojo, entre los balcones de las dos plantas superiores. Asimismo, columnas desde el entresuelo como sujeción, real o figurada de los balcones del primer piso, y columnitas de adorno en la mitad superior del segundo piso.

Decoraciones completadas con rosas por doquier, y muy estimable rejería en ventanas, balcones, vestíbulos y escaleras. En la que comunica las cuatro plantas de Sorní 4, un dragón alado, apoyado en un jarrón con una planta, recibe a vecinos y visitantes, antes como protagonista y ahora en un rinconcito, obligado por la reciente colocación de un ascensor.

      Desde comienzo Jorge Juan.- 01-11-2021.- Esteban Gonzalo

Edificio, cuyo exterior está incluido en la ruta turística del modernismo en València, que Celia Romero, joven periodista en temática artística, describió en un artículo publicado en Cámara de Arte en el año 2019. Respecto a los dragones dice que son un recuerdo del arquitecto a la leyenda de San Jorge, que mató a un dragón, y entregó a la princesa que había liberado una de las rosas que habían brotado donde cayó la sangre del animal.

Cerca del azulejo indicativo de la calle Jorge Juan está la bella lápida de mármol colocada en reconocimiento y homenaje a Jorge Juan Santacilia (Novelda 1713 - Madrid 1773), famoso ingeniero marino, matemático y científico.

Dragón en calle Jorge Juan.- 01-12-2021.- Esteban Gonzalo

José María Manuel Cortina Pérez (Valencia 1868-1950) fue un importante arquitecto valenciano que diseñó edificios modernistas adornando sus fachadas con imaginación y fantasía mezclando estilos arquitectónicos. Desde 1892 fue arquitecto municipal de València, y posteriormente también de Gandía y Paterna.

La Casa de los Dragones, también conocida como Cortina II, es, seguramente, el más popularmente conocido de los edificios que proyecto, al estar ubicado en uno de los entornos urbanos más transitados del cap i casal.

El dragón de la escalera.- 03-12-2021.- Esteban Gonzalo

A pesar de no haberle prestado la debida protección a los bellos edificios que este arquitecto diseñó, con algunos bellos ejemplares derribados para la especulación constructora, quedan algunos en València (Félix Pizcueta 3, Caballeros 8, y Sorní 14, 23 y 33,…), Gandía, Paterna (un espectacular chalet), y otros municipios, entre ellos Ceuta, donde es grandilocuente la fachada de la también Casa de los Dragones.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel