lunes, 10 de diciembre de 2018

EL TRANVÍA SIN VERGUENZA


Foto Penalba, ca. 1966. 
Archivo Municipal de Valencia, referencia “penalba55”

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES TRANVIARIAS

La fotografía que justifica este título y este artículo está tomada justo en el bucle que se creó junto a las Torres de Serranos, que por cierto deberíamos llamarlas de los Serranos, es decir de la gente que viene de la sierra, por ser la entrada a Valencia desde el antiguo camino de Aragón, aunque también lo sea del camino de Sagunto y de la huerta norte de nuestra ciudad. El nombre no tiene nada que ver con el apellido Serrano o Serranos, sea de algún personaje militar o civil. Estamos, pues, junto a la antiga Porta dels Serrans.

Volvamos a los tranvías, según la foto podemos estar en cualquier verano desde 1965 a 1970, años en los que las paradas finales en la ciudad de las cuatro líneas a la Malvarrosa y a Nazaret y sus respectivas playas estaban en las Torres de Serranos o en la Gran Vía de Germanías. Lo más destacable de la foto no es la habitual cola que en época veraniega se hacía en esas paradas para ir a disfrutar de las playas, lo auténticamente destacable es el estado ruinoso del techo del tranvía, que el conocido fotógrafo Penalba tuvo a bien destacarnos al hacer la foto.

No comprendo que el Ayuntamiento de Valencia consintiera a la Sociedad Anónima Laboral de Transportes Urbanos de Valencia (SALTUV), engendro que entonces gestionaba los transportes públicos urbanos, la circulación de un coche en ese estado tan ruinoso y desagradable. Pero aquí está la foto, es innegable que en ese estado estaba circulando, dando un servicio público, sin que ni SALTUV ni el Ayuntamiento se avergonzaran por ello. Otro detalle a tener en cuenta es la colocación en la parte superior de la ventanilla correspondiente al cobrador, sentado de espaldas a la ventanilla, que era la zona donde se colocaban anuncios, de una página de algún periódico, posiblemente para dar sombra al sufrido cobrador. En aquellos años el aire acondicionado no existía en el transporte colectivo público de la ciudad.

Texto de Enrique Goñi Igual

sábado, 8 de diciembre de 2018

EL MERCADO DE VALENCIA A FINALES DEL SIGLO XVIII.

Archivo Esteban Gonzalo

Las participaciones de la lotería nacional del sorteo de Navidad del año 1974 de la Comisión Femenina de la Falla Carrera San Luis-Avda. Waksman de Valencia las embelleció el ilustrador Martínez Forment con una panorámica del Mercado de Valencia en el siglo XVIII, ocupando más de la mitad del espacio, con el complemento de una escena taurina, una barraca, las Torres de Serranos y un angelito de la suerte.

Participación de cuarenta pesetas, a repartir entre los números 13167 y 29978, que imprimió en color Imprenta Fenollera de Alboraya.

Falla con la rareza de tener números diferentes para las comisiones masculina, femenina e infantil.

Festejaron el cuadragésimo aniversario de su primera falla, siendo Fallera Mayor Encarna Molina Tatay y Presidente Eduardo Martínez Martínez.

Consiguieron el premio 18º de la sección 1ª C con el monumento efímero que les montó el artista Alfonso Díaz Tarazona con el lema Hores tontes.

Actualmente es la Associació Cultural Falla Carrera de Sant Lluis-Avda. Dr. Waksman

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

jueves, 6 de diciembre de 2018

PASAR EL RÍO TURIA EN BARCA

Foto autor desconocido. Barquera en Monteolivete. Por la cantidad de chabolas la situaría ca. 1940. Remember-València, pg. 1505.

QUÉ HACÍAMOS EN EL TURIA

Hacia los años `50 del siglo pasado todavía era posible cruzar el Turia en su tramo final en un par de puntos mediante una barca, que por un módico peaje te pasaba de una orilla a la otra. Si nos situamos en la zona de Monteolivete hacia la izquierda el puente más cercano era el del Ángel Custodio, edificado en los años ’40 del pasado siglo, el anterior más cercano era el de Aragón. Por la parte derecha también desde finales de los años ’30 estaba el de Astilleros para llegar desde Nazaret a la zona portuaria, hubo uno anterior de hierro muy cercano al actual de Astilleros o Nazaret, que desapareció definitivamente con la riada de 1949.

Teniendo en cuenta que en la zona de lo que hoy es av. Francia hasta el cauce del río estaba plagada de fábricas y almacenes hemos de pensar en los trabajadores que desde Monteolivete, zona de viviendas de bajo coste, que ocupaba desde el tramo final de Pedro Aleixandre, pl. Monteolivete y parte del desaparecido camino de las Moreras, que por su parte derecha estaba edificado casi hasta el desvío del antiguo camino a Pinedo y el Saler, era un buen nicho de obreros para las fábricas de la hoy av. de Francia. Pero para ir a trabajar había que cruzar el Turia. 

La vuelta por los puentes citados era un muy largo camino y pasar por el puente de Hierro del ferrocarril algo más cercano una pequeña aventura, pues había tramos que tenías que ir por en medio de las traviesas, era un puente ferroviario, no peatonal y la distancia tampoco era corta. Por tanto lo más práctico era buscar un vado, pero sólo era práctico en verano, y si éste era muy seco.

 Postal de época, ca. 1930

La solución eran un par de barcas una frente a Monteolivete y la otra junto al desaparecido puente de Hierro de Nazaret. En ambos casos estas barcas tenían una curiosa forma de desplazamiento, había un par de postes muy cercanos entre sí en cada uno de los lados, entre ellos pasaba un cable sujeto a su vez de un poste en cada orilla y tirando manualmente en uno u otro sentido se cruzaba el río. La imagen es casi autoexplicativa.

No me resisto a colocar otra imagen también de la zona de Monteolivete en la que además de la barca cruzando el Turia hay una gran multitud a ambos lados del cauce y que hace pensar en el día de la fiesta a la Virgen de Monteolivete, ya que si fueran las Pascuas el cielo estaría lleno de cachirulos. Al fondo el puente de Hierro ferroviario y más lejos las chimeneas de la desaparecida fábrica de levadura, junto al puente del Ángel Custodio.
  
Texto de Enrique Goñi Igual



martes, 4 de diciembre de 2018

MORRO DE VAQUES

Los Jurados - Grabado de la época

Desde el siglo XIV existía en el cap i casal la figura del verdugo, el encargado de ejecutar las órdenes de la justicia desde arriba del cadalso, personaje conocido con el nombre de “Morro de Vaques”, auxiliado en su trabajo por un ayudante que tenía como propio el de “Mala Ropa” o “Poca Ropa”.

Pasados unos siglos, el 9 de enero de 1673, los Jurados dispusieron para el Morro de Vaques una nueva función, la de perrero: el encargado de recoger de las calles los perros, gatos y otros animales muertos que quedaban abandonados por la ciudad.

Y por este trabajo retribuido con seis pesos al mes, se le proporcionaba, ademas, un jumento, ropa, y una escalerilla para colocarse sobre el sombrero, a semejanza que la de metal y en alusión a la escalera del cadalso, ostentaba cuando su función de verdugo.

Enseña que debía portar incluso cuando se vestía con ropa normal, y con la obligación, al igual que para su ayudante, de calzar guantes en las manos y portar un junquillo para tomar las cosas que compraban en el mercado.

domingo, 2 de diciembre de 2018

DE BAR TRANVÍA A MAYAN COFFEES



1892 - Alpargatería

Junto a las imponentes Torres de Quart, esquina con la calle Murillo número 54, resaltó hasta el año 2013 y a partir del anochecer el luminoso “Tranvía” que incluía un esquematizado vehículo. Correspondía a un bar que sustituyó en 1920 a una alpargatería para dar servicio, principalmente, a los viajeros del final y comienzo del trayecto de la línea de tranvía hacia Xirivella, Alaquàs y Torrent, y a partir de 1925 también al nuevo trazado hasta Quart de Poblet y Manises.

Dichas líneas fueron sustituidas por autobuses en 1963 y 1961, respectivamente, con cambio de lugar de partida y destino en Valencia, pero los sucesivos gestores del bar continuaron atendiendo a su fiel clientela tanto de la zona como de la ruta hacia el Mercado Central de barriadas que aumentaron grandemente su demografía desde los años cuarenta del siglo pasado.
MAYAN COFFEES.- 27-08-2018.- Esteban Gonzalo 

Con la razón social Mayan Coffees, desde el año 2014 lo gestiona Oscar Rodríguez, guatemalteco que sirve y vende, principalmente, excelente café de su país con tueste natural que realiza cada tres días. Aunque su comienzo fue sólo ofreciendo café ha aumentado sus ofertas para que los clientes puedan reponer fuerzas acompañando al ilustre brebaje.

TRANVÍA.- 21-01-1997   Esteban Gonzalo

Un bar donde en 1932, según me contó en 1997 Vicente Mondragón que lo gestionó en los años cuarenta, un carretero ganó una apuesta a varios parroquianos al conseguir que su rocín entrara hasta el mostrador para un comerse un churrito.   

Por su calidad cafetera Mayan Coffees se ha hecho un hueco de éxito en Valencia, lo que también alegra a Concepción, hija de Vicente Mondragón, al comprobar que continua pujante y adaptado a los tiempos el antiguo bar.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

viernes, 30 de noviembre de 2018

BUCLES Y ROTONDAS

Vista de la rotonda de las Arenas, ca. 1909. Al fondo las casetas de baños de la hoy av. Neptuno. Remember-València, pg 855. Autor desconocido.

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES TRANVIARIAS

En la época de los tranvías de caballos, al principio con vía única, por la que iba y volvía el coche de un punto a otro de la ciudad, cuando el tranvía llegaba a su destino final entre conductor y cobrador retiraban la caballería del frente y la pasaban a la parte trasera, lo que se llamaba cambio de lanza y ya estaba dispuesto para volver a su punto de partida. La lanza era la pieza de madera que se enganchaba al coche y en ella se uncían el caballo o caballos que arrastraban el tranvía. Si la vía ya era doble al anterior proceso se añadía el cambio del coche a la vía paralela a través de los desvíos en diagonal que siempre había en los finales de trayecto.

Una vez llegada la electrificación este procedimiento obligaba a duplicar los mandos en el coche motor, un conjunto en cada extremo, y así se hizo durante un tiempo hasta que se comprobó que si se instalaba un bucle o raqueta en que las dos vía eran simplemente la misma se ahorraban desvíos y además con un único puesto de mando crecía la capacidad de una plataforma y se ahorraba tanto en material eléctrico, controla de marcha, como en mecánico, freno de mano. Así sucedió en Valencia con las primeras series de tranvías eléctricos, y en las más numerosas, tipo 100 y tipo 200 en bastantes unidades fueron retirados de una de las plataformas todos los mandos de conducción, dejándolos con un solo sentido de trabajo, a partir de la instalación de bucles por una o varias calles y rotondas en varios destinos finales. Los tranvías tipo 200 cerrados, 400 y 500 tuvieron siempre un único punto de conducción.

Las primeras rotondas se instalaron a partir de la electrificación en la playa del Cabañal en 1906 y también en 1909 en el muelle de Levante, en el llamado paseo de Caro, curiosamente fueron los dos puntos de atracción de público veraniego más importantes de la red, tenían un importante trabajo de protección de las colas de espera del tranvía ante el sol, o una lluvia fuera de temporada en pleno verano o en cualquier momento.

Vista general de Las Arenas, rotonda a la izquierda de la foto, sobre 1920. Autor desconocido. Remember-València, pg 410.

La siguiente corresponde al Paseo de Caro, zona del muelle de Poniente del puerto, en la que estuvo el Club Nático hasta su traslado a finales del siglo pasado. Es de muy buen gusto y bello diseño, quizá pensada para la gente de buen nivel económico que frecuentaba los restaurantes que había junto al muelle en aquellos años ’20 del pasado siglo.

Postal de época, rotonda de Caro, ca. 1920.

Parcial de postal de época, ca. 1915. Rotonda llena de tranvías. 
Colección F. J. Matamoros.

También en zona playera hubo un final en raqueta sin edificio de protección del usuario en la playa de Nazaret, entre los entonces llamados balnearios de Benimar y Mar Azul.

Raqueta de la playa de Nazaret. Autor desconocido, ca. 1960. 
Remember-València, pg (III) 392.

En la Valencia de la posguerra realmente solo quedaron dos finales de línea que no tenían raqueta o bucle, el de la línea nº 11 en la estación del Pont de Fusta, solucionado con un cerrado bucle ante la estación en 1942 y el de la calle de Sagunto, líneas nº 6 y 16, al final de la calle del mismo nombre, frente al colegio Salesianos, donde había que cambiar de vía y además mover a mano el remolque para llevarlo a la parte trasera del coche motor, como podemos ver en la siguiente foto.

Calle Sagunto, frente a Salesianos. Foto autor desconocido, ca. 1955. 
Blog Rails i Ferradures.

En cuanto a las líneas interurbanas ni la de Silla, Manises, Godella y Puebla de Farnals tuvieron bucle, solamente la de Torrente lo tuvo de tipo rotonda en la plaza que comienza el ajardinado paseo hacia el Vedat.

Texto de Enrique Goñi Igual

miércoles, 28 de noviembre de 2018

DE GREMIO A COLEGIO DEL ARTE MAYOR

Detalle de la escalera del ya llamado Colegio del Arte Mayor de la Seda. 
Se atribuye a Pere Compte.

Fue en 1686 cuando por una disposición real el Gremi de Velluters recibió el nombre de Colegio del Arte Mayor de la Seda, con una nueva ordenanza para su régimen y buen gobierno.

Al mismo tiempo se creó un reglamento técnico para la fabricación de las telas que constaba de 46 artículos que se referían a las "telas llamadas terciopelos y rizos de tres pelos, rizos de hierro alto y bajo de dos pelos, terciopelo liso de dos pelos, terciopelos labrados de dos pelos, felpilla alta y baja, felpas de dos caras, felpas gualtadas y obradas, piñuelas llamadas terciopelados o entretiempo, felpillas de un pelo, damascos, rasos listos altos, entrealtos y bajos, raso bordado, pasado torzal de seda, o espolines de dos cabezas de torzal, rasos obrados, rasos alistados de muestras, brocateles, gorgueranes de torzal, gorgueranes chamellos y ormesines lisos, obrados y de aguas, setinelas y sargas de toda seda, setinelas y sargas de filoseda, estambres o aldúcar, tafetanes dobles, tafetán doble, llamado espolín, buratos de seda, buratos de seda y lana, anafayes, tafetán doble obrado, llamado catalufa o bordadillo, tafetanes entredobles, mantos de Sevilla, mantos de torzadillo llamados requemados, mantos de humo, burato claro para velos, ormesines, pañuelos, raso de oro pasado, rasos y brocados con flores de seda, oro y plata, jergas de plata y grana dobles, telas de plata y oro fabricadas con cuenta de gorgueranes y punta de sarga, telas de plata y oro que se fabrican con cuenta de tafetán, tela pasada o bordada, tela de plata que llamaban sarga de plata o verguilla, alamas de agua de plata, rastaños de oro y plata, relámpagos o lámparas de plata y oro, sargas ligadas de oro y plata para ornamentos sagrados, jergas, sencillas de oro y plata y velillo de plata."

Y se completaba la ordenanza con la puesta al día de las tarifas a pagar por los aprendices que estaban dispuestos a obtener el titulo de maestro.

lunes, 26 de noviembre de 2018

EL BALCÓN DEL AYUNTAMIENTO

Foto actual de Esteban Gonzalo

1967 - Ha cumplido 51 años como un añadido arquitectónico para tribuna presidencial en sustitución de la estructura metálica de quita y pon que diseñaron en los años cincuenta Román Jiménez y Emilio Rieta para presidir actos falleros, desfiles, bajar erguida la Senyera el 9 d’Octubre y otros actos. Fue construido entre 1965 y 1967 bajo la dirección del arquitecto municipal José Luis Testor Gómez, adaptando el diseño realizado por Francisco Mora Berenguer, arquitecto fallecido en accidente de automóvil en 1961, como obra perenne y para evitar el poco estético montaje provisional.

Gran balcón integrado en la parte central inferior de la fachada terminada en 1930 cuyo gran saliente está apoyado sobre dos pares de columnas dóricas.

Lo inauguraron siendo alcalde Adolfo Rincón de Arellano y Fallera Mayor María Dolores Palmero Salcedo, y coincidió con el año en el que se adelantó al día 15 la planta de las fallas y comenzó a celebrarse la Cabalgata del Reino.
Balcón y Falla Municipal 1987.- 
ValenciaBonita.es emed-el-taller-de-manolo-martin

Combinando recuerdo-homenaje y publicidad política, en 1987 fue plantada en la entonces plaza del País Valenciano y posteriormente del Ayuntamiento una falla realizada por el artista Manolo Martín según guión de Manuel Vicent y boceto de Santos Llobell. Reprodujo la fachada principal con un balcón repleto de ninots representando a muchos personajes valencianos entre ellos al alcalde Ricardo Pérez Casado y la Fallera Mayor Carmen Mollá Bau.
Esbozo de la falla.- Distrito Fallas 1987

Hubo división de opiniones por el innovador monumento y dificultades para su cremá al estar plantado más cerca de lo habitual de las fachadas de Establecimientos Barrachina y del Ayuntamiento.

El balcón de la falla iluminado. Distrito Fallas 1987.

Desde la inauguración del balcón fijo aumentó su utilización hasta convertirse en un icono de la ciudad con ilustres visitantes, epicentro fallero por excelencia, lugar para que reciban el homenaje popular los protagonistas de éxitos deportivos,….Un gran mirador para residentes y turistas, medio millón en tres años, desde que en junio de 2015 se abrieron a las visitas públicas los salones de Cristal y de Plenos, el refugio antiaéreo y el Museo Histórico.

Fachada municipal a una plaza con ampliaciones, remodelaciones y nueve cambios de nombre en su larga historia: San Francisco (1423-1840), General Espartero (1840-1843), Isabel II (1843-1868), de la Libertad (1868-1874), San Francisco nuevamente (1874-1899), Emilio Castelar (1899-1939), del Caudillo (1939-1979), del País Valenciano (1979-1987) y del Ayuntamiento hasta ahora.

Más historia del Ayuntamiento en Valencia blanco y negro del 25-08-2013

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

sábado, 24 de noviembre de 2018

UN TRANVÍA PASÓ EN DOBLE VÍA POR TODA LA CALLE DE QUART

Postal de época datada en 1910.

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES TRANVIARIAS

 Los que somos muy mayores recordamos el paso de los tranvías por la calle de Cuarte o Quart en doble vía por la parte de calle que va desde la Gran Vía de Fernando el Católico a Mislata, cruzando el camino de Tránsitos, pasando ante la cárcel Modelo, teniendo en cuenta que las calles de Castán Tobeñas y de San José de la Montaña anteriormente eran parte de la calle de Cuarte, aunque como mejor referencia se le denominaba Cuarte extramuros, pero hubo un tiempo en que también lo hizo en doble sentido desde las Torres de Quart hasta la Gran Vía como podemos comprobar en la foto siguiente, tramo que fue de doble vía hasta que se utilizó la calle de Borrull para ir hacia el centro desde la Gran Vía.

La siguiente imagen nos deja ver un tramo más alejado que la postal anterior, debe estar tomada la foto desde después del cruce con la Gran Vía, que por cierto todavía no se había abierto todavía, justamente la parte ajardinada a la izquierda podría corresponder con la propia Gran Vía de Fernando el Católico. A la derecha se aprecia perfectamente la antigua iglesia conventual de san Sebastián y al fondo las torres de Quart.

Fotografía de autor desconocido, ca. 1910. Remember-València, pg. 147.

La foto siguiente, por cierto de triste aspecto, nos sitúa en la plaza de santa Úrsula, a espaldas de las torres de Quart. La finca del fondo existe todavía y la posición de la ballesta o trole del tranvía al fondo de la imagen nos permite fijar el sentido de marcha del tranvía, hacia la Bolsería. Y como conocemos que entre los años 1918 y 1932 la nueva línea eléctrica Ruzafa-Bolsería-Matadero circuló entre el Mercado y las Torres por las calles Bolsería y Quart en doble sentido con doble vía, (hasta entonces la línea que utilizaba ese trayecto lo hacía con vía única) está claro que la foto se puede situar en cualquier año entre ellos. A partir de 1932 desaparece la doble vía en Bolsería y el tramo de Quart ya que el sentido de entrada lo hacían los tranvías utilizando las calles de Murillo y Carda entre las Torres y el Mercado, por cierto actualmente estas calles los autobuses las recorren al revés, como salida desde el centro. 

Foto autor desconocido. Remember-València, pg. 803.

Casualmente he recuperado una nueva imagen de las torres de Quart en la que también la ballesta del tranvía nos indica que desde la Gran Vía de Fernando el Católico, atravesando Guillem de Castro se dirige hacia la Bolsería por la calle Quart, aprovechando la doble vía.

Foto autor desconocido. Remember-València, pg. 29.

Como dato interesante para los curiosos, está claro que para pasar bajo las Torres en cada lado las dos vías se unían, separándose nada más atravesar la puerta. Asimismo debido a lo cerrada que era en aquellos años la curva que la doble vía tenía entre Bolsería y Quart para facilitar su paso se imbricaron las vías una entre otra como en la curva del Miguelete.

Texto de Enrique Goñi Igual

jueves, 22 de noviembre de 2018

CÁTEDRAS EN EL COLEGIO SAN PABLO

Claustro Colegio San Pablo


Hasta el año 1673 era la Universidad de Valencia quien otorgaba los correspondientes títulos a los alumnos que superaban la nota exigida.

Sin embargo, era una constante de los jesuitas alcanzar el mismo atributo, pero la presión dominica durante más de 100 años impidió el propósito.

Llegado este año, se autorizó a la Compañía de Jesús el privilegio deseado, y desde el Colegio de San Pablo, en virtud de la pragmática proclamada, se empezaron a otorgar los mismos títulos que hasta entonces reconocía la Universidad en exclusiva.

Fue determinante el descenso de alumnos universitarios por la superior enseñanza jesuita en todas las cátedras, salvo en la Facultad de Medicina, que gracias al prestigio de sus catedráticos seguía aumentando todos los años el número de su alumnado.

martes, 20 de noviembre de 2018

DE ESTACION A PARQUE, BIBLIOTECA Y CENTRO PARA MAYORES


Valencia-Jesús.- 28-09-1987.-   Esteban Gonzalo

La explanada que ocuparon entre 1962 y 1988 las vías de la estación Valencia-Jesús con fachada a la avenida César Giorgeta la ajardinó el Ayuntamiento de Valencia teniendo en cuenta sus potenciales y más asiduos visitantes, niños y mayores. Para los primeros se habilitó un parque infantil que incluyó un tren estático y para los mayores una zona de descanso cubierta con una larga marquesina metálica que está decorada con veintiún escudos cerámicos en representación y homenaje a las estaciones y apeaderos que atendían los trenes entre la citada terminal ferroviaria y el final de trayecto en Villanueva de Castellón, en la Ribera Alta. Marquesina diseñada por el Servicio Municipal de Jardinería siguiendo el trazado en curva de una de las vías que hubo.

 Jardín el 13-12-1998.- Esteban Gonzalo

El edificio para viajeros sustituyó en 1962 al de 1893 y atendió la salida y entrada de trenes hasta el 27 de septiembre de 1988. Después diez días con autobuses realizando transbordo en la estación de Paiporta y el día 8 inauguración y apertura al servicio público del tramo soterrado Ademuz(Empalme)-Soriano. Sin embargo, la soterrada estación Jesús tuvo que demorar su entrada en servicio hasta el 27 de enero siguiente, ya que durante su construcción tuvieron que solucionar problemas hídricos. 

Escudos en la marquesina.- 13-12-1998.- Esteban Gonzalo

Aunque sin trenes la actividad ferroviaria continuó en Giorgeta con el Puesto de Mando Centralizado para controlar y regular las circulaciones ferroviarias hasta su traslado en 1995 a las nuevas instalaciones junto a la estación Valencia Sud.

Panorámica desde el sur del jardín.  29-05-2018.-  Esteban Gonzalo

Posteriormente adaptaron la primera planta de la ex estación para la biblioteca municipal “Germana de Foix”, el bajo para el Centro de Actividades para Personas Mayores “Carmen Gracia” y donde estuvieron las vías para el jardín que terminaron en 1998.

Un pequeño pulmón verde encuadrado entre la avenida César Giorgeta y las calles Carcagente, Jerónimo Muñoz y Uruguay.

Panorámica del jardín.-  10-08-2018.- Esteban Gonzalo 

Robles australianos, almeces, árboles botella, naranjos, palmeras datileras, ficus liquid o laurel de indias, cedros del Atlas, cinco olivos centenarios y hasta un árbol del amor, conforman un pequeño jardín botánico para oxigenarse y descansar grandes y chicos. 

Texto y fotos de Esteban Gonzalo Rogel

domingo, 18 de noviembre de 2018

EL TRANVÍA PASO POR NÁQUERA Y PLAZA LOS PINAZO


Se ve la vía procedente de la calle Náquera, que con una suave curva se dirige a la puerta de las torres. Autor desconocido.
 Remember-València, pg 1644.

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES TRANVIARIAS

 La calle Náquera está situada frente a las torres de Serranos y por ella se llega a la pl. Cisneros, pl. Nules y Conde de Almodóvar (buen recorrido histórico) justo aquí comenzó en sus inicios la línea tranviaria que unió Valencia con Burjasot y Godella, pueblo este último en el que la línea pese a su nombre jamás llegó a entrar, se quedaba justo en el borde de su límite municipal. Lo más curioso era que las vías pasaban justo por debajo de las torres de Serranos y desde allí enfilaban el puente de Serranos y por orilla del río buscaban el antiguo camino de Burjasot, hoy avenida. La línea era toda de vía única con apartaderos para los cruces.

Estamos en la plaza de Los Pinazo entonces del Picadero, claramente en obras de adoquinado, la calle del fondo es poeta Quintana, en el edificio del frente ahora radica Uterqüe y quién diría que el edificio de la izquierda es hoy El Corte Inglés.

La vía viene de Colón y va a Poeta Quintana. Foto autor desconocido ca. 1885. Remember-València, pg 1749.

Por la vía que se ve circularon desde 1885 hasta 1889 los tranvías de caballos de la Sociedad Valenciana de Tranvías (SVT) correspondientes a la línea de Circunvalación, que excepto en el tramo desde pl. Los Pinazo hasta pl. Tetuán seguía fielmente el trazado de las antiguas murallas que rodearon Valencia casi 500 años. A partir de 1889 la línea abandonó este recorrido pasando a continuar por la calle de Colón, a la vez que pasa de vía única con apartaderos a doble vía. Algún año más tarde, en 1893 otra línea que también venía de Poeta Quintana, pero ahora seguía por Isabel la Católica, volvió a utilizar esa plaza, se trataba de la línea Ensanche de Ruzafa al Carmen y que también era de caballos, en este caso de la Compañía General de Tranvías (CGT),

Texto de Enrique Goñi Igual

viernes, 16 de noviembre de 2018

EL PROYECTO GUELDA

Grabado

Fue en 1679 cuando se concedió a la ciudad de Valencia, por Real Orden, el derecho al tráfico de mercancías por vía marítima, lo que creaba la necesidad de hacer frente a las obras que permitieran ejercer esta actividad, cuando en su zona marítima no se daban las condiciones, toda vez que su puerto no ofrecía el necesario refugio para las naves dedicadas a este comercio.

Finalizaba el siglo y ninguno de los proyectos lograron su objetivo. Los embates del mar destruyeron las obras de piedra de Guelda de 1688, al igual que el proyecto del genovés Cortilia de 1695. 

Se hacía pues necesaria la ampliación y mejora para dar acomodo a las naves que desde 1679 llegaban al "cap i casal". Fue en 1698 cuando se aprobó un nuevo proyecto, fracasados los anteriores. 

Sin embargo, tuvieron que pasar más de 100 años para la construcción del puerto con las mínimas garantías y que por la ausencia de éstas, cuando la firma del Decreto de Libre Comercio de Carlos III, condicionaron en 1765 la no inclusión del puerto de Valencia entre los beneficiados, entre los que se encontraba el de Alicante que reunía mejores condiciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...