domingo, 30 de diciembre de 2018

AGLOMERACIONES - II


Foto autor desconocido, ca. 1946. Remember-València, pg. (III) 225.

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES TRANVIARIAS
Como ya vimos de vez en cuando se producen aglomeraciones en Valencia que actúan en contra del servicio público, en nuestro caso de los tranvías. Aunque algunas de ellas son a fecha fija, como las Fallas, las procesiones del Corpus, la Virgen, de Semana Santa. Aquí corresponden algunas de época más reciente, de la posguerra.

Esta aglomeración se sitúa en pl. Tetuán, ante la sede de Gobierno Militar, ya se observa alguna mujer y curiosamente deja libre la Glorieta, así sólo perjudica a la línea nº 5 de Circunvalación, el resto de líneas pueden rodear la Glorieta.

La siguiente aglomeración es de tipo religioso, de la Semana Santa Marinera, el Encuentro en el Grao, av. Puerto junto a Telefónica y cine Benlliure, hay varios tranvías detenidos esperando poder seguir su itinerario.  Se interrumpe la comunicación entre la ciudad y los Poblados Marítimos.

Foto Calvo, ca. 1950, av. Doncel Luis Felipe García Sanchís (Puerto)

Ahora estamos en la pl Caudillo (Ayuntamiento), durante las Fallas y hay una densa aglomeración de tranvías, y lo que es más raro de automóviles, dada la época, sobre los años ‘50 y ya con baja intensidad de personas excepto en la isleta de parada de tranvías. En la plaza sobresalía la “tortada” del arquitecto valenciano Goerlich y la Telefónica aún no había crecido toda hacia arriba, solo era entonces de cuatro pisos.

Foto autor desconocido, ca. 1955. Archivo histórico Municipal.

Otro punto de ambiente religioso que en el segundo domingo de mayo, día de la Virgen de los Desamparados veía pasar intermitentemente los tranvías era la plaza de la Virgen. Entre la misa de Descubierta, la de Infantes, el Traslado y la Procesión por la tarde no había tranvía de las líneas nº 6, 11 o 16 que pudiera hacer su recorrido por la zona entre las torres de Serranos y la pl. de la Reina.

Postal de 1964. Pl. de la Virgen.

Finalmente vemos una aglomeración de tranvías en la av. del Puerto a la altura del paso a nivel de las vías ferroviarias a Barcelona, cruce que pasó a ser subterráneo justo después de haber desaparecido los tranvías, lo que quiere decir que durante toda la existencia de los tranvías antiguos de Valencia existió el dichoso paso a nivel y se montaron colas más o menos largas cada vez que se colocaban las cadenas o más tarde bajaban las barreras para cortar el paso a los vehículos que transitaban por la avenida, incluidos los tranvías, ojo en el inmediato camino Viejo del Grao (Islas Canarias) pasaba lo mismo, y también tuvo paso de tranvías hacia el Puerto y Cabañal desde 1892 hasta 1932. Recuerdo esperas de diez minutos en el maldito paso a nivel.

Foto Manuel Cuenca. 1966. Paso a nivel av. Puerto.

Como una curiosidad más la anterior foto la tomó el compañero de aficiones ferroviarias Manuel Cuenca desde un tren procedente de Barcelona a su paso por el punto indicado. Gracias Manuel.

Texto de Enrique Goñi Igual.

viernes, 28 de diciembre de 2018

MARTÍN EL HUMANO EN VALENCIA


Archivo Municipal

Transcurrían los días de un octubre de 1407 cuando en ocasión de la visita al “cap i casal” del rey Martín el Humano, el Consejo de la ciudad solicitó el 15 de aquel mes al monarca la aprobación para el establecimiento de la “Taula de Canvis”, decisión real que tuvo lugar de forma inmediata: el 19 del mismo.

De la redacción de su cometido se encargó Bernat Metge, secretario del Rey, cuya acta fue firmada el día siguiente, en la que se exponían los siguientes puntos:

1º Autorizar al consejo la fundación de la Taula.

2º Que los cargos sean jurados y afianzados.

3º Que las rentas y bienes de la ciudad respondan de los depósitos.

4º Que bajo ciertas sanciones se consignen en la Taula las sumas depositadas en poder de los funcionarios.

5º Se autoriza a los Jurados para que formen los estatutos por los que debe regirse la Taula.

6º Se conmina con la imposición de 2.000 florines de oro a los contraventores del privilegio concedido a perpetuidad al municipio de la ciudad.

Y fueron los Jurados, el Síndico y el Consejo quienes declararon establecida la institución bajo el nombre de “Taula de Canvis de la Ciutat de Valencia”.

No faltó para su constitución la presión de los grandes prebostes de la ciudad: los máximos representantes del poder económico visionados en las figuras de Joan Roig -que había expandido su actividad mercantil por Castilla y Aragón- por la del banquero converso Villalonga, y en la del naviero del Mediterráneo Visent Boluda, cuyos ejemplos a seguir era el máximo acicate para los gremios valencianos.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

UN TRENET EN ALQUERÍAS


Foto años ochenta en Alquerías.- colección Julio Cob.

En los años ochenta del pasado siglo hicieron una fotografía del apeadero Alquerías con la parte delantera del automotor eléctrico nº 12 de los Ferrocarriles Eléctricos de Valencia, denominación entonces de la red de vía estrecha que con cabecera en la Estación Pont de Fusta gestionó la entidad estatal FEVE hasta que en 1986 traspasó la explotación a la Generalidad Valenciana.

Apariencia moderna, con recarrozado metálico y mejoras de acomodo para los viajeros, de un antiguo automotor construido en 1928 por la valenciana Lladró Cuñat de Almàssera con caja de madera y motorización General Electric.


El 12 en los años cuarenta casi totalmente en versión original.- 
Colección Francisco Llabata.

Tanto este tren como otros cinco remozados y los cuatro en versión original quedaron fuera de servicio en las líneas de la zona norte tras la inauguración del soterramiento Empalme-Soriano el 8 de octubre de 1988, con cambio de la tensión de alimentación de la catenaria a 1500 voltios en las líneas a Bétera y Llíria, y la prestación de servicios con trenes más modernos en las líneas de Grao y Rafelbunyol que entonces continuaron con la tensión de 600 voltios.

Alquerías estaba ubicado entre el también apeadero Benicalap y la estación Empalme, en el punto kilométrico 3,143 desde la estación central Pont de Fusta. 
  
Texto de Esteban Gonzalo Rogel

lunes, 24 de diciembre de 2018

EL MERCAT DE VALENSIA


Llega la Navidad y es el Mercado Central donde se concentran los valencianos para la compra de las mejores viandas para celebrar torno a la mesa familiar  instantes felices de una fiesta que ha esquilmado sus bolsillos. Pero la ocasión lo merece. 

Pero la tradición viene de antiguo, cuando los pequeños toldos cambiaban el aspecto de una alargada plaza y al mismo tiempo cobijaban los puestos que ofrecían los productos de la huerta valenciana de la mano de singulares personajes que igual llegaban de los campos de Campanar, que de la Albufera o del marítimo.

Vemos en el auca impresa en Xativa en 1881, titulada "El Mercat de Valensia", mediante cuarenta y ocho viñetas en lengua valenciana, todo el tipismo que se agrupaba y con mayor énfasis "els dies de Nadal". Pero que también recorrían las calles de  la ciudad el resto del año.

     

sábado, 22 de diciembre de 2018

EL APARCAMIENTO DE LA PL. BRUJAS Y LA PARADA DEL TRANVÍA DE EL MERCAT

Parcial del folleto publicado por FGV en el que se ve una sección de la parada Mercat de la línea T2 y del aparcamiento situados bajo la plaza de Brujas.

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES TRANVIARIAS

En esta particular ocasión me he permitido un avance en el tiempo de Valencia en Blanco y Negro, y paso a comentar sobre los actuales tranvías de València, es decir los de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) En estos días en que se acaba de inaugurar el nuevo-viejo aparcamiento de la plaza de Brujas, junto al Mercado Central, me han venido a la memoria las obras empezadas hace tantos años a través de las cuales se reformaba y ampliaba el antiguo aparcamiento de la plaza a la vez que se le añadía más abajo una parada de la futura línea de tranvías parcialmente subterránea, que aunque parecido no es lo mismo que una línea de metro.

Como podemos ver en los diseños del folleto que se distribuyó hace unos diez años eran cinco pisos de aparcamiento y bajo ellos había un par de pisos más, el sexto con el vestíbulo de distribución de entrada y salida de pasajeros, las taquillas y ascensores y por fin el séptimo con los andenes para la parada El Mercat de la entonces llamada línea T2 de tranvías.

En otra parte del folleto en un plano se presenta resaltado con doble trazo el itinerario de la línea T2, que discurría desde la antigua estación de Pont de Fusta hasta Nazaret, siendo la parte subterránea la comprendida entre Pont de Fusta donde iniciaba su descenso hasta mitad de General Urrutia donde emergía para ir desde allí en superficie hasta su final en Nazaret.

Parcial del plano de la proyectada línea de tranvías T2, y red de metro y tranvías de FGV.
Rápidamente vemos que es una línea que atraviesa el centro histórico de la ciudad de norte a sur, y luego se prolonga por Russafa, Ciudad de la Artes y las Ciencias y enlaza con Nazaret. Dotada de seis paradas subterráneas en los puntos neurálgicos de la ciudad el éxito de la línea está más que garantizado, pero su coste nos aparece hoy como desproporcionado, o no, todo depende desde donde se mire. A todos los efectos esta línea es hoy la línea nº 10.

Conocemos que la obra de las estaciones de El Mercat, Alicante y Russafa, junto con la del túnel desde Alicante hasta General Urrutia está construida, la línea hasta Nazaret también en lo básico, pero lo más gravoso que falta es el túnel desde Pont de Fusta hasta Alicante y las paradas de Els Serrans, El Carme y Xàtiva que están por hacer. Hay una inversión de muchos millones en la línea nº 10, que se debe aprovechar, pero faltan muchos más millones. De hecho se nos ha anunciado, que con ayudas europeas en un par de años se pondrá en marcha lo construido desde Alicante hasta Nazaret. Por descontado esta parte no puede tener ni la rentabilidad social ni económica de la parte que falta, pero más vale algo que nada.

Dado que soñar no nos cuesta dinero, y además es bonito, completar este eje norte-sur con otro este-oeste desde BioParc-Campanar y Botánic a Alameda y orilla norte del Turia a Puerto, podríamos vaciar València de coches y de muchísimos autobuses de la Empresa Municipal de Transporte (EMT)

Texto de Enrique Goñi Igual

jueves, 20 de diciembre de 2018

TURRONES LOS GOLOSOS


Para recuperar expositivamente un tramo de la muralla islámica del siglo XI han derribado los edificios números 7 al 13 de la calle Salinas, un enlace, angosto en su último tramo, entre el Portal de Valldigna y la calle Caballeros, en el centro histórico de Valencia. Está a la espera de su demolición el inmueble del número 5, mientras que los restantes de la calle están restaurados, en fase de recuperación o de etapa preparatoria.

En el bajo de la casa número siete estuvieron fabricando turrones y caramelos con la marca Los Golosos entre 1880 y 2010, año en el que José Carrasco Fernández, que había comprado la empresa en 1992, por coste de alquileres trasladó la producción a Celeplame, su empresa en Moncada, donde continuó con los turrones y chocolates hasta cuatro años después y sigue con los caramelos. 

De la empresa, que pasó largamente de centenaria, está en activo la marca con intentos del Sr. Carrasco para recuperar competitivamente la fabricación de turrones.

En Celeplame S.L., fundada en 1986, se dedican a la preparación de hierbas medicinales, caramelos aromáticos, jabones y miel para herboristerías y tiendas de recuerdos.

La antigua calle de Les Costureres, pasó a ser de Salinas cuando a partir del siglo XVI vendían sal en un establecimiento denominado “alfolí”, según Salvador Raga en su blog.

Texto y fotos de Esteban Gonzalo Rogel.

martes, 18 de diciembre de 2018

PORTAL DE VALLDIGNA

Archivo Rafael Solaz


Ya construida la muralla cristiana, en el anterior cerco árabe se había abierto un paso próximo a la puerta musulmana de la Culebra para facilitar el tránsito a la “morería”, que fue denominado como portal de Valldigna.

Colindante, un ilustre valenciano, don Joaquín Madroño, habitaba la casa anexa y en 1678 consiguió permiso del consejo de la ciudad para prolongar su vivienda mediante una galería que iba a discurrir por lo alto del paso.

Su ejecución sorprendió por su rapidez, cambiando satisfactoriamente el aspecto del portal, que, con la mejora, había adquirido un mayor realce.

domingo, 16 de diciembre de 2018

PESCAR ANGUILAS


Postal de época, ca. 1920.

QUÉ HACÍAMOS EN EL TURIA
Lo mismo que unos aprovechaban el río para trabajar, otros muchos lo hacían para disfrutar de sus aficiones. Es el caso de la imagen siguiente en la que llegamos a ver hasta cuatro pescadores, de anguilas, nos dice el texto de la postal.

Los vemos tranquilamente sentados bajo uno de los históricos puentes de piedra de Valencia, aparentemente el del Real. Para cumplir con la tradición, en la foto hay hasta mirones. Pese a todo nos queda la duda de que si los pescadores lo hacían por disfrute o para su posterior venta, de todas maneras el caso es que había peces para pescar y damos por hecho que se pescaban en el Turia.

Texto de Enrique Goñi Igual

viernes, 14 de diciembre de 2018

1893-2018.- EL TRENET DE TORRENT CUMPLE 125 AÑOS.


VALENCIA JESÚS.- Años cuarenta. Llegando procedente de Villanueva de Castellón. Auto anónimo. Colección Esteban Gonzalo.

Si no fuera por los atuendos del soldado, de las personas mayores y de los niños en la imagen tomada en los primeros años cuarenta por un autor anónimo en la estación Jesús de Valencia, la escena podría ser de decenios anteriores en el ferrocarril que el 11 de Noviembre de 1893 fue abierto al servicio público hasta el km. 8,4 en Torrent y en 1915 llegó a Villanueva de Castellón, ya que el tren que está finalizando su viaje está compuesto por una de las siete locomotoras de vapor suministradas por la británica Kerr Stuart entre 1892 y 1911 y el furgón y los coches de viajeros, todos de dos ejes, son de la época inaugural o de los similares comprados a Lladró Cuñat de Almàssera en 1914. Incluso el farol es de tipo gas, aunque posiblemente donde estaba la camisa para la combustión ya había una bombilla eléctrica.

Detrás de un muro se ve parte del depósito para las locomotoras de vapor, y los árboles del andén, plátanos de sombra de crecimiento lento, tenían 25 años.

Trenes de vapor que a partir de 1933 compaginaron servicios con autovías, sólo con éstos en 1939, pero tuvieron que retornar a las vaporosas en los años cuarenta, totalmente en 1947 y parte del año siguiente, por falta de cupo de gasoil. Década en la que por escasez de carbón o mala calidad del suministrado, con frecuencia alimentaron el hogar de las locomotoras con leña y lo que encontraban si se paraba el tren en el trayecto.

Deteniéndose en estaciones y apeaderos los trenes con tracción de vapor realizaban el recorrido de 52,4 kilómetros entre Valencia y Villanueva de Castellón en dos horas y media, y los autovías en una hora menos.

El Ferrocarril de ancho métrico entre Valencia y Villanueva de Castellón y el ramal de Nazaret, éste suprimido a partir del 14 de Octubre de 1957, fue el resultado de la unión de tramos construidos de tres concesiones a Juan Isla Domenech para la Sociedad de Carbones Minerales de Dos Aguas y Ferrocarriles del Grao de Valencia y Turis.

El 11 de noviembre de 1893 hubo a las diez de la mañana bendición de las instalaciones y tren especial con autoridades, directivos y socios de la compañía, que tras detenerse en la estación de Paiporta, con clamoroso y musical recibimiento, continuaron hacia Picaña y Torrent, donde fueron dos las bandas de música.

El mismo día comenzó el servicio público saliendo trenes de Valencia a las tres y media y cinco de la tarde y una hora después los retornos desde Torrent.
 VALENCIA JESÚS.- 1953.- Autovía con remolque entrando a la estación por la vía principal. Autor Trevor Rowe. Archivo Enrique Andrés Gramage.

En la década de los años cincuenta del siglo veinte pasó de ser la línea férrea más anticuada de la red explotada por la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia (C.T.F.V.) a la más moderna, ya que entre 1954 y 1955 los servicios pasaron a ser realizados con automotores eléctricos construidos por Macosa de Valencia, y éstos sustituidos en diciembre de 1982, cuando la red valenciana estaba gestionada por FEVE, por los trenes tipo 3.600, que seis años después fueron incorporados al material para las primeras líneas del metro.

En la otra fotografía, realizada por el británico Trevor Rowe en 1953, el autovía 102 lleva como remolque un “empalmat”, coche de viajeros sobre bogies construido aprovechando dos antiguos de dos ejes, y está entrando en el andén principal de la antigua estación Jesús. Al fondo de la imagen se ve una locomotora de vapor retirada para su desguace y vagones en la zona donde construyeron la estación con fachada a la avenida César Giorgeta que fue inaugurada en 1962.

Trenet de la zona sur de Valencia de cuya historia encontrará el lector más datos en la entrada de este blog del 13 de julio de 2015.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

miércoles, 12 de diciembre de 2018

EL FIN DEL "PARTIT"

Grabado de la época

El conocido como “Partit”, venía funcionando en el cap i calsal desde el año de su inicio en 1392, cuya denominación oficial era “Pobla de les femelles pecadrius”.

De casi tres siglos de existencia, en 1672 los Jurados ordenaron su cierre definitivo junto a su destrucción, lugar que lo había sido de encuentros entre las mujeres que se ejercitaban en el vicio para satisfacer el placer carnal de los hombres que allí acudían.

Con esta decisión se daba fin a una historia de pecados y a la liberalidad de los bajos instintos que durante el citado tiempo presidió el barrio.

El “Partit” también era conocido como el de Bordellet, quizás porque con este nombre era conocida la persona que prestó la primera casa para concentrar las mujeres presas del cieno del vicio, evitando su presencia por la ciudad, al tiempo que se había prohibido los burdeles existentes que no eran pocos.

En aquel tiempo y siguiendo la costumbre de Roma, debía escribirse sobre la puerta de cada una de las casas existentes en su interior el nombre de la mujer que la habitaba.

lunes, 10 de diciembre de 2018

EL TRANVÍA SIN VERGÜENZA


Foto Penalba, ca. 1966. 
Archivo Municipal de Valencia, referencia “penalba55”

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES TRANVIARIAS

La fotografía que justifica este título y este artículo está tomada justo en el bucle que se creó junto a las Torres de Serranos, que por cierto deberíamos llamarlas de los Serranos, es decir de la gente que viene de la sierra, por ser la entrada a Valencia desde el antiguo camino de Aragón, aunque también lo sea del camino de Sagunto y de la huerta norte de nuestra ciudad. El nombre no tiene nada que ver con el apellido Serrano o Serranos, sea de algún personaje militar o civil. Estamos, pues, junto a la antiga Porta dels Serrans.

Volvamos a los tranvías, según la foto podemos estar en cualquier verano desde 1965 a 1970, años en los que las paradas finales en la ciudad de las cuatro líneas a la Malvarrosa y a Nazaret y sus respectivas playas estaban en las Torres de Serranos o en la Gran Vía de Germanías. Lo más destacable de la foto no es la habitual cola que en época veraniega se hacía en esas paradas para ir a disfrutar de las playas, lo auténticamente destacable es el estado ruinoso del techo del tranvía, que el conocido fotógrafo Penalba tuvo a bien destacarnos al hacer la foto.

No comprendo que el Ayuntamiento de Valencia consintiera a la Sociedad Anónima Laboral de Transportes Urbanos de Valencia (SALTUV), engendro que entonces gestionaba los transportes públicos urbanos, la circulación de un coche en ese estado tan ruinoso y desagradable. Pero aquí está la foto, es innegable que en ese estado estaba circulando, dando un servicio público, sin que ni SALTUV ni el Ayuntamiento se avergonzaran por ello. Otro detalle a tener en cuenta es la colocación en la parte superior de la ventanilla correspondiente al cobrador, sentado de espaldas a la ventanilla, que era la zona donde se colocaban anuncios, de una página de algún periódico, posiblemente para dar sombra al sufrido cobrador. En aquellos años el aire acondicionado no existía en el transporte colectivo público de la ciudad.

Texto de Enrique Goñi Igual

sábado, 8 de diciembre de 2018

EL MERCADO DE VALENCIA A FINALES DEL SIGLO XVIII.

Archivo Esteban Gonzalo

Las participaciones de la lotería nacional del sorteo de Navidad del año 1974 de la Comisión Femenina de la Falla Carrera San Luis-Avda. Waksman de Valencia las embelleció el ilustrador Martínez Forment con una panorámica del Mercado de Valencia en el siglo XVIII, ocupando más de la mitad del espacio, con el complemento de una escena taurina, una barraca, las Torres de Serranos y un angelito de la suerte.

Participación de cuarenta pesetas, a repartir entre los números 13167 y 29978, que imprimió en color Imprenta Fenollera de Alboraya.

Falla con la rareza de tener números diferentes para las comisiones masculina, femenina e infantil.

Festejaron el cuadragésimo aniversario de su primera falla, siendo Fallera Mayor Encarna Molina Tatay y Presidente Eduardo Martínez Martínez.

Consiguieron el premio 18º de la sección 1ª C con el monumento efímero que les montó el artista Alfonso Díaz Tarazona con el lema Hores tontes.

Actualmente es la Associació Cultural Falla Carrera de Sant Lluis-Avda. Dr. Waksman

Texto de Esteban Gonzalo Rogel

jueves, 6 de diciembre de 2018

PASAR EL RÍO TURIA EN BARCA

Foto autor desconocido. Barquera en Monteolivete. Por la cantidad de chabolas la situaría ca. 1940. Remember-València, pg. 1505.

QUÉ HACÍAMOS EN EL TURIA

Hacia los años `50 del siglo pasado todavía era posible cruzar el Turia en su tramo final en un par de puntos mediante una barca, que por un módico peaje te pasaba de una orilla a la otra. Si nos situamos en la zona de Monteolivete hacia la izquierda el puente más cercano era el del Ángel Custodio, edificado en los años ’40 del pasado siglo, el anterior más cercano era el de Aragón. Por la parte derecha también desde finales de los años ’30 estaba el de Astilleros para llegar desde Nazaret a la zona portuaria, hubo uno anterior de hierro muy cercano al actual de Astilleros o Nazaret, que desapareció definitivamente con la riada de 1949.

Teniendo en cuenta que en la zona de lo que hoy es av. Francia hasta el cauce del río estaba plagada de fábricas y almacenes hemos de pensar en los trabajadores que desde Monteolivete, zona de viviendas de bajo coste, que ocupaba desde el tramo final de Pedro Aleixandre, pl. Monteolivete y parte del desaparecido camino de las Moreras, que por su parte derecha estaba edificado casi hasta el desvío del antiguo camino a Pinedo y el Saler, era un buen nicho de obreros para las fábricas de la hoy av. de Francia. Pero para ir a trabajar había que cruzar el Turia. 

La vuelta por los puentes citados era un muy largo camino y pasar por el puente de Hierro del ferrocarril algo más cercano una pequeña aventura, pues había tramos que tenías que ir por en medio de las traviesas, era un puente ferroviario, no peatonal y la distancia tampoco era corta. Por tanto lo más práctico era buscar un vado, pero sólo era práctico en verano, y si éste era muy seco.

 Postal de época, ca. 1930

La solución eran un par de barcas una frente a Monteolivete y la otra junto al desaparecido puente de Hierro de Nazaret. En ambos casos estas barcas tenían una curiosa forma de desplazamiento, había un par de postes muy cercanos entre sí en cada uno de los lados, entre ellos pasaba un cable sujeto a su vez de un poste en cada orilla y tirando manualmente en uno u otro sentido se cruzaba el río. La imagen es casi autoexplicativa.

No me resisto a colocar otra imagen también de la zona de Monteolivete en la que además de la barca cruzando el Turia hay una gran multitud a ambos lados del cauce y que hace pensar en el día de la fiesta a la Virgen de Monteolivete, ya que si fueran las Pascuas el cielo estaría lleno de cachirulos. Al fondo el puente de Hierro ferroviario y más lejos las chimeneas de la desaparecida fábrica de levadura, junto al puente del Ángel Custodio.
  
Texto de Enrique Goñi Igual



martes, 4 de diciembre de 2018

MORRO DE VAQUES

Los Jurados - Grabado de la época

Desde el siglo XIV existía en el cap i casal la figura del verdugo, el encargado de ejecutar las órdenes de la justicia desde arriba del cadalso, personaje conocido con el nombre de “Morro de Vaques”, auxiliado en su trabajo por un ayudante que tenía como propio el de “Mala Ropa” o “Poca Ropa”.

Pasados unos siglos, el 9 de enero de 1673, los Jurados dispusieron para el Morro de Vaques una nueva función, la de perrero: el encargado de recoger de las calles los perros, gatos y otros animales muertos que quedaban abandonados por la ciudad.

Y por este trabajo retribuido con seis pesos al mes, se le proporcionaba, ademas, un jumento, ropa, y una escalerilla para colocarse sobre el sombrero, a semejanza que la de metal y en alusión a la escalera del cadalso, ostentaba cuando su función de verdugo.

Enseña que debía portar incluso cuando se vestía con ropa normal, y con la obligación, al igual que para su ayudante, de calzar guantes en las manos y portar un junquillo para tomar las cosas que compraban en el mercado.

domingo, 2 de diciembre de 2018

DE BAR TRANVÍA A MAYAN COFFEES



1892 - Alpargatería

Junto a las imponentes Torres de Quart, esquina con la calle Murillo número 54, resaltó hasta el año 2013 y a partir del anochecer el luminoso “Tranvía” que incluía un esquematizado vehículo. Correspondía a un bar que sustituyó en 1920 a una alpargatería para dar servicio, principalmente, a los viajeros del final y comienzo del trayecto de la línea de tranvía hacia Xirivella, Alaquàs y Torrent, y a partir de 1925 también al nuevo trazado hasta Quart de Poblet y Manises.

Dichas líneas fueron sustituidas por autobuses en 1963 y 1961, respectivamente, con cambio de lugar de partida y destino en Valencia, pero los sucesivos gestores del bar continuaron atendiendo a su fiel clientela tanto de la zona como de la ruta hacia el Mercado Central de barriadas que aumentaron grandemente su demografía desde los años cuarenta del siglo pasado.
MAYAN COFFEES.- 27-08-2018.- Esteban Gonzalo 

Con la razón social Mayan Coffees, desde el año 2014 lo gestiona Oscar Rodríguez, guatemalteco que sirve y vende, principalmente, excelente café de su país con tueste natural que realiza cada tres días. Aunque su comienzo fue sólo ofreciendo café ha aumentado sus ofertas para que los clientes puedan reponer fuerzas acompañando al ilustre brebaje.

TRANVÍA.- 21-01-1997   Esteban Gonzalo

Un bar donde en 1932, según me contó en 1997 Vicente Mondragón que lo gestionó en los años cuarenta, un carretero ganó una apuesta a varios parroquianos al conseguir que su rocín entrara hasta el mostrador para un comerse un churrito.   

Por su calidad cafetera Mayan Coffees se ha hecho un hueco de éxito en Valencia, lo que también alegra a Concepción, hija de Vicente Mondragón, al comprobar que continua pujante y adaptado a los tiempos el antiguo bar.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel