martes, 23 de diciembre de 2014

PAELLA EN LA PEPICA


Archivo de Rafael Solaz

1935.  En Casa Bello de la plaza Castelar había sonreído la fortuna y un segundo premio de la Lotería Nacional alegró las vidas de los falleros de la calle de Conde Altea, mientras que
el primer premio había caído en la Ciudad Condal.

El "pensat y fet"  surgió  de repente y este grupo de amigos se fueron a La Pepica para disfrutar de una paella, llamada a culminar su digestión en las gradas de Mestalla.

Desaparecido el arroz pero no el sifón, nada queda en la memoria, ni siquiera la veracidad del relato respecto a la certeza de una foto, que se corresponde con la reunión de unos amigos en la Pepica, para degustar una paella en ocasión de un motivo cualquiera que, no se sabe, pero se degusta.

lunes, 22 de diciembre de 2014

LOS CUATRO AMIGOS EN UNA PARTICIPACIÓN DE LOTERÍA DE NAVIDAD.

1956 los cuatro amigos de una participacion de navidad
 1956 - Las efigies de cuatro amigos: el escultor Mariano Bennliure Gil, el compositor y músico José Serrano Simeón, el pintor Joaquín Sorolla Bastida y el novelista Vicente Blasco Ibáñez, uno en cada cada esquina de la participación de cuatro pesetas en el nº 41.609 vendida por la comisión de la falla de la Plaza Lope de Vega de Valencia para el sorteo de la Lotería Nacional del 22 de Diciembre de 1956.

El pentagrama y la primera estrofa del Himno Regional de la Comunidad Valenciana rodean parte del texto de la papeleta, mientras que en la parte central inferior de ésta el Micalet y Santa Catalina están acompañados por la efigie del comediógrafo y poeta Félix Lope de Vega Carpio, quien residió en Valencia en tres etapas de su vida. De las obras que hizo en esta ciudad, la más conocida es “Los locos de Valencia”, cuya última parte transcurre en el manicomio que fundó el Padre Jofré. En 1957 se plantaron 134 fallas en Valencia.

Es una Comisión con solera que planta su falla, salvo excepciones especiales, en una plaza ubicada en pleno centro histórico capitalino, junto a la iglesia gótica de Santa Catalina y la Plaza Redonda. Recientemente comenzaron las actividades para festejar el centenario de su creación.

Año del Centenario en el que es Presidente Miguel Guillot Martínez, Presidentes Infantiles Pablo y Javier García Tomás, Fallera Mayor Merche Simarro Mizrahi e Infantil Alma Pedrazas Planells.

Comisión cuyos monumentos perecederos plantados los años 1936 y 1940 figuran en la selección de los 15 mejores realizados por Regino Mas.

Desde 1942 han conseguido 5 primeros premios, 6 segundos y 3 terceros.

En la XI edición de los Premios Lonja de la Falla del Collado le han otorgado el Especial a esta Falla Centenaria que en el próximo marzo participará en la sección tercera.

Esteban Gonzalo Rogel

domingo, 21 de diciembre de 2014

TIENDA DE BARRIO

1905 CA TIENDA VALENCIANA

Archivo de Rafael Solaz

1905 Ca. -  A fe que había trabajo. La tienda llena de género hasta los topes, cuatro empleados tras el mostrador y los clientes participando de una foto con sabor familiar, en la que no falta un niño en su disfrute, tanto en cuanto protagoniza un momento dispuesto para el recuerdo.

Las dos balanzas denotan actividad, género y pesas de metal, que a tanto el cuarto hacen caja. Moños y agujas más enseres varios, en un totum revolutum con esencia de mercado; la propia de una mercería de barrio en aquella Valencia de 1905 siempre bulliciosa de tiendas y comercios cercana a la Lonja de la Seda. O, alejada de ella.

Blusones comerciales eran la habitual prenda tanto del dueño como de oficiales y aprendices con el único distintivo de los años, cuando las gorras a juego completaban la indumentaria, tanto si vendían azúcares y canelas, como botones y dedales.

sábado, 20 de diciembre de 2014

EL FARO DEL PUERTO

1933 El Faro de valencia

Colección Paco Máñez

1932. - “Puerto y Faro” en nuestra infancia era un binomio muy singular. Un largo brazo de piedras se estiraba desde la dársena y caminando bajo el vuelo de las gaviotas y salpicado
 por las gotas que rompían en las rocas, llegar a la base del faro, octogonal y de sillería,  
era cómo introducirse en el mar embriagado de brisa y salitre.

Construido según proyectos de Juan Bautista Llovera de 1867 y otros posteriores, tardaría años en su terminación, con modificaciones en su ubicación, para ser inaugurado en 1930 con su estela de luz que, en nocturno navegar, de norte a sur, iba a dibujar el agua.

El viejo faro, el Edificio del Reloj, la gitá

Son muchos los recuerdos, sin desdeñar al pescador con caña junto a la Escalera Real y las gaviotas picando el agua en sus capturas.

Pozales, hilos y anzuelos sobre las rocas de la escollera paseando hacia el viejo faro.

viernes, 19 de diciembre de 2014

EL COLEGIO SAGRADO CORAZÓN, HERMANOS MARISTAS

1916 Colegio Hermanos Maristas. Comuniones. 1916

Archivo de Rafael Solaz

El 17 de mayo de 1916 se celebró en el Colegio de los Hermanos Maristas, situado en la antigua y desaparecida plaza de Mirasol (por entonces situada junto a las calles de Poeta Querol, Salvá y plaza de San Andrés), el acto que se conocía como “Las Comuniones del Colegio”, donde los protagonistas eran aquellos alumnos que recibían la Primera Comunión.

El acto comenzaba a las siete y media de la mañana con una plática en la vecina parroquial de San Andrés y unos escogidos motetes para la ocasión. Por la tarde, en la misma iglesia, tenía lugar el sermón, la Comunión y el reparto de los recordatorios a los 43 niños comulgantes. De la relación de nombres, algunos, llegaron a ser bastante conocidos en la ciudad, caso como los hermanos Manuel y Vicente Durá Velasco, que tanto tendrían que ver con la edición de las tarjetas postales de Valencia.

Recordatorio de una jornada tan importante para esos niños.

Casi cien años, recuerdo de colegio y postal.

Texto de Rafael Solaz

jueves, 18 de diciembre de 2014

HOSPEDERÍA DEL COMERCIO

AÑOS 30 HOSPEDERIA DEL COMERCIO

Abrió sus puertas en la primera década de 1900, situada en un caserón de la calle de las Botellas nº 7, ocupó un triángulo bullicioso y de paso, conformado por las calles de la Carda, Bolsería y la misma calle de las Botellas; entre comercios de lanas, almacenes de tripas, tiendas de especias, de drogas o de gorrerías.

Fue hospedería o casa de huéspedes; en la parte superior tenía un sencillo y acogedor comedor donde sus clientes, la mayor parte habituales del establecimiento, se conocían. Gentes que venían a Valencia a realizar sus tratos, o viajantes de comercio, que de una manera regular, cargados muchas veces de voluminosas maletas o cubetas de fibra, en general con pocos medios; acudían para hospedarse unos pocos días, y vender sus productos.

No por ello, tuvo algún visitante, que con el tiempo fue ilustre, San José María Escrivá de Balaguer, allá en los aciagos días de la guerra Civil, en 1937, estuvo allí hospedado, casi de hurtadillas, aunque por poco tiempo, y de paso.

En los años 70, entre controversias y competencias de las administraciones, estuvo bastantes años pendientes de las decisiones, que llevaron a su derribo.

Texto: Germán Gómez.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

LUIS CERNUDA EN EL HOTEL PALACE – LA VALENCIA LITERARIA

Luis Cernuda en el hotel  palace_Hotel Palace 1909

En el año 1937, cuando Valencia fue la capital de la II República, el Ministerio de Instrucción Pública se instaló en el conocido el Hotel Palace, al principio de la calle de la Paz, muy cerca del Parterre.

Desde una de sus ventanas el poeta Juan Gil-Albert le mostraba al también poeta Luis Cernuda (Sevilla, 1902 – México, 1963) la calle de la Paz.

Tras contemplarla por unos minutos, el sevillano exclamó impresionado por su belleza:
"Esto es una calle, una de las pocas que hay en España".

Fuente: 'Crónica General', de Juan Gil Albert

Texto de Mauro Guillén

martes, 16 de diciembre de 2014

EL MAESTRO AGUILAR, EL HUNDIMIENTO DE UN COLEGIO



Fuente José Miguel Giménez

1863 - Por las ordenanzas higienistas de la época se habían trasladado al Cementerio General los restos existentes en el camposanto de San Valero, que fue inutilizado. En ese lugar de Ruzafa se construyeron unas escuelas, en las que iba a impartir sus clases el maestro de niños Francisco Javier Aguilar.

Fueron inauguradas en enero de 1863 y desde el primer momento, el Maestro Aguilar se apercibió de fallos en la estructura de la escuela, hasta el punto que denunció la situación al Ayuntamiento sin que hubiera respuesta alguna a sus quejas, iniciadas un mes después de haber comenzado su actividad, a las que se sumaron otras según las anomalías que el docente iba descubriendo en el edificio.

A primera hora de aquel fatídico día del 2 de Junio, cinco meses después, la escuela se vino abajo, causando la muerte de diez niños menores de diez años, al igual que la del maestro, quien por su acción de salvar vidas al entrar en el colegio cuando ya se anunciaba su desplome, su cuerpo se sumó a las infantiles víctimas.

Habían sido muchas las quejas presentadas ante el Consistorio por el maestro Aguilar durante aquellos meses de preocupación, temeroso de un fatal desenlace, sin ser atendidas por parte del Ayuntamiento. La sentencia condenó al constructor, quien se presentaba como “maestro de obras", cuando en realidad era un simple albañil. Finalmente fue encarcelado en las Torres de Serranos.

De aquel trágico desenlace, sólo queda el recuerdo del nombre de una calle en homenaje al maestro Francisco Javier Aguilar, un hombre bueno a quien acudía mucha gente de Ruzafa en busca de ayuda, en unos años en los que el no saber leer ni escribir era muy frecuente entre los vecinos. Sobre el solar fue construido en el siglo XX el Grupo Escolar Balmes situado en la calle del Maestro.

Dos vidas, las de dos maestros de Ruzafa (el otro, el maestro Cayetano Ripoll) con muchos puntos en común:

Dos vidas en un mismo siglo convulso, por la misma profesión, en el mismo pueblo, con leal entrega hacia su trabajo y con dos trágicos finales que se hubiesen evitado renunciando a sus responsabilidades; pero con una diferencia:

La de sus vecinos, quienes mientras a éste le adoraban, al otro denunciaron; lo que nos invita a una reflexión.

lunes, 15 de diciembre de 2014

HORCHATERÍA EL RINCON VALENCIANO

Horchateriìa El Rincoìn Valenciano. 1985

1985 - Esta horchatería la regentaba un matrimonio formado por Pilar y Sixto en una planta baja de la calle Victoria, formando esquina a la del Embajador Vich (En el Directorio Valenciano de 1956 ya figuraba este establecimiento con el título El Rincón Valenciano).

Los dos habían trabajado en la antigua orxateria y bunyoleria de Alamar, así que tenían experiencia en la elaboración de chocolate y helados. En el sótano tenían el obrador. Su especialidad eran los helados de varios sabores y el mantecado helado. De elaboración natural incorporaban a sus preparados frutas de temporada como las fresas o los kiwis.

El local lo presidía un gran cartel anunciador de la Exposición Regional Valenciana de 1909 muy apetecido por los clientes que frecuentaban la horchatería, pero era un icono y los propietarios nunca se desprendieron de tal cartel. También se podía ver un mobiliario "de los de antes" con mesas de mármol y sillas acordes al estilo de antiguo establecimiento valenciano.

En fallas eran clásicos sus buñuelos de calabaza. Y durante todo el año elaboraban un chocolate de fuerte aroma que la clientela agradecía sobretodo en invierno.

Horchateriìa El Rincoìn Valenciano. Interior, 1985

El amable matrimonio no tuvo hijos, así que no se produjo una continuidad familiar en el negocio, cerrándolo por jubilación hace aproximadamente diez años. Sixto murió recientemente.

Yo era cliente asiduo e hice una buena amistad. Mi recuerdo nostálgico hacia ese emblemático establecimiento, un lugar tranquilo donde las prisas se hacían extrañas, un rincón en la ciudad muy valenciano, muy nuestro.

Texto y fotos de Rafael Solaz

domingo, 14 de diciembre de 2014

LA ACEQUIA QUE LE DIO NOMBRE



1923 - De siempre la afición al fútbol ha sido enorme en nuestra ciudad. Caminado o en autobús la gente se desplaza en masa a disfrutar con un par de horas de fútbol.

En 1923, cuatro años después de haber sido fundado el Valencia FC en el bar Torino de la Bajada de San Francisco, y de haber utilizado hasta entonces el campo de Algirós, muy próximo, se inauguraba el nuevo campo de Mestalla que debe su nombre a la acequia que corre muy unida a su lateral sur.

La acequia llega desde la zona de Marchalenes, descubierta, como lo eran todas las sometidas al Tribunal de las Aguas en los arrabales. Años después y tras la construcción de un nuevo campo, que mantiene su nombre, la de Mestalla seguiría descubierta y hasta los años 60. 

Vemos en la foto que se trataba de una acequia con un caudal no muy importante, al menos a su paso junto al campo. Tarde de fútbol y de estreno, a la que asisten los aficionados caminando, como sigue siendo habitual por la proximidad a la ciudad, aunque la red de metro y los autobuses actuales facilitan la llegada. Pero claro está, la ciudad crece y con ella, sus aficionados. 

La avenida de Suecia es la que actualmente se inunda de gente, pero la acequia permanece... mas  bajo el asfalto.

sábado, 13 de diciembre de 2014

EL MAESTRO RIPOLL, EL ÚLTIMO AJUSTICIADO POR LA INQUISICIÓN

 

Archivo de Rafael Solaz

1826 -  La Constitución de Cádiz trajo para el pueblo español aires de libertad, mientras que cogidos de la mano y debido a su orgullo patrio, los nuevos ciudadanos se alimentaban por el viento de la confusión.  Terminado el “trienio liberal”, las ansias inquisidoras en cuestiones de fe reflotaron de nuevo. En Ruzafa y en la zona de la Punta, en un colegio, cumplía su labor docente un maestro escuela que en la Guerra de la Independencia
 había sido hecho prisionero y llevado a Francia. De carácter liberal, a su regreso, continuó
 con su tarea impartiendo unas clases nada afines a la religión católica de aquellos años,
 en contra de lo que se exhortaba  en los púlpitos, por lo que  fue denunciado por
 los propios  vecinos, sometiéndose  al "Tribunal de la Fe" (nueva institución
 provincial por delegación en sus funciones de la Inquisición) que con gran dureza
 ejercía  su autoridad en Valencia.

Cayetano Ripoll fue condenado y estuvo dos años en la cárcel, para terminar con su vida mediante la horca situada en la plaza del Mercado de Valencia, al seguir renegando de unas creencias religiosas que le obligaban a impartir a sus alumnos.

Y como era mediante una hoguera como la Inquisición ejecutaba a los herejes, para reafirmar la sentencia, después de perecer en el patíbulo, su cadáver fue metido en un tonel pintado con llamas para, al parecer, ser llevado al río Turia por la zona de la Pechina, donde fue ofrecido al calor de las llamas.

viernes, 12 de diciembre de 2014

TRANVÍAS EN LA ESTRECHA CALLE DEL MICALET

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

1951 - Esta y otras fotografías se podrán contemplar hasta el día 11 de enero en La Beneficencia, en la exposición dedicada a la etapa 1900-1970 de tranvías eléctricos en Valencia. Anteriormente hubo una muestra sobre los tranvías de tracción animal (1876 a 1925) en la Estación del Norte, y próximamente inaugurarán, anunciada para el Museo de Historia de Valencia, otra sobre la nueva etapa del tranvía moderno en España, que se inició en la capital valenciana el 21 de mayo de 1994 con la línea Doctor Lluch-Empalme por transformación de dos tramos de vía férrea que se habían convertido en un continuado paso a nivel.

En la instantánea, captada por Finezas (Manuel Sanchis Blasco, Valencia 1918-1996) en la calle del Micalet en 1951, se ve que los tranvías pasan tan ajustadamente en los dos sentidos de circulación que los viandantes de las estrechas aceras tenían que estar atentos para evitar que les golpearan los viajeros que, con frecuencia, iban de pie en los estribos y se asían de los pasamanos. Angostura que era mayor que la actual ya que había un edificio en el espacio que ocupan un controvertido jardín y bancos de piedra.

De frente y hacia el puente de Serranos va el coche motor número 93, que fue construido por Carde y Escoriaza de Zaragoza en 1912, y esperando su turno hacia la plaza de la Reina el nº 220, que carrozó Lladró, Cuñat y Cia. de Almàssera (Valencia) en 1926 sobre un moderno truck Brill Birney 79E. Los doscientos fueron los mejores tranvías de dos ejes de Valencia por sus condiciones de marcha y estabilidad.

El 93 está realizando el trayecto nº 11 entre Patraix y la estación Pont de Fusta, mientras que el 220 el itinerario 6 entre los barrios de Sagunto y Ruzafa. La línea 6 fue suprimida el 12 de diciembre de 1966 y la del 11, que Saltuv unió con la línea 9, el diez de diciembre de 1967, primer día sin tranvías por el interior de la Valencia más antigua.

Todavía fue más llamativo cuando metieron coches de bogies en las líneas 9 y 11 por las calles Serranos, Caballeros y la plaza de la Virgen, y verlos girar contorneando el Micalet.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La exposición de La Beneficencia está compuesta por un restaurado tranvía tipo zeppelín con el nº 407, construido en Valencia en 1946, y fotografías de los diferentes modelos originales y reformados que circularon por las calles y plazas de Valencia y en recorridos suburbanos que llegaban hasta El Grao, Cabanyal, Nazaret, Silla, Torrent, Manises, Burjasot-Godella y La Pobla de Farnals.

Esteban Gonzalo Rogel.

jueves, 11 de diciembre de 2014

LA PLAZA DE LA VIRGEN

1955 PLAZA DE LA VIRGEN

Archivo de Rafael Solaz

De cualquier foto de aquellos años, lo más normal es observar un tranvía por la plaza de la Virgen; o su aparecer por la calle del Micalet informándonos de a qué línea pertenece, o cuál es su modelo, en especial para los más interesados por aquellos vehículos con ruedas de hierros que hacían temblar el adoquinado urbano. En cambio, en esta de 1955, el aspecto que nos ofrece es apacible, con el transitar de mujeres que ni sabían de la minifalda ni la esperaban.

Una señora, sentada en su “catret” sobre la acera circular como peana de la fuente, observa el entorno, mientras descansa su fatiga quizá esperando la hora de entrada en la Basílica para pedir ayuda a su Patrona.

Un grupo amigable utiliza la frialdad de la piedra en su disfrute del lugar, en una instantánea tan nítida como eficaz para contemplar con todo detalle los jardincillos que con sus sencillas verjas visten una fuente que por el descanso de los surtidores lo hace posible.

Pasarían unos años, y la reforma de la plaza trasladó al olvido la fuente, como también lo hizo la Casa de los Canónigos, que nacía desde la Puerta de los Apóstoles en un conjunto monumental que se nos asemeja bello.

Por el momento y en su recuerdo, nos queda la foto de aquel vicentino año de frecuentes celebraciones en el entorno de la Seo hacia la cercana Iglesia de San Esteban.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

LA CALLE DEL SAGRARIO DE SAN FRANCISCO

    1888 hojalateria sanchis

1888 - La publicidad en prensa de antiguos comercios no sólo nos informa acerca de ciertas curiosidades que por su aplicación en la vida doméstica nos reflejan costumbres en la forma de vivir de entonces -más aún cuando se situaban en lugares céntricos y populares- sino que también aflora el nombre de una calle desparecida, en este caso la así nominada desde la Restauración borbónica, situada en el trazado entre el frontal del “Barrio de Pescadores” y el lateral del viejo Convento de San Francisco, en aquel tiempo en funciones de cuartel, hasta que tras su total derribo se abriera la plaza de San Francisco, que desde 1899 adquirió la nueva rotulación de Emilio Castelar.

1888 sagrario san francisco

Calle del Sagrario de San Francisco,  con anterioridad rotulada con distintos nombres, ya de antiguo se conocía como “del Pont dels Anets” o “dels Martyrs”. 

¡Hasta tinas de baño se alquilaban!
 1888 sabañones

martes, 9 de diciembre de 2014

LA BASÍLICA DE LA VIRGEN

Fuente: J. Laurent
1870 El origen de la Virgen de los Desamparados está ligado a la creación del Hospital dels Ignoscents,  construido a principios del siglo XV  en amparo de aquellos quienes estaban considerados como locos por la población, en un principio resguardada 
en “el Capitulet”, pequeña ermita ubicada  junto al Hospital, 
hasta su traslado a una de las capillas de la Seo en 1487.

La peste de 1647 causó una gran  mortandad en la ciudad, lo que hizo aumentar la devoción hacia la Virgen instando la población a la creación de un templo que de forma independiente rindiera culto a su imagen.

La construcción de la Basílica de la Virgen de los Desamparados se inició en el año 1652,  según diseño de Diego Martínez Ponce de Urrana, siendo en 1694  cuando se completó con el Camarín de la Virgen.

Y  se mantiene intacta la admiración de los valencianos quienes, creyentes en mayor o menor grado, muestran su respeto a la "mare de tots el valencians".

La Basílica de la Virgen, lugar en su día festivo de piropos de fe y requiebros en éxtasis, previos a su paseo en andas por la calle del Micalet.

lunes, 8 de diciembre de 2014

CONVENTO DE SAN GREGORIO


Archivo de Rafael Solaz

Ca. 1890 - No era a la persona a quien se perseguía sino a sus palabras. Pero quien pagaba el peaje era su autor y la cárcel de San Gregorio fue lugar de presidio para aquel joven rebelde y provocador que igual alzaba su voz contra el clero que, mediante su obra costumbrista, relataba lleno de pasión la realidad social valenciana, tanto de la ciudad, como de su mar y huerta.

Primero como lugar que recogía a las mujeres pecadoras en el siglo XIV y ya como Comunidad de Hermanas Arrepentidas, tras la desamortización de Mendizábal, se aprovechó el lugar como presidio hasta el año 1911, en el que fue derribado para la construcción de una manzana que iba a albergar, con fachada a la calle San Vicente, el primero teatro, luego cine y en la actualidad Teatro Olimpia. 

“Convento de Arrepentidas” primero, y musa de D. Vicente después, con la singularidad en el siglo XVI de haber sido uno de los lugares donde las mujeres "emparedadas", recluidas de forma voluntaria,  purgaban sus licenciosas vidas.

domingo, 7 de diciembre de 2014

ALFOMBRA DE VIDA


Colección Díaz Prósper
1888 La ciudad hierve y en su ebullición, moléculas de vidas se desparraman por una arteria principal, impregnando de calor las basas de las torres de cuarte.

Aquí hay bullicio, hay vida, vida de calle, carros, personas que pasan sus horas muertas en busca de la noticia, del chisme, del anecdotario, voces que se propagan en el diario acontecer a pie de una de sus puertas.

Zaguán abierto que  reagrupa a esa parte de la ciudad unida por los profesionales que venden sus mercancías, recorriendo las calles con los mozalbetes que buscan su distracción observando sus pasos. 

Hombres ociosos, mujeres de largas faldas, niños expectantes y carros en su labor, crean como una alfombra de vida en el umbral de la ciudad.

sábado, 6 de diciembre de 2014

LA PLAZA AMÉRICA

1933 - La avenida de Navarro Reverter se muestra espléndida desde la atalaya del puente del Mar con su banco de piedra bajo el pináculo ocupado por una pareja que fija su mirada en la tranquilidad de la plaza América, en ese momento poco transitada.

Un tranvía, un autobús y un caminante conforman una imagen en la zona muy diferente a la que unos años después y ya con los nuevos escalones de Goerlich y desde su tribuna que, aun con el aumento de tráfico en la zona, seguiría siendo bella.

La pareja observa y recuerda cuando el tranvía ascendía por el puente camino al Grao. Un nuevo puente iba a conducir el tráfico desde la Gran Vía Marqués del Turia, y el del Mar iba a dejar sus piedras y en exclusiva para el deleite peatonal.

Relajados desde el canapé de piedra el autor captó el instante con tan magnífica foto que rubrica paz.

viernes, 5 de diciembre de 2014

SAN MAURO, PATRÓN DE VALENCIA

vcia.san mauro5

Sí, patrón. De todos es conocido que tanto San Vicente Ferrer como San Vicente Mártir, son patrones de nuestra ciudad. Pero poca gente sabe que en el año 1631, los Jurados de la Ciudad nombraron a San Mauro, tercer patrón de Valencia.

Esta es la historia de nuestro tercer patrón:

El Arzobispo de Valencia, Juan de Ribera, conocido como el Patriarca, con el deseo de engrandecer e ilustrar la Iglesia del Colegio del Patriarca, no solo con riqueza y bienes materiales sino también con tesoros espirituales, suplicó al Papa Clemente el cuerpo de un mártir para poder venerar sus restos en Valencia. Una delegación de autoridades eclesiásticas acudieron a Roma y con la mediación del cardenal Fernando Niño de Guevara, localizaron en las catacumbas del Cementerio de la iglesia de San Sebastián, los restos de un mártir, un niño romano de 15 años.

Guardaron los restos en una caja de plomo que se introdujo en otra de madera forrada de terciopelo rojo y embarcaron rumbo Barcelona . Desde allí, ya por tierra, la comitiva poco a poco se fue acercando hasta la ciudad de Valencia, donde les esperaban con grandes celebraciones. Tras muchos días de viaje, llegaron a los arrabales de la ciudad, refugiándose de las fuertes lluvias en un monasterio de los frailes capuchinos de la orden de San Francisco. Como en aquel momento en Valencia se sufría una gran sequía, se atribuyó a San Mauro la llegada de la deseada lluvia, por lo que se le otorgó el título de abogado de las aguas, y durante muchos años, cada vez que escaseaba el agua pedían al Patriarca rogativas a San Mauro para que los socorriera con la milagrosa lluvia.

Los restos de San Mauro, siguen custodiado en la Iglesia del Patriarca, junto al altar, a su derecha hay una capilla donde se puede contemplar el cofre forrado con terciopelo carmesí que llego desde Roma. El día 5 de diciembre se celebra una misa especial dedicada a nuestro desconocido patrón, si bien, hace bastantes años la festividad de San Mauro se celebraba el día 3 de diciembre, lo cual se cambio para evitar su coincidencia con la celebración de la festividad de San Francisco Javier.

En mi familia, desde hace muchos, muchísimos años, al primogénito de cada nueva generación se le ha bautizado con el nombre de Mauro y el día 3 de diciembre, a primera hora de la mañana, nos reuníamos en el Patriarca todos los mauros —éramos bastantes (abuelo, padre, tíos primos,…)— y tras la misa, desayuno de chocolate con buñuelos.

Fuente: Protocolo del Notario Jaime Cristóbal Ferrer

Texto de Mauro Guillén

jueves, 4 de diciembre de 2014

MUJERES CON CLASE

Colección Juana Mari Miralles

Sobre un sencillo banco de la Gran Vía de Germanías, estas dos bellas señoritas
lucen su elegancia.

En un fantástico día pletórico de luz, la instantánea, nos da la posibilidad de observar a través de la calle Alcoy el umbráculo de la estación del Norte, al igual que el precioso chaflán almohadillado avanzados los cuarenta.

Un trozo de Valencia era así entonces.
La belleza de las damas, sus sombreros con buen porte y los firmes tacones, así como el relajo que muestran, tranquilo y distendido, entre alegres sonrisas, completan una fotografía cuyo título bien se merece el de “mujeres con clase”.
Era en  torno a 1946/47, en una Gran Vía sin tráfico donde el camino hacia la minifalda daba sus primeros pasos.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

DOLOR DE MUELAS


Archivo Rafael Solaz

Se dice que no se desea ni para el peor enemigo, así que cuando de dolor de muelas se trata,  
el punto y aparte se impone.

Suplicio que se presenta con nocturnidad y alevosía en las horas del insomonio, cuando se establece un doloroso combate, enfrentadas sábanas y almohada como inconsciente consuelo que nunca satisface.

Pero en aquellos tiempos, tras la batalla, llegaba la calma, pues el remedio era inmediato, tal y como aseguraba el publicitario en la Clínica Dental de la calle Las Barcas  núm. 3, de Sucesores de D. José Rey, con sus  remedios de la época.

Dentaduras de 75 pesetas y puentes de oro:

¡Del infierno al cielo!

martes, 2 de diciembre de 2014

OCTAVIO PAZ Y LOS VIVEROS – LA VALENCIA LITERARIA

VIVEROS MUNICIPALES

En el año 1937, el jovencísimo poeta, escritor y ensayista mejicano Octavio Paz (1914-1988) estuvo en Valencia con motivo de la celebración del II Congreso Internacional de Escritores en defensa de la Cultura.

Según nos cuenta el poeta alcoyano Juan Gil-Albert, Octavio Paz llegaba directamente de Méjico, acompañado de Elena Garro: “una mujer delgada, angulosa, exprimida la feminidad en su rubia cabellera eléctrica que le flotaba en su espalda”.

Gil-Albert, su anfitrión, les acompaño una mañana a los jardines de Viveros:

Sentados en un banco, la pareja “encontraban nuestra vegetación de salón…

Octavio decía: Esto parece más bien una galería de Versalles que un parque. […]

Helena comentó: Pero Octavio, mira nomás, esto es la civilización, lo nuestro salvajismo…”.
 
elena garro y paz
 
 
Fuente: 'Crónica General', de Juan Gil Albert


Texto de Mauro Guillén

lunes, 1 de diciembre de 2014

CALLE JULIO ANTONIO, UNA PALMERA

Años 80 -La palmera de la calle Julio Antonio se hizo famosa porque buscaba el sol trepando las casas. Y alcanzó tanta altura y al mismo tiempo tanto peso, que en su vuelo
arriba y doblando su espalda, no hacía más que esconder su copa
sobre el tejado, huyendo de la calle.

Situada en la calzada, se hizo de respetar resultando un caso extraño y peculiar en una retícula urbana de pequeño recorrido.

Talada a mitad de los noventa, era el único vestigio decimonónico de una zona industrial en su función de embellecer un lateral de La Maquinista Valenciana, próxima a la calle de San Vicente, en la salida de la ciudad hacia la Roqueta.

Palmera centenaria, dio tal personalidad a la calle de Julio Antonio que para mantener su recuerdo, en el mismo punto de la calzada ocupó su espacio una nueva palmera.

Su antigüedad lo merecía y la pequeña calle tiene con su presencia algo de aquel aspecto que la hizo tan peculiar.
¿Volverá a esconderse? 

domingo, 30 de noviembre de 2014

CASETAS DE GUARDIA


Corresponde a una imagen desaparecida por las aceras acuarteladas de nuestra ciudad. Los centinelas del cuerpo de guardia que de forma marcial, daban sus pasos ante la fachada
principal que en ocasiones estaba guarnecida por unas casetas donde
el centinela se protegía, cuando las inclemencias
del tiempo y el servicio lo aconsejaban.
 
Las horas de guardia se sucedían durante las veinticuatro horas, pero su servicio fue reduciéndose, y la eliminación del servicio militar obligatorio fue su estoque final.

Continúan aún los cuerpos de guardia en el menor número de cuarteles existente, pero nada tienen que ver con los de antaño, al menos en su escenificación a pie de calle.

Aquello de marcar el paso, fusil al hombro, elevando el brazo con la marcialidad que la ocasión requería, cruzando sus cuerpos de uno a otro lado, daba vida a los acuartelamientos en cuya fachada rezaba un “Todo por la Patria”, en la actualidad pintado con cal, con el cuerpo de guardia en el interior atentos a las pantallas de un monitor.

Vemos una imagen de los años treinta, donde los centinelas con el fusil y bayoneta al hombro,  cumplen su función ante la Capitanía General.

-¡A cuadrarse, atentos al paso del General! … decía el sargento de guardia.

sábado, 29 de noviembre de 2014

CONVENTO DE SANTO DOMINGO

Grabado de 1845. Vista parcial del claustro gótico.

El Convento de Santo Domingo es la historia viva de Valencia. Permanece desde el año de su creación en el siglo XIII, de cuya fábrica de inicio nada queda, pero con sucesivas restauraciones y hasta nuestros días. Convento de los Predicadores  
en su origen, fue el rey Jaime I quien  donó los terrenos
para su construcción.

En su fidelidad histórica, ha ido modificando su nombre para ser conocido después como  Convento de Santo Domingo, y por ocupar en el mismo su sede como Capitanía General desde la implantación borbónica del XVIII, siendo en la actualidad el lugar que alberga el Cuartel General de la Fuerza de Maniobra, aunque popularmente sea reconocido con el nombre de quién fundara la orden de predicadores: San Domingo de Guzmán.

En su interior destacan el claustro gótico, de rica tracería y singulares capillas, del siglo XIV, que parcialmente vemos en un grabado de 1845; el Aula Capitular, magnífica por todo lo que encierra y del mismo siglo; la celda de San Vicente Ferrer donde vivió el santo; el claustro renacentista del XVII con acceso a la capilla de los Reyes, ésta de gran osadía arquitectónica construida en el siglo XV; el refectorio del XVI, en la actualidad Salón del Trono; la Capilla de San Vicente o Iglesia de Santo Domingo, que fue remodelada en el XVIII en estilo académico y, finalmente, el claustro neoclásico del siglo XVIII, entre otras muchas peculiaridades arquitectónicas y remembranzas de especial relevancia reunidas en el viejo convento.

La rica portada a la plaza de Tetuán, mandada construir por Felipe II, y su torre campanario del siglo XVII, completan todo un conjunto que no es más que la historia viva de la ciudad de Valencia.

Piedra más arte más fruto: así se cumple con la historia.
 

viernes, 28 de noviembre de 2014

DIA DE BODA

Archivo de Rafael Solaz

1936 Ca. La música surge de las cuerdas de una guitarra y de un violín, y sus notas vuelan sobre una terraza situada en la calle de Santa Teresa. Se observa la torre campanario de la 
Iglesia  de los Santos Juanes, donde quizás unas horas antes hubiera toque 
de campanas, anunciando la boda de quienes se muestran satisfechos
tras unirse en matrimonio.

De cualquier forma, ponen música a su enlace matrimonial y posan para el recuerdo a la luz del día, con el toque alegre de una maceta con planta de salón, como único retazo y seña que ambienta la escena, cual pincelada de verdor.

Luz y melodía se unen acompañando a la pareja nupcial en tan feliz jornada.

Guitarra y violín suman música, mientras que quienes percuten sus cuerdas aúnan alegría.

jueves, 27 de noviembre de 2014

LA GLORIETA, UN SIGLO ATRÁS


1915 Ca. La presente vista aérea nos informa de unos aspectos que tuvieron su tiempo en la zona de la Glorieta. Vemos la torre campanario del Convento de Santo Domingo, desmochada,
que lo había sido por los franceses en su intención de humillarla. Recuperaría su honra
en 1955, tras la restauración llevada a cabo en tiempos del General Urrutia, hombre
dotado de una gran sensibilidad e interesado por dar al viejo convento  todo el
esplendor que por derecho histórico le correspondía.

Destaca la  frondosidad de la Glorieta que para dar mayor fluidez al tráfico de la calle de la Paz tuvo que ser partida en dos, años más tarde, desapareciendo gran parte de su arbolado, como también la verja que parcialmente se observa.

Vemos en la foto el Cuartel de Artillería que fue derribado en 1960 para dar paso a la construcción de nuevos edificios que transformarían la zona.

Y aún no se había edificado la nueva sede central de la Caja de Ahorros esquina a la calle del Mar.

Antigua semblanza de un lugar por donde en los años veinte, los valencianos paseaban su calma con bastones, bombín y sotanas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...