jueves, 3 de septiembre de 2015

VALENCIA-JESÚS, ESPERANDO LA SALIDA HACÍA NAZARET

Foto:  Trevor Rowe.

1953 - Entre 1944 y 1957 hubo servicio ferroviario con trenes eléctricos para viajeros en el ramal de 5,5 km. de longitud entre las estaciones de Jesús y Nazaret, cuyo edificio centenario y único resto antiguo del Ferrocarril Valencia-Villanueva de Castellón en el término municipal capitalino resiste las inclemencias del tiempo y la desidia de quienes debieran velar por su restauración y aprovechamiento.

Excepto durante el verano, con notable afluencia de viajeros para ir a la playa de Nazaret, el resto del año el servicio, unihorario en ambos sentidos de la línea, se componía de un coche sobre bogies o carretones de los denominados “empalmats”, construidos en los años cuarenta del pasado siglo aprovechando los materiales de los viejos coches de dos ejes, que era remolcado por una pequeña locomotora eléctrica, conocida como tanque por su hechura.

Era un complemento de explotación a la  finalidad principal del ramal, acercar las mercancías de la Ribera Alta al puerto del Grao, lo que nunca ocurrió totalmente, ya que por la endeblez del puente de hierro, inaugurado en 1912 según proyecto de 1891, no pudieron utilizarlo para transporte ferroviario y tuvieron que acarrear entre la estación de Nazaret y los muelles del puerto. Tampoco fue útil el puente moderno, el de Astilleros inaugurado en 1931, cuya vía para el tren ni siquiera la unieron con la estación ya que la fuerte rampa, precisamente donde tenían que arrastrar vagones cargados con naranjas para su exportación, era un gran impedimento para la explotación con locomotoras de vapor y por lo oído de coste muy elevado para los tractores a gasolina Berliet.

 Las riadas del 14 de octubre de 1957, que deterioraron parte de la línea, fue la ocasión aprovechada por la CTFV (Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia) para solicitar y obtener del Ministerio de Obras Públicas la rescisión de la explotación, que era deficitaria por el escaso movimiento de mercancías (9.336 Tm. en 1956) y flojo, excepto en verano, de viajeros, con un promedio registrado anual de tres cuartos de millón en sus mejores años, los seis últimos.

En cuanto al servicio de viajeros he dicho con trenes eléctricos, ya que en los años treinta hubo trenes (en 1932 dos de ida y retorno diarios admitían pasajeros) y en 1940, según los archivos de FGV, utilizaron el ramal 153.831 viajeros, aunque no especifican si los transportaron con autovías o trenes remolcados con locomotoras de vapor o tractores Berliet.

Un ramal con apeaderos intermedios en Cruz, Fuente San Luis, Ruzafa y La Barraca.

La foto fue tomada en junio de 1953 por el famoso historiador y fotógrafo británico Trevor Rowe, recientemente fallecido, en la estación Valencia-Jesús. También en las vías de la estación: un automotor eléctrico tipo “Bujía” y un coche de bogies al fondo de la imagen y en paralelo al tren de Nazaret otro coche “empalmat”.

Texto de Esteban Gonzalo Rogel
                                  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...