domingo, 24 de febrero de 2019

VISITAR LOS AZUDES

En esta antigua postal del azud del Oro podemos ver una respetable cantidad de agua yendo hacia el cercano mar. Autor desconocido, ca. 1930.

QUÉ HACÍAMOS EN EL TURIA

Antes de la conocida gran riada de 1957 los ciudadanos de Valencia podíamos disfrutar en variadas ocasiones del cauce del río con diversos objetivos. Uno de ellos podía ser disfrutar de la vista de los puentes, ver correr el agua, en casos excepcionales ver con miedo la subida de las aguas, disfrutar en las fiestas de las Pascuas de los cachirulos, etc. A partir de la riada el río Turia se convirtió en un asunto de Estado, y al final con el emblema “El riu és nostre y el volem verd” los valencianos en los años setenta del siglo pasado nos ganamos lo que pedíamos “El río es nuestro y lo queremos verde”, con lo que el cauce en lugar de la autopista inicialmente proyectada pasó a ser la mayor zona ajardinada de la ciudad.

Una de las características propias del Turia eran los azudes, de los que la ciudad disponía de dos o tres, donde a través de una pequeña presa, una cierta cantidad del agua que corría por él, se desviaba hacia una de las famosas acequias que regaban, y lo siguen haciendo, partes de la cada vez más pequeña huerta de Valencia. Hoy veremos un par de esos azudes. Comenzando por el último, el más cercano al final del cauce, el azud del Oro, es decir de la acequia del Oro, acequia por cierto no perteneciente al Tribunal de las Aguas. Situado hoy su antiguo edificio junto al Ágora, precisamente se puede ver desde el puente denominado del assut de l’or.

Azud de Mestalla, revista Bancaya 1965. Foto autor desconocido.

El otro azud, creo recordar que es el primero que se encuentra al entrar el río en el término de Valencia, es el de la acequia de Mestalla. En este caso la fotografía nos muestra un pescador pacientemente sentado ante el azud por el que baja una generosa cantidad de agua, si comparamos con la que lleva el actual nuevo cauce, o sea nada, ni gota.

Texto de Enrique Goñi Igual

No hay comentarios: