sábado, 1 de septiembre de 2018

EL PRIMER EMPEDRADO.



En 1755 y coincidiendo con el III Centenario de la Canonización de San Vicente Ferrer se llevaron a cabo diversas actuaciones que contribuyeron para que la ciudad mejorase en sus servicios.

La popular calle del Trench, desde Santa Catalina al Mercado, fue la primera que gozó de la modernidad del empedrado. Por su acceso al "mercat", lució preciosa y el barro y el polvo desapareció en su trazado, instalándose años después en su cercanía comerciantes de joyas, para ser conocida la zona como la de los plateros.

Nació el cuerpo de bomberos, al tanto de los fuegos y para su rápida extinción. Se fundó el Colegio de Abogados, que iba acoger a sus asociados en beneficio de todos.

Se editaron libros con fotografías del santo, al igual que un tratado sobre las numerosas posadas que iba a ser de utilidad para los viajeros que con motivo de la canonización acudían a Valencia. 

La popular calle, según la leyenda, que había nacido por un "trencat" en la muralla árabe, marcó el camino a seguir en el resto de la retícula urbana.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...