jueves, 21 de junio de 2018

PUBLICIDAD EN LOS TRANVÍAS

Parcial de foto del archivo municipal de València, datada en 1880, colección Gayano Lluch.

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES TRANVIARIAS

Al principio el exterior de los tranvías de caballos iba pintado con tonos más o menos neutros, nada chillones sean claros o algo oscuros. Pero de golpe los comerciantes que por aquellos años de 1880 ya habían descubierto que el buen paño se vendía más si se publicitaba que si se quedaba escondido en el arca, vieron que un vehículo en movimiento por toda la ciudad, incluso pueblos cercanos tenía mucho más impacto visual que un anuncio en el balcón o fachada del domicilio de su actividad, médico, farmacéutico, comerciante de vino o de máquinas de coser, en resumen que los nuevos tranvías podían ser unos fantásticos publicistas de casi cualquier actividad y así fue.


En 1880 se data una foto de un tranvía en la calle san Vicente, de la línea al Grao o de la Interior de la Sociedad Valenciana de Tranvías (SVT), junto a la manzana que ocupa el teatro Olimpia, que entonces albergaba un convento, en el que se puede ver un anuncio en la trasera y se puede adivinar el del lateral inferior y otro añadido en el lateral del techo. Estos anuncios suponían un aumento de beneficios para la compañía tranviaria, que por descontado no iban a desdeñar. Desde entonces las compañías tranviarias, bien de forma directa o a través de agencias ajenas alquilaron sus laterales y frontales para quien quisiera y pudiera anunciarse. Así lo hizo también la nueva Compañía General de Tranvías (CGT) con sus coches de las líneas de caballos.


Tranvía de caballos de CGT de una de sus dos líneas, 
por la calle de la Paz, ca. 1900. 
Foto autor desconocido. Remember-València, pg 1703.

Con la novedad de los tranvías eléctricos siguió la publicidad, en este caso en plan conservador sobre un coche de la línea nº 1 Interior junto a las torres de Serranos.


Parcial de foto de Barberá Masip, ca. 1911.

Siguiendo con el tema, a los nuevos coches nacidos en 1912, denominados habitualmente serie 100, corresponde la siguiente foto, ya en época más moderna saliendo de su final de línea en Gran Vía Fernando el Católico. En ellos se aprecia ya un voraz apetito por parte de CTFV por ofrecer el máximo de superficie publicitaria.


Coches 123 y 112 de la línea 10 en Fernando el Católico, 
Foto Wiseman 1959.

Posteriormente en 1926 llega una nueva serie de tranvías eléctricos, los 200, que fueron muy apreciados por el público por su mejor estabilidad y suavidad de marcha. Al principio tanto los 100 como los 200 llevaban algún anuncio en el techo, pero los asuntos económicos forzaron la publicidad masiva, que se destapó a partir de los años cuarenta del siglo pasado.


Coche 263 más remolque 163 dotados de anuncios por todos lados. Foto Wiseman de 1965, entrando a marqués de Sotelo desde Xàtiva.

Texto de Enrique Goñi Igual.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...