sábado, 9 de julio de 2016

UN ALERTA EN EL GRAN TEATRO

Colección Biblioteca Valenciana

1923 - Finalizaba el año y el 6 de diciembre abría sus puertas el Gran Teatro en la nueva avenida Amalio Gimeno que, por su conexión directa entre la Estación del Norte y la plaza de Castelar, se convertía en una puerta de entrada principal a la ciudad. Además de estar llamada a codearse entre las más importantes de sus vías urbanas.

Al día siguiente de su inauguración el cronista del Diario de Valencia estaba enfadado. Lo demostraba en su portada. Tenía motivos para ello, lo que no fue óbice para que en su profesionalidad destacara las cualidades del nuevo centro de ocio que había iniciado su andadura con una representación musical: las zarzuelas de Amadeo Vives, Maruxa y Bohemios.

La sala, abundaba el redactor en su descripción del interior, contaba con un vestíbulo foyer, Café Bar, galerías y escaleras, regalando al espectador  el mejor efecto visual posible por su decoración y por su iluminación que resultan espléndidas. Decía. 

Hablaba en su crónica de la existencia de dos pisos: en el principal hay palcos laterales y un agradable anfiteatro, en el segundo localidades preferentes de delantera y la entrada general; luego hay dos proscenios solitarios que parecen colgados del piso principal de situación no tan gallarda; y el patio de butacas que es lo que parece acercarse más a las intenciones de futuro cine.

Pero la razón de su enfado venía al final de su columna, lamentando no poder dar referencia de la interpretación musical, pues por el peligro atrapar una pulmonía se vio precisado a abandonar el teatro sin esperar a que el primer acto de Maruxa terminará.

La razón de su huida venía dada por una intolerable corriente de aire que por el acceso lateral derecho de la sala al escenario, se proyecta sobre los espectadores próximos a donde el redactor se hallaba, lugar al que había sido invitado.

Finalizaba haciendo una llamada a la empresa para que tomara medidas para facilitar su trabajo en próximas actuaciones, sin temor alguno para el crítico, y de esta guisa contribuir con su tarea a los buenos propósitos de la dirección. Y, al tiempo, suscitar en el público la afición hacia tan digno espectáculo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...