viernes, 13 de febrero de 2015

DESCANSO TRAS LAS ESCURÁ


1945 El descanso de la tarea 1945 – Colección de Pilar Martínez Olmos

Eran los años 40 y el ama de casa veía avanzar las horas del día entre chispazos  de carbón y ruidos de cazuela, probando de sal los platos de cuchara a un fuego lento que mantenía el hervor. La tierra de fregar era el relevo en la tarde y los platos y ollas volvían después a la alacena, limpios como una patena, aunque desgastados por la "escurá" en cuya batalla la mujer perdía sus fuerzas.

El corral, si lo hubiere, era el lugar ideal para la fresca, en espera de acometer la tarea para la cena, tal como vemos en la foto donde mientras el perro olisquea, el ama de casa descansa, acomodada entre sillas de enea, una de ellas desvencijada por el paso del tiempo, aunque eficaz apoyo para completar una escena tan doméstica como grata. 

Como proyección del hogar, entre plantas y jilgueros, con los titas, titas, se engordaba a las gallinas para el buen caldo del puchero que llegado el domingo reinaba en la mesa.

¡Titas, titas!

1 comentario:

Gregorio dijo...

Muy bonita la foto y el comentario . Gracias y buen día para todos. Gregorio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...