domingo, 22 de enero de 2017

SOBRE LA EDUCACIÓN ESCOLAR EN EL BARRIO DE BENICALAP - IV

Archivo Colegio Diocesano

1960 - Colocación primera piedra con la presencia del Arzobispo Olaechea y del alcalde pedáneo Luis Albiñana, Presidente del Patronato Parroquial San Roque de Benicalap. 

COLEGIO DIOCESANO DE S. ROQUE

Nace alrededor de una propuesta realizada por el párroco de S. Roque D. Juan Blanquer (en aquella época párroco de la única iglesia del barrio) a un grupo de feligreses allegados a la parroquia.

La propuesta no contemplaba exclusivamente el Colegio sino que iba a ser centro de otras actividades orientadas al barrio. Aparece un cine, el Rosaleda, que estuvo funcionando muchos años, de grato recuerdo eran los cines fórum que se hicieron en la pre democracia. Junto al cine se hizo un bar del mismo nombre con el fin de atraer a la Juventud y en general a los vecinos.
Archivo Colegio Diocesano

La idea fue bien acogida, creándose el Patronato de S. Roque que afrontó, ya con aportaciones económicas, ya con escrituras personales, el aval para comenzar el desarrollo de las obras. Sirva como recuerdo y gratitud aquellas personas que arriesgaron bienes y esfuerzos con el fin de asentar para el barrio todo un proyecto que poco tiene hoy que ver con la idea inicial.

El Primer Patronato la formaron: Luis Albiñana , Peregrín Carbonell, Juan Folgado, José Bernardo Almenar, Vicente Luna, José Chofré , José Tarín , Miguel Montesinos… y un largo etc que no alcanzo recordar. Se hicieron unos estatutos donde se hablaba del fin de la obra y las funciones del Patronato. La escritura de compraventa del solar está fechada el 29/12/1959 y la actividad docente se inició en unos locales cedidos por el Colegio Salvador Tuset próximo, mientras que el Cine Rosaleda, como terraza de verano, proyectó sus primeras películas en el Colegio de las Monjas Nuestra Señora del Carmen y San Vicente de Paúl.


1963 - Álbum familiar de Hnos. Luna LLopis
(Con mi agradecimiento)

Se comenzó el funcionamiento impartiendo los conocimientos que se exigían legalmente , si bien era el único colegio donde se podía cursar oficialmente el bachillerato. Recuerdo el tiempo que funcionó como filial del LUIS VIVES y como antecedente al Colegio Diocesano. 

El centro impartía clases nocturnas para completar los conocimientos básicos en aquellas personas que estaban trabajando y que por su situación no podían acudir por la mañana a las lectivas.

Actualmente ha desaparecido lo que fue el cine y el bar, dedicándose a impartir docencia.

Texto de Eduardo Donderis Folgado
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...