sábado, 17 de septiembre de 2016

UNA PLACA A GUILLEM DE CASTRO

Archivo Muicipal

El Siglo de Oro de la Lengua Castellana del XVI había bebido del existente con doscientos años de anterioridad, expresado como el de la Lengua Valenciana. Siglo aquel al que contribuyeron con mayor reconocimiento los valencianos Virues, Timoneda y Guillén de Castro, entre otros. Los tres y en su homenaje, se les honra en la actualidad con calles en nuestra ciudad.

En 1931 en un año de gran actividad para homenajear a valencianos ilustres se acordó por parte del Ayuntamiento colocar una lápida en la calle con su nombre al literato de la Lengua Castellana, Guillén de Castro, quien también había formado parte de la “Academia de los Nocturnos” con el seudónimo “Secreto”, centro cultural y literario de primer orden de finales del XVI.

La lápida, obra del escultor Carmelo Vicent, y con carácter provisional, fue instalada en la pared de la Iglesia de San Agustín, llamada a su ubicación definitiva en un edificio en construcción, justo enfrente del templo agustino.

El 28 de julio de aquel año, tras interpretar la Banda Municipal “Lo cant del Valenciá”, y por parte del secretario Sr. Larrea acometer la lectura del acta, el Alcalde Sr.  Trigo pronunció un breve discurso para proceder al descubrimiento de la lápida mientras se interpretaba la Marcha de la Ciudad a los acordes de timbales y clarines.

El acto fue muy concurrido con asistencia de número público ante la presencia, como era habitual en estos casos, de las primeras autoridades y representantes de otras de entidades culturales.

Acompañaron al Alcalde Sr. Trigo varios concejales. El Gobernador Sr. Rubio, por la Comandancia el Sr. Riquelme, por la Audiencia el Sr.  Suárez de Fraga y  por el Arzobispado el canónigo Manuel Pérez, representaban las fuerzas vivas de la ciudad, a las que se unieron encomendados de la Academia de Bellas Artes y de la Asociación de Profesores de Orquesta. No faltaron el Sr.  Cebrián Mezquita, cronista de la ciudad y el cura párroco de San Agustín, así como otros invitados.

Finalmente, el síndico del Ayuntamiento D. Joaquín Reig, en lengua Valenciana,  exhortó la figura literaria de Guillén de Castro, quien había recibido muchas alabanzas por parte de sus coetáneos Cervantes y Lope de Vega, tal y como recordó el orador para dar finalizado el acto con la interpretación de “La entrá de la murta” por la Banda Municipal y una gran aplauso del numeroso público asistente, pese al fuerte calor reinante en la mañana de aquel martes de Julio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...