martes, 13 de octubre de 2015

ESTADO DE GUERRA

Valencia en "estado de guerra". La artillería en la calle

1934 - El 5 de octubre, viernes, se inició en España un movimiento revolucionario auspiciado por la oposición que tuvo su mayor significación en Asturias y Cataluña. La chispa inicial se había producido en Madrid la noche del jueves, con motivo de la constitución del nuevo Gobierno. En algunas capitales de provincia se declaró la huelga general, como sucedió en Valencia donde en consecuencia y en la noche del sábado se dictó la "ley marcial" a los acordes de una banda  militar en diferentes puntos de la ciudad, causando asombro en el momento en el que se leía la declaración. "Los acordes de las cornetas y redoblar de los tambores durante el silencio de la noche, era algo que sobrecogía el alma pensando en todo lo que estaba sucediendo". Así se expresaba Las Provincias del martes 9 de octubre que añadía en su crónica el poco público congregado ante los manifiestos, que "prorrumpía en vibrantes vivas a España y al Ejército y algunos mueras contra determinados políticos muy significados".

Periódico que durante tres días no pudo comunicar con sus lectores, como los demás de la ciudad, a excepción del "Diario de Valencia" que pudo continuar sus ediciones. Por la proximidad, había expectación por lo que sucedía en Barcelona. En un principio las noticias que llegaban no eran inquietantes, pues la Generalidad "comunicaba al Gobierno que se disponía a mantener el orden con toda energía", ciudad en la que no se había declarado el estado de guerra a diferencia de Asturias, más exaltada.

Sin embargo la noche del sábado se oyó por la radio de la ciudad condal al Sr. Companys, quien desde el balcón de la Generalidad y ante el público que llenaba la plaza proclamaba la República Federal Catalana bajo la autoridad del “Estat Catalá”, al mismo tiempo que el Ministro de Gobernación hacia pública la conversación mantenida con el Consejero catalán Sr. Dencás que "no ha podido ser más satisfactoria para las relaciones entre aquel Gobierno y nosotros".

Así pues las noticias eran contradictorias. Los radioyentes de Valencia estaban pendientes de sus aparatos, pero lo cierto y fuera como fuere tras una noche de gran tensión y enfrentamientos, con los comunicados del amanecer  se supo que "el ex presidente de la Generalidad, Sr. Companys había capitulado".

Día dominical que fue triste para Valencia. Los periódicos de Madrid no llegaron a la ciudad, los tranvías apenas circularon, los únicos: conducidos y custodiados por la fuerza pública, los partidos de fútbol y corrida de toros fueron suspendidos, con la gente en sus casas atenta a la radio. El lunes fue un día más tranquilo con los comercios abiertos, al ver que la insurrección había fracasado -aunque perduraría por unos días en  Asturias - con la gente por las calles animándose la ciudad.

Mediante un comunicado del día 8, lunes, el Gobierno Civil de Valencia hizo saber las 54 detenciones, "algunas de ellas de significados extremistas" llevadas a cabo. Hubieron pequeños incidentes en la Gran Vía Marqués del Turia y en la calle Garrigues, con varias explosiones, una de ellas en la plaza San Nicolás y otra en un transformador de la calle Cuenca;  al igual que diversas coacciones en la calle Jesús y Camino de Torrente y en comercios de las calles Pi y Margall y de la Sangre. En el Grao se produjo el vuelco de un tranvía.

Y en el mismo día la autoridad militar elogiaba al pueblo valenciano por sus muestras de cordura y sensatez.

1 comentario:

Gregorio dijo...

Mi padre, que era un niño, cuando sucedió la evolución del 34 en Asturias, ellos que vivían en Oviedo, me comentaba que estuvieron encerrados en casa los días que duró la revolución , que en Oviedo , causó aparte de muchos daños materiales , lo que es más triste perdidas personales numerosas .

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...