jueves, 9 de abril de 2015

BAÑOS EN LA CIUDAD

 1895 baños del almirante
1895 -  Si siempre se ha dicho que Valencia vivía de espaldas al mar, quizá ello justificaba la existencia de baños en la ciudad, abundando en que el periodo de su apertura al público fuera en la mayoría de ellos de mayo a septiembre, aunque llegado el invierno y previa petición anticipada, algunos abrían sus puertas. 

Tendría que llegar la última década del XIX para que instado desde diversos sectores, a los que no sería ajeno Vicente Blasco Ibáñez, el deseo de unir Valencia al mar se viera reflejado en proyectos. 

El tranvía de atracción animal que funcionaba desde 1876 al Cabanyal era insuficiente y más que acercar, distanciaba. El balneario de Las Arenas, inaugurado en 1888, estaba llamado a que las distancias fueran más cortas, más ilusionantes.

Mientras tanto, fueron varios los baños que procuraban instantes de placer, y en la calle Carniceros, los baños de Espinosa, daban servicio a la zona. En las calles de Falcons y San Miguel los de San Rafael, y en la de Tránsits, los de Diana, mientras que a la calle del Almirante acudían los más adinerados. Pero los de mayor uso eran los del Hospital General que también prestaba un servicio gratuito para los más necesitados. Baños que se mantuvieron hasta los años cincuenta del siglo XX.

En la foto de 1895, vemos el aspecto que ofrecía el tejado de los Baños del Almirante bajo el que se esconde su estilo mudéjar con dilatada existencia desde época musulmana, aunque su construcción se documenta que fuera tras la Reconquista.

Fuente: Valencia en la Revolución (1834-1843) de Ivana Frasquet
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...