lunes, 16 de febrero de 2015

FERIA MUESTRARIO INTERNACIONAL, SUS EMPLEADOS


 
1931 empleados feria muestrario internacional 1931 – Archivo de Rafael Solaz

La Feria Muestrario Internacional había vencido la rémora que supusieron los eventos de Sevilla y Barcelona del año 1929 y la Cámara Oficial de Comercio, a través del Ayuntamiento, instaba a la ayuda del Estado para colocar a la institución en el lugar que se proponía.

No obstante, las mayores dificultades procedían por la necesidad en ampliar sus instalaciones, objetivo que se trazó, sin lograrlo, durante el primer lustro de los treinta, inmersos en la crisis económica internacional de aquellos años. En 1936 la Cámara Valenciana proponía como solución definitiva la expropiación y donación a la entidad ferial de unos terrenos anexos. Por razones obvias en 1937 ya no hubo certamen, reanudándose la actividad en 1942.  

Pese a todas estas adversidades, la Feria de Muestras Internacional de Valencia había alcanzado en los años treinta un cierto prestigio europeo, como  lo demostraba la consolidación de la misma con la participación de una extensa gama de  productos valencianos, nacionales y con la presencia de 150 expositores europeos. La industria del mueble valenciano veía en la FMI su mejor ventana y sus expositores causaban sensación al público interesado por sus acabados.

Si la FMI de Valencia funcionaba a satisfacción de sus clientes y también del público asistente, se debía entre otras razones al magnífico comportamiento de sus empleados, de cuya representación la imagen nos ofrece una pequeña muestra en la que se vislumbra el orgullo de los empleados, con traje y corbata, posando como recuerdo de su participación durante los días de certamen. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...