sábado, 10 de diciembre de 2016

TORRES DE QUART. LAS OTRAS CICATRICES


Cuando el 25 de Abril de 1946 se aprobó el informe, por parte de la autoridad militar, de que las Torres de Cuarte tenían que cesar como cárcel de los presos militares que allí se albergaban, la suerte estaba echada; su misión como cárcel tocaba a su fín.


Así, el 1 de Junio de ese mismo año de 1946, con la firma del Gobernador Militar, General Carlos Ruiz del Valle, y subsiguientes pasos en la cadena de mando, al Capitán General, y al Ministro del Ejército, finalizaba éste monumento, su triste pasado, uno de los iconos de la Ciudad de Valencia.

Fueron entregadas y  recibidas las torres por parte del Ayuntamiento de la Ciudad, y se vieron las otras huellas de un pasado; no las de las guerras, con las marcas de los tiros y cañonazos, sino sus interiores. 

Esas huellas que en sus entrañas se hicieron para acondicionarlas como cárcel, y que hoy en día no se pueden ver, porque su rehabilitación borró, como no podía ser de otra manera. 

Pero ahí están éstas fotografías, como testimonio de ello, y desearía, que el lector de éste artículo, se sumergiera, en la dimensión de otro tiempo, y viera, lo que vieron otras gentes. 

Orificios donde se apoyaban vigas para crear espacios entre sus grandes huecos, escaleras y estancias; pero vale más unas fotografías, que mil palabras. 


Como anécdota comentaré, que el patio de distracción o esparcimiento de los presos, fueron sus terrazas, y cuando se asomaban por sus antepechos, todavía sin almenas, se les podía ver desde la calle o desde las fincas inmediatas.

Hoy las vemos rehabilitadas, y lucen en todo su esplendor, tal como fueron construidas y terminadas, a mediados del Siglo XV.

Texto Germán Gómez.

Fotos Archivo Municipal

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...