domingo, 11 de septiembre de 2016

SOBRE LA EDUCACIÓN ESCOLAR EN EL BARRIO DE BENICALAP - I

Años 50 - Inauguración Colegio Público Salvador Tuset - Colección Almenar Blayet

La exposición es tan solo un recordatorio nostálgico, sin mayor alcance, a la vez que homenaje a una época y unos maestros que dieron sus conocimientos en dar una formación en momentos duros, esforzándose al limite para enseñar lo que sabían a una juventud  que no tenía otro objetivo que aprender los conocimientos  básicos, y comenzar a aportar dinero a la familia que tan necesario era. Aportación económica que por poco que fuera servía de mucho. Abandonaban los bancos escolares y entraban de aprendiz de un oficio. La información recogida es a través de antiguos colegiales hoy septuagenarios y octogenarios que en su momento estuvieron sentados en las aulas de estos colegios.

ESCUELAS NACIONALES
Estuvieron ubicadas en la Avenida de Burjasot frente al horno de las Rejas y esquina con la actual calle del Pintor Matarana.

Los alumnos estaban separados. Los niños asistían a las clases en la planta baja y las niñas en la primera planta. Recuerdan que habían entre los alumnos dos grados de formación impartidos por dos maestros.

 Las “primeras letras”  las enseñaba D. Miguel Galán de grata memoria y que actualmente tiene rotulada una calle del barrio a instancias de los antiguos colegiales. Cuando se alcanzaba el nivel determinado de conocimientos se pasaba a D. Joaquín Llobell donde se impartía una formación más avanzada. Cabe recordar que D. Joaquín Llobell casó con Carmen Tuset, hija del pintor Tuset y que siguió adelante su formación licenciándose en Derecho y aprobando las oposiciones de Fiscal ejerciendo como tal en la Audiencia de Valencia.

Cuando se terminaba la formación en el barrio, los alumnos se “ponían a trabajar” o caso de seguir adelante en los estudios se matriculaban en los Salesianos de la calle Sagunto como internos o externos. Por otra parte, las niñas recibían formación elemental y “costura” en la primera planta del edificio de las escuelas. Durante muchos años Dª Lola era la maestra por excelencia de su formación. Estas escuelas fueron el punto de partida de la eliminación del analfabetismo en la zona. Si bien no se alcanzaban grandes conocimientos, sí los elementales y sobre todo las cuatro reglas con los que defenderse en el día a día.
Este espacio quedó obsoleto, construyéndose las actuales escuelas públicas en los años 50, cuyo acto inaugural vemos en la foto.

Texto de Eduardo Donderis Folgado 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...