miércoles, 11 de diciembre de 2013

FERRETERIA LA CADENA

Ferretería La Cadena, 1934

Archivo de Rafael Solaz 

1934 - Terminaba el año 1915, cuando un 30 de diciembre y con la visita del Rey Alfonso XIII se colocaba la primera piedra para la construcción del Mercado Central, cuando aún no se habían completado los derribos necesarios. La zona colindante componía una retícula urbana de estrechas callejuelas que por la atracción del viejo mercado estaba repleta de pequeña tiendas que daban vida a un barrio que, con el paso de los años, su actividad comercial iba a seguir incesante; aunque con otro aspecto. 

Unos años antes de aquella visita real, en 1912, la familia Torner había abierto en la desaparecida calle Guerrero un local para la venta de artículos domésticos, principalmente de cocina, así como los de ferretería. Nació así la Ferretería La Cadena que tenía su almacén en la cercana de Cubells, llamada a ser un referente en la Valencia de años después.

Con la apertura de la avenida del Oeste tras los derribos de aquellas callejuelas -que afortunadamente cesaron a la altura de la Iglesia de los Santos Juanes- la zona que nos ocupa tuvo la lógica transformación con la construcción de altos edificios. 

Uno de ellos, frente al Mercado Central y esquina a la calle de Calabazas, se alzó con el nombre de Edificio Torner, cuyo propietario no era otro más que el hijo del fundador de la vieja y pequeña ferretería, pero en esta ocasión ocupando el edificio la amplia planta baja más su entresuelo, aumentado así su oferta con todo tipo de productos para el hogar, al igual que para abastecer a profesionales de diversos oficios que acudían a la busca, tanto del sencillo tornillo, como otros artilugios más sofisticados. 

Vemos la foto publicitaria de tan popular local en su calle de origen, sencillo pero lustroso, y que a partir de los años cuarenta y hasta su desaparición, iba a ocupar el chaflán de un bello edificio que lleva el nombre de su fundador: el de Torner.

2 comentarios:

Gregorio dijo...

Muy interesante el comentario y la foto. Las Ferreterías con toda su mezcolanza, de cacharros , inventos, útiles variados desde tijeras a tornillos , siempre han sido como una especie de caja mágica donde casi siempre se encontraba la solución para los problemas del funcionamiento diario del hogar, lástima que muchas ferreterías , hayan desparecido por un progreso que a veces se lo lleva todo por delante. Buen día y un abrazo y gracias a los dos por las fotos y los,comentarios para que cada día aprendamos y conozcamos algo nuevo. Gregorio

Julio Cob Tortajada dijo...

Gregorio, las grandes superficies han hecho mucho daño a las tiendas de barrio. Aunque en su dia FLCadena fue todo un referente emplazada en un lugar extraordinario como es junto al Mercado Central.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...