domingo, 9 de julio de 2017

RETABLOS EN LOS PORTALES: "EN ELS GRANDS I EN ELS XICS"



Archivo Municipal

En la “puerta del Mar” había un retablo dedicado a la Virgen de la Bonavía venerada desde tiempos lejanos por los hombres de la mar, que a la sazón tenían su iglesia en el barrio de los Pescadores, con advocación a la Nuestra Señora de la Bonavía.

Pero la costumbre se extendía a las demás puertas de la muralla cristiana, en un hábito que fue iniciado por los Jurados y que se fue expandiendo por el interior, con tanto arraigo, que a finales del siglo XV eran muy pocas las calles que no disfrutaban de un retablo: bien a la Virgen o bien a algún santo.

En el “portal del Coixo”, también de San Juan, se podía observar desde 1380 su imagen en un retablo de un autor, hasta entonces desconocido, que se apellidaba Vilaux, por el que cobró quince florines, cantidad muy importante para la época.

Pocos años después, en 1391, el “portal Nou” lució el suyo, en el que aparecía “la invención de la Santa Cruz” y Santa Elena. Portal éste en el que Pere Compte esculpió la imagen de la Virgen en 1471 que fue pintada por Jerónimo Morell.

En la “puerta de Serranos” se sabe de la existencia de un retablo en alusión a la Cruz que se había mejorado en 1438 por Berenguer Matheu. Trabajo de restauración que también se había llevado a cabo en el arriba citado retablo de la “puerta del Mar”, en 1429, el de la Bonavía, por parte del carpintero Jaime Roig y el pintor Pedro Travot.

El “portal de Torrente” o de los Inocentes tuvo el suyo en 1436, con unas imágenes de santos, obra de Leonardo Crespi, que había mejorado a otro colocado el año anterior. En 1439 Berenguer Mateu  adornó el “portal de los Judeus” con la imagen de San Andrés que estaba protegida por un tejadillo de madera.

Uno de los más importantes fue el situado en el “portal de la Trinidad”, donde al existir una imagen en su nombre, en 1440, se encargó al imaginero Guillem Camayso un “retaule obrat de fusta”, también protegido por un tabernáculo pintado por Gaspar Saera y alumbrado por una linterna de aceite. Tras sucesivas restauraciones en el mismo siglo, en 1505, fue sustituido por otro retablo pintado por el “venerable mestre Nicolau Falquo”, con un coste de ciento cinco sueldos.

El “portal del Real” tuvo dos, el primero en 1457 pintado por Jaime Fillol. Años después, en 1483 y con un costo de cien sueldos, Luis Pasqual pintó otro costeado por los vecinos. En 1483 Pedro Alboredes pintó una Virgen para el “portal de Ruzafa”.

Los Jurados, en 1454, acordaron colocar la imagen del Ángel Custodio en el “portal de Cuarte”, sin embargo, la decisión no se llevó a efecto hasta que llegado el año de 1475 se tomó la decisión de situar su imagen en los portales de Serranos, Cuarte, San Vicente y del Mar, los conocidos como “portals grands”. Acto procesional que se llevó a cabo con gran solemnidad en dos fechas, el 31 de julio y 1 de agosto de aquel año.


Fuente: S. Carreres Zacares, de Las Provincias

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...