jueves, 1 de junio de 2017

"ROBA TRADICIONAL VALENCIANA" - III


MOCADOR DE COLL

Pieza fundamental que llevará siempre puesta toda mujer que se precie “dejando tan sólo de utilizarla las de reputación dudosa”.

Como el pañuelo, los materiales utilizados para su confección van a ser muy diferentes, según el uso a que sean destinados, bien de trabajo o de lucimiento,  heterogeneidad que afectará a las formas, siendo normalmente cuadrados o triangulares.

Se colocará sobre los hombros para cubrir el escote, dejando una gran libertad a la hora de anudarlo en la banda delantera, bien haciendo un lazo, cruzándolo sobre el pecho y anudado a la cintura, dejando sueltas las puntas y enganchado por medio de agujas.

También los colores van a ser muy variados, destacando el negro y el blanco, coincidiendo muy extrañamente en su ornamentación con el delantal, en contraposición a lo que hoy estamos acostumbrados.

En el siglo XIX principios del XX el pañuelo desaparece como pieza de lucimiento en la calle, apareciendo lo que conocemos como toqueta, que podía ser de seda, lana, piel de cabra y que tendrá una forma específica.

LES JOYES

Este sería un tema muy extenso, suficiente por sí mismo como para poder hacer una publicación exclusiva. Tan solo comentaremos que las formas son muy variadas según los gustos del momento, utilizando normalmente la plata dorada y el oro de baja calidad, guarnecido por extras y que en el siglo XIX se adornaran con gran cantidad de perlas.

Lo que sí queremos destacar, enaltecer y potenciar, es la joya más preciada que diferenciará a toda mujer valenciana de las otras del mundo,  como es la “pinta”, pieza de metal trabajado, utilizada para sujetar y adornar los cabellos.

EL MONYO

No conocemos las formas de peinar anteriores al siglo XVIII, ya que normalmente la mujer iba cubierta por pañuelos espesos que no dejaban opción a ver las formas de los cabellos.

Es a mitad del siglo XVIII cuando la mujer deja la costumbre de la “Mantellina” para lucir sus peinados que en un principio son sencillos y de características muy similares, dejando una raya que parte la cabeza, lanzando los cabellos hacia una cola que nacerá del occipital y que se dividirá en dos trenzas, y una coleta que se enrollara torno la aguja de la cabeza, la cual anteriormente se habrá colocado enganchada entre la cola principal y la cabeza, envolviendo las dos trenzas restantes, a derecha y a izquierda del nudo central.

En la época del romanticismo nació la revolucionaria tendencia de partir los cabellos en tres zonas, formando encima de la cabeza la silueta de una T,  por lo que caerán sobre las orejas dos colas qué bien se enrollaran a modo de caracoles o se alinearán de formas muy variadas al cabello de atrás, el cual continuará peinándose de igual manera como hemos indicado antes, dejando siempre muy marcadas las caídas laterales.

EL’HIVERN

A nadie se le ocurrirá colocarse piezas finas y suaves en los meses más fríos del año o sea en el invierno, bien al contrario la mujer se cubrirá con mantones de lana o capuchas que tienen una medida inmensa y que se envuelven para protegerla del frío.

Publicado por “Mes a Mes” que fue editado por la Asociación Cultural "El Portalet"

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...