martes, 13 de junio de 2017

EL JARDÍN BOTÁNICO

(Con mi agradecimiento a Vic Payá)

En 1928 cuando se estaba preparando en Sevilla la Exposición Hispano Americana para la primavera del próximo año, se pensó en la conveniencia de que el Jardín Botánico de Valencia tuviera entre sus pabellones acto de presencia. La noticia saltó a la palestra cuando el jardín estaba dirigido por Francisco Beltrán Bigorra, como catedrático de la Facultad de Ciencias. La iniciativa se debió al jardinero Fernando LLopis que también destacaba por sus artículos periodísticos en torno a los exóticos ejemplares que extendían sus arboledas en el interior ajardinado.

Su existencia venía de antiguo, pues fue en el siglo XVII cuando la Universidad pensó en su creación. Se sabe de su primer emplazamiento -tuvo otros- en un huerto situado junto al Hospital de San Lázaro y tuvieron que pasar muchos años para que ocupara una nueva y definitiva zona, la ideal por la proximidad del Turia y a su vez regada por la acequia de Rovella en su camino hacia el interior de la ciudad. Así pues, no sería hasta principios del XIX cuando gracias al botánico Cavanilles se adquirieron en 1802 los terrenos actuales.

La excelencia del clima valenciano hacía posible el cultivo de especies llegadas desde Oceanía, África y Brasil y cuando terminaba la década de los veinte del pasado siglo, más de 2.500 especies daban importancia a un Jardín Botánico que podía codearse con los mejores europeos, pese a la dificultades económicas que hacían prohibitivo poseer el necesario centro tecnico de investigacion, pues baste decir que mientras que su homólogo madrileño disponía de 40.000 pesetas anuales para gastos extraordinarios, el de la calle Cuarte, apenas disponía de 4.000.


Archivo Municipal

Sin embargo, la prensa de la época ya destacaba la presencia en su interior de umbráculos y estufas a lo largo de sus senderos con especies que por su singularidad causaban un gran impacto a los visitantes extranjeros, en especial por una araucaria de 50 metros de altura, la primera conocida en Europa. Sin embargo, la importancia del Botánico carecía de interés para los valencianos.

Valencia tuvo su presencia en la exposición sevillana, mediante la representación de una casa rural obra del Arquitecto Emilio Artal Fos, sin que nos conste que aquella idea de Fernando Llopis se llevara a efecto.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...