viernes, 18 de noviembre de 2016

UNA PLACA A EDUARDO ESCALANTE

Archivo Municipal

1934 - Autor nada encorsetado antes las costumbres del momento, prolífico en sus géneros, narrador costumbrista tal y como demandaba la época, se ganó el entusiasmo del público que disfrutaba con sus sainetes entre unos aplausos que abarrotaban las salas del Principal y del Princesa.

Eduardo Escalante tenía su calle en el Cabanyal y en su homenaje, el ayuntamiento, cuando se cumplía el centenario de su nacimiento, el día 18 de noviembre de 1934 inauguró allí una lápida dentro de un acto que iba a tener su continuidad homenajeando en el mismo sentido al actor Ascensio Mora, y con la celebración de la “Fiesta al Sainete”, como titulaba la prensa, en el Teatro Libertad (nombre que adoptó el Princesa en aquellos años) en honor de ambos personajes que se llevó a término en la noche del día siguiente.

La lápida a Escalante la descubrió su nieto Eduardo a petición del alcalde Gisbert cuando había llegado la comitiva a hora temprana, a las 10,30 horas, compuesta por los concejales y una representación de la Diputación que se vio acompañada en el acto por enviados por parte de las Cámaras de Comercio y Agrícolas, al igual que de la Sociedad Valenciana de Actores, la Societat Valenciana d’Autors, del Conservatorio de Música,  de la Academia de Bellas Artes, de la Acció d’Art y Lo Rat Penat. No faltaron otras personalidades, así como el autor de la lápida Marco Diaz y familia del homenajeado.

Los habituales discursos, tras la lectura del acta municipal y descubrimiento de la lápida, corrieron a cargo de Peris Celda por parte de los autores valencianos y de Gayano Lluch por Lo Rat Penat, quienes glosaron a Escalante, para finalizar el acto con unas palabras del Alcalde entre aplausos de los concentrados.


La "fiesta" tendría su continuación en la calle del Actor Mora, con su nuevo nombre, a donde se trasladó la comitiva.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...