viernes, 9 de septiembre de 2016

UNA PLACA AL PERIODISTA CASTELL

Archivo Municipal


1932 - De quién fue el "Periodista Castell" y su reconocimiento se encargó el alcalde accidental Manuel Gisbert un 2 de agosto de aquel año cuando se descubrió en su memoria una lápida del escultor Ignacio Pinazo en la calle Convento Santa Clara, en su esquina a la Avenida Salmerón, que veía así cambiar su nombre por el del que fuera catedrático de Química y también político, además de fundador del periódico El Mercantil Valenciano; rotulación que figuraría en el nomenclátor de la ciudad hasta 1939, terminada la guerra civil.

Ya hubo intención hacía años por parte del Ayuntamiento de tendencia republicana de rotular la calle en su recuerdo, pero el periodo bajo el mando de Primo de Rivera lo impidió. Con este preámbulo iniciaba su locución un redactor del Mercantil Valenciano para glosar la capacidad intelectual y afán de trabajo del homenajeado, una vez descubierta la lápida a los acordes de la Marcha de la Ciudad ante una numerosa concurrencia. Contó el acto con una gran representación sobre el estrado de diversas entidades, tales como la Cámara de Comercio, la Escuela Industrial, el Colegio Médico, la Sociedad Coral El Micalet, el Partido Federal,  Acción Republicana, el Conservatorio de Música, entre otras. Por parte del Ayuntamiento, junto a su Alcalde, asistieron algunos de sus concejales,  el cronista de la ciudad Sr.  Cebrián Mezquita y el secretario Sr.  Larrea.

Tomó a continuación la palabra el Rector de la Universidad, don Juan Peset, quien trazó a grandes rasgos la biografía del doctor Castell, hijo de un farmacéutico de Alcoy, que había conseguido las carreras de Ciencia y Farmacia, para ejercer como profesor de esta ultima Facultad, para lograr finalmente su cátedra en la Universidad de Valencia. El rector Peset también se refirió a su personalidad periodística como fundador de su propio diario.

Cerró tan emotivo acto el alcalde Gisbert ensalzando la figura de Castell como hombre de ciencia y político, compañero de Pi y Margall y de Salmerón, quienes a la postre tenían sus respectivas calles en la ciudad,  adyacentes a la que se estrenaba, recordando su compromiso a favor de la I República desde su condición de diputado por Valencia en años monárquicos.

Con vivas al periodista Castell, a Valencia y a la República se puso punto final al encuentro con la interpretación del Himno de Riego por la Banda Municipal.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...