domingo, 10 de abril de 2016

LA PRIMERA PIEDRA DEL FARO

 Archivo de Paco Mañez

“En Valencia, á la décimo - séptima hora del día diez de abril, año mil novecientos cinco, S.M. el rey D. Alfonso XIII  (Q.D.G.), accediendo á la respetuosa súplica de la Junta de este puerto, que por delegación del Gobierno lo constituye y administra, se dignó colocar la primera piedra de los cimientos del faro del dique Norte”.

Así se dejó constancia en el acta ante la visita del monarca que había llegado al puerto atravesando el camino del Grao para detenerse sobre un templete ante la "Escalera Real", donde saludó a la Junta de Obras del Puerto en un ritual ante el gran público que había llegado “desde Valencia” a bordo de tranvías, tartanas y otros medios, atravesando el Camino del Grao, que desde los cuarteles de San Juan de la Ribera lucían colgaduras en sus balcones atestados de gente, con parejas de la Benemérita y traje de gala que se situaban de trecho en trecho.

Tras el saludo de cortesía, Alfonso XIII subió a bordo de un tren cuyo trayecto quedaba inaugurado para el servicio de las obras, que le iba a trasladar hasta el lugar, proximo al dique final, donde se había levantado un pabellón útil para un esmerado lunch que sería servido por D. Eugenio Burriel para los ciento cincuenta invitados.

Archivo de Francisco Pérez Puche

Con anterioridad se celebró una misa por el canónigo penitenciario Rvdo. Tormo. Junto al altar, una mesa sobre la que se firmó el acta por S.M. y demás autoridades portuarias, mientras la banda musical de la Casa de la Beneficiencia amenizaba el momento.

El acta fue encerrada en una artística caja junto a monedas y periódicos del día para ser depositada en el suelo. S.M. echó encima dos paletadas de cemento y la grúa situada al efecto, hizo caer el bloque artificial después de ser bendecido por el sacerdote.

Tras recibir un obsequio de la Casa Burriel consistente en tres copas de oro y plata encerradas en un estuche de piel de jirafa, el monarca descanso un momento en un sillón adornado con flores para, finalmente, montarse en el tren que le traslado al templete de la escalera real, regresando a Valencia.

Vemos la foto de 1940 con el faro cuyas obras habían finiquitado en 1930, veinticinco años después de la visita del rey Alfonso  XIII, y la del momento de la firma del acta correspondiente.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...