sábado, 14 de noviembre de 2015

EL CONVENTO DE JERUSALÉN



1933 - El Convento de Jerusalén emplazado entre las calles de Játiva y San Vicente, que había sufrido la invasión francesa de 1811 con importantes destrozos, tras su posterior restauración, permaneció abierto al culto según referencias de prensa hasta 1932. También parte de sus instalaciones fueron utilizadas como hospital en 1915.

En este año de 1933 se publicó la noticia de que unos particulares habían adquirido la propiedad y como era su puerta principal del siglo XV lo que mayor interés arquitectónico encerraba, el Ayuntamiento, por entrega gratuita de los nuevos propietarios, acordó aceptar la portada con destino al Archivo. Pieza gótica que por hallarse en el interior de uno de los patios, no era muy vista por los valencianos, lo que motivó que la crónica de Las Provincias se acompañara del dibujo para que fuese conocida por quienes la ignoraban.

Durante un tiempo era frecuente ver en la prensa este anuncio, resaltado: 

Materiales Derribo 
“Se venden en el mismo convento los materiales procedentes del derribo
 del convento de Jerusalén, chaflán calles Játiva y San Vicente”.

Un ilustre valenciano, D. Francisco de Paula Amat, que fallecería en Madrid en 1934, unos meses antes y en su última visita a nuestra ciudad, continuaba con su estudio acerca del personaje del Marqués de Brandemburgo, quien había sido enterrado en el Convento de Jerusalén en 1525, segundo esposo de doña Germana de Foix, Virreina de Valencia, quien con anterioridad se había desposado con el rey Fernando el Católico.

Antigua casa de mujeres devotas, el valenciano y papa Alejandro VI, en 1496 intervino para que fuese declarado como el “Convento del Santo Sepulcro de Jerusalén” bajo la advocación de nuestra Señora del Espasmo, a cargo de las religiosas franciscanas.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...