miércoles, 15 de julio de 2015

LA NECESIDAD DE EVACUATORIOS PÚBLICOS

Archivo RND Jim Baum

1934 - En junio de 1931 el periódico El Pueblo denunciaba las deficiencias en los servicios de urinarios públicos, evacuatorios decía, en la ciudad. De inmediato, el alcalde accidental Sr. Sanchis, salía al paso informando que la Junta Municipal de Sanidad había dado instrucciones al arquitecto Sr. Goerlich para que ejecutase un plano de este tipo de establecimientos públicos, instando para que de forma urgente se construyeran dos pabellones en la Playa de Levante para este uso.

Igualmente y en la Alameda, permanecía el proyecto para la sustitución del existente por otro más acorde a las necesidades del momento. La llamada del periódico aceleró su ejecución.

Quien reaccionó con rapidez a la llamada periodística y convencida de la insuficiencia del urinario instalado en la plaza Castelar, fue la Comisión de Policías y Reformas Urbanas, que por parte de su presidente Sr. Bellver, se dieron instrucciones al Sr. Goerlich para que aumentara el número de plazas, ampliando hasta el número de dieciséis las doce proyectadas.

Ante la respuesta municipal, el periódico se daba por satisfecho, haciéndose eco del sentir de numerosos ciudadanos interesados en resolver el tan debatido asunto de los evacuatorios públicos.

En la foto de 1934 vemos el aspecto que ofrecía la entrada de urinarios de la Plaza Castelar tras su importante remodelación.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...