jueves, 6 de marzo de 2014

LA FARMACIA PÉREZ LÓPEZ


farmacia perez lopez2

1907 - Entras por las torres de Serranos y la calle de su nombre te conduce hasta el Palau. Calle de Serranos muy comercial, fronteriza entre los barrios del Carmen y el de la Seu, con la Torre de San Bartolomé al fondo, donde antaño estaba la “Mare de Deu Grosa”: -¡Adeu Marióta! - ¡Adeu Joanet!-

D. Eduardo Pérez López, nacido en Madrid en el último tercio del siglo XIX, hijo de un militar que había sido condecorado en Cuba, se había trasladado a Valencia para abrir una farmacia, lo hizo primero en el cercano pueblo de Alboraya que más tarde cerró. Doctorado por Madrid y ya establecido, conoció a la valenciana Trinidad Puchal Serra, con quien se casó. Fruto del matrimonio nació Trinidad Pérez Puchal y pocos años después se trasladó a Valencia, donde en 1907 abrió una nueva farmacia en la calle Serranos nº 4, esquina a la calle Samaniego, a cuatro pasos de donde le parecía escuchar el:

 -¡Adeu Mariota!
farmacia perez lopez3

Pasaron unos años y en 1936 Trinidad fue testigo del incendio de la Iglesia de San Bartolomé de la que (tras su derribo de años después) sólo queda el campanario y su estructura.

La Farmacia Pérez López era de estilo modernista, con mostrador, anaqueles y botamen a la vista.

 A la muerte de D. Eduardo, regentó la farmacia su hija Trinidad Pérez Puchal, quien se había licenciado en Barcelona y que más tarde abriría una nueva farmacia en el Canyamelar, en la calle de José Benlliure nº 74 de la zona marítima hasta los años ochenta.
farmacia perez lopez1
 

Hasta su final, en las farmacia de Alboraya, en la de la calle de Serranos y en la del Canyamelar, ya propiedad de Trinidad Pérez Puchal, se elaboraban "el anti neurasténico del Doctor Pérez López, poderoso tónico reconstituyente, sin rival" y las "Sales del Dr. Pérez López, contra las molestias del hígado y del estómago", así como otras que ya no recuerda el nieto de D. Eduardo, D. Ulises Ribelles Pérez, quien sí recuerda de Alboraya cuando por las noches el sereno picaba en la puerta y les decía:


-Don Ediguardo, una reseptita…


 
(D. Ulises Ribelles Pérez y su hija D. Irene Ribelles viven actualmente en Asturias, y no saben si la Farmacia Pérez López de la calle Serranos nº 4 se cerró, o cambió de ubicación.)





2 comentarios:

Gregorio dijo...

Muy ameno e interesante el comentario de hoy, gracias por compartirlo con nosotros, buen dia y unabarzo. Gregorio

Julio Cob dijo...

Gregorio,efectivamente, para compartir y con mucho gusto.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...