sábado, 15 de marzo de 2014

EL NINOT INDULTAT

  ninot indultas 34_35_36

1934 - El "ninot" representa la esencia de la falla, toda vez que en su expresividad crítica, en la gracia que muestra y en su artístico acabado se condensa el auténtico espíritu fallero de la mano de su autor. Antiguamente se hacían a partir de una estructura de madera con rellenos de paja que se vestían con vestidos de tela y caretas de cartón. A mediados del XIX se recurrió a la cera para la cara y manos. No sería hasta 1953 cuando Juan Huerta modeló el primer "ninot" terminado en su integridad de cartón-piedra. Después llegó el poliéster y a finales de los ochenta, Vicente Almela introdujo el corcho blanco para el modelado.

Y fue en 1934, a partir de la idea del artista fallero Regino Mas, cuando por votación popular se designó el mejor "ninot" de cada ejercicio, para ser indultado del fuego con su destino a formar parte de un Museo Fallero, donde el “ninot indultat” –pues con este nombre sería conocido cada año el vencedor- se iría a mostrar de forma permanente y para su recuerdo, al que se le uniría desde 1963 el de las fallas infantiles. Vicente Benedito fue el vencedor en los tres primeros años que, con los títulos que se indican en cada una de las fotos, formaban parte de la falla de la comisión de la Plaza del Mercado.

¡Triplete en autor y en la misma falla!
 
(Mi agradecimiento a Javi Mozas por la información facilitada)

2 comentarios:

Gregorio dijo...

Un museo para perder el tiempo minutos y horas, viendo esas maravillas que son los ninots indultats, viendo como han ido variando su composición pero lo que no ha variado es ni el ingenio ni la exquisitez de los artistas falleros . Un abrazo. Gregorio

Julio Cob dijo...

Efectivamente Gregorio, ese es su objetivo y lo has expresado muy bien.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...